¡Proletarios de todos los países, uníos!

¡VIVA EL 1º DE MAYO!

¡INCUESTIONABLEMENTE, EL MARXISMO-LENINISMO-MAOÍSMO ES ÚNICA BASE DE UNIDAD Y CONDICIÓN DE LOS COMUNISTAS!

¡PARA EL PROLETARIADO, LAS MASAS Y LAS NACIONES OPRIMIDAS, SÓLO LA DIRECCIÓN DE UN PARTIDO COMUNISTA ES GARANTÍA DE TRIUNFO SOBRE EL IMPERIALISMO Y LOS REACCIONARIOS!

Desde los años sesenta, todos los servicios de seguridad del imperialismo apuntan como enemigo principal del orden imperialista dominante a lo que ya denominaban como maoístas. Aún sin haber sido definido por los comunistas el Maoísmo como tercera etapa y principal de la ideología del proletariado, el imperialismo y la reacción mundiales, ya habían comprendido la verdad incuestionable de que el Maoísmo es la fase de desarrollo superior y última del Marxismo. En los ochenta, Bajo la incuestionable dirección del Pte. Gonzalo, al frente del Partido Comunista del Perú, el Maoísmo es definido como tercera etapa y principal de la ideología de la clase. En el fragor de la guerra popular del Perú, en 1987, el Partido Comunista del Perú y el Partido Comunista de España, marcando un pequeño hito histórico, llaman a Enarbolar, Defender y Aplicar el Marxismo-Leninismo-Maoísmo, principalmente Maoísmo. Es pues, perentorio que los comunistas comprendamos y asumamos la verdad incuestionable de que el Maoísmo es la tercera etapa y principal del Marxismo.

Desde Carlos Marx, se nos plantea la necesidad de buscar y unir a los comunistas del Mundo. Hoy nos corresponde asumir y aplicar esta tarea con mayor firmeza y decisión. La necesidad de fortalecer el vínculo entre los partidos comunistas y organizaciones revolucionarias y trabajar en función de la Revolución Proletaria Mundial, es tarea que reafirma la condición comunista. Comprender la situación del Mundo y la lucha contra el imperialismo y el revisionismo, ver especialmente la definitiva entronización del Maoísmo, la construcción de Partidos Comunistas con Línea Roja Proletaria y Bases de Unidad Partidaria en función del Poder, son puntos cardinales que nos reafirman y marcan, no solo nuestro derrotero, si no la marcha de la revolución, así como su perspectiva.

El imperialismo, consciente de los claros objetivos de los comunistas, pretende dividir a los verdaderos Partidos Comunistas y aplastarlos con patrañas, intrigas e infiltraciones. Los servidores del imperialismo al seno de los comunistas, conscientes e inconscientes, desvirtúan la Lucha de Dos Líneas, atacan a su dirección y a las Bases de Unidad Partidaria. También hay quiénes guiados por criterios que nada tienen que ver con la concepción del mundo del proletariado, quiénes guiados por criterios revisionistas y oportunistas, confunden la necesidad de unidad de los comunistas, de los marxistas-leninistas-maoístas, y reaccionan, ante nuestra búsqueda de unidad, vertiendo acusaciones de que únicamente se trata de "buscar avales". La necesidad y obligación de unidad de los comunistas, se asume o se niega. La asumen los auténticos comunistas guiados por una línea roja proletaria; la desvirtúan y niegan aquéllos en los que en sus cabezas anidan ideas y líneas oportunistas de derechas, posiciones escisionistas y posturas izquierdistas. Para los comunistas, lo que es necesidad, se define, se asume y se cumple, y su práctica es el único criterio que marca su auténtica condición. La necesidad de buscar la unidad y lograrla en base a los principios y objetivos del proletariado, las masas y las naciones y pueblos oprimidos por el imperialismo, es expresión de nuestro incuestionable Internacionalismo Proletario.

