¡Proletarios de todos los países, uníos!

Acuerdos

1. El Partido Comunista del Perú y el Partido Comunista de España acuerdan oficialmente establecer relaciones como fraternos Partidos Comunistas con una ideología común, el marxismo-leninismo-maoísmo, una brega revolucionaria común, la revolución proletaria mundial y una meta también común, el comunismo.

2 . Nuestros Partidos concretando el internacionalismo proletario, asumen desarrollar justas, correctas y regulares relaciones en la seguridad de que desenvolviénlas plenamente y ayudándonos mutuamente como camaradas de armas, serviremos, unidos a otros Partidos fraternos e iguales, a que el comunismo brille en la Tierra para bien de toda la humanidad.

3. Ambos Partidos con cabal conciencia y total seguridad enarbolamos el marxismo-leninismo-maoísmo como la verdadera e invicta ideología del proletariado internacional, asumiendo el maoísmo como su tercera y principal etapa; y, solemnemente, nos comprometemos a bregar firme y tenazmente porque el marxismo-leninismo-maoísmo, principalmente el maoísmo, sea mando y guía de la revolución proletaria mundial.

4. El PCP y el PCE suscribimos la declaración "¡Enarbolar, defender y aplicar el marxismo-leninismo-maoísmo, principalmente el maoísmo!".

5. El Partido Comunista del Perú saluda al Partido Comunista de España y apoya su lucha por dotar al proletariado del Estado Español de la vanguardia organizada que lo dirija a la conquista del Poder. El Partido Comunista de España saluda al Partido Comunista del Perú y apoya la guerra popular que exitosamente dirige, resaltando el significado e importancia que la misma tiene para la revolución proletaria mundial.

6. Celebramos que el primer encuentro de nuestros Partidos haya sido una reunión excelente, el cual a más de ser un hito ha de tener trascendencia en nuestras tareas y lucha común; y expresamos la decisión de convertir este comienzo en desarrollo fructífero que futuras reuniones evaluarán y concretarán.

7. El PCP y el PCE consideran necesaria y de insoslayable importancia la reagrupación de los comunistas, de los firmes y consecuentes seguidores de la ideología del proletariado, de quienes están por la revolución mundial, por derribar el viejo orden de opresión del imperialismo y la reacción, por la dirección del proletariado a través de sus Partidos Comunistas y por el aplastamiento del revisionismo de todo tipo; en síntesis de quienes están