Mostrando su auténtico pavor a los Partidos Comunistas y su ideología, el imperialismo sustenta y genera organizaciones revisionistas de verbo radical, que pregonan y hacen lucha armada. La lucha armada, por sí misma, no lleva a la toma del Poder, únicamente un Partido Comunista, con una Línea Roja Proletaria al frente, militarizado y que sea capaz de aplicar la estrategia militar del proletariado a las condiciones concretas de cada revolución: la Guerra Popular, que impulse la creación de las milicias obreras y de masas, que impulse el mar armado de masas, es garantía de triunfo. Es por ello que hemos de intensificar e incrementar la lucha ideológica, enarbolando como aspecto fundamental el persistir en la estrategia general que marca el Marxismo-Leninismo-Maoísmo, reafirmándonos en la cuestión de la unidad de los comunistas, la defensa y desarrollo del marxismo-leninismo-maoísmo y combatiendo el revisionismo y las posturas frentistas que hoy se manifiestan, ya que desvirtúan la unidad de los comunistas y niega los principios.

Partimos de que estamos en un momento de transición del repliegue a la nueva gran ola de la Revolución Proletaria Mundial y el Marxismo-Leninismo-Maoísmo y su aplicación concreta, es la única base de unidad que puede garantizar el correcto derrotero de las luchas que hoy se desenvuelven y dirigir la Revolución Mundial. El aumento de las luchas del proletariado y las masas por el Mundo, la guerra popular en Nepal, las luchas de la juventud en Francia, etc., son muestras fehacientes de este tránsito de repliegue a Nueva Gran Ola de la Revolución Proletaria Mundial. Día a día, el proletariado, las masas y las naciones y pueblos oprimidos por el imperialismo, avanzarán irremediablemente en sus luchas clamando revolución y comprenderán la necesidad de tomar el Poder en sus manos. Sólo un Partido Comunista, con una Línea Roja Proletaria al frente, bregando de forma incansable, puede conducirnos, pues éste es su estado mayor y único capaz que dirigirá todo el proceso de lucha contra el imperialismo, la Revolución Socialista, la de Nueva Democracia y la Revolución Cultural Proletaria, hasta el comunismo.

De suma importancia y necesidad, es la construcción del Partido de la clase, del Partido de vanguardia del proletariado, con Base de Unidad Partidaria Marxista-Leninista-Maoísta, principalmente Maoísta, porque este es el más alto desarrollo de la ideología del proletariado. Un Partido Comunista tiene como tarea principal el Poder, aplicando a las condiciones concretas de cada revolución la estrategia general del Marxismo-Leninismo-Maoísmo y desarrollando la correcta lucha de dos líneas en su seno y la lucha de clases, hasta el triunfo final. El Partido Comunista, dotado de infinita entrega y confianza en el proletariado y las masas, es su instrumento para demoler el viejo orden de opresión y explotación y construir un nuevo Poder, a través de los Consejos Obreros, estableciendo la Dictadura del Proletariado en el fragor de la lucha de clases, en cualesquiera de sus manifestaciones y especificaciones, impulsando una gran movilización y politización del proletariado y las masas. Porque la clase es una sola, solo ha de tener un único Partido, una sola ideología. Que el proletariado se dote de su Partido Comunista, es necesidad histórica.

En este 1º de Mayo, nos reafirmamos en nuestro compromiso con el Internacionalismo Proletario, en luchar incansablemente por la entronización del Maoísmo, la construcción de Partidos Comunistas, en continuar bregando por la culminación de la Reconstitución del Partido bajo la firme y roja guía del Pte. Víctor, y en servir al proletariado y las masas en su lucha por sacudirse toda manifestación de opresión y explotación.

¡Gloria al Marxismo-Leninismo-Maoísmo!

¡Viva el Internacionalismo Proletario!

¡Por la Unidad de los Comunistas en Base al Marxismo-Leninismo-Maoísmo!

¡Viva el Partido Comunista de España y su Jefatura el Pte. Víctor!

Mayo 2006

Comité Central

Partido Comunista de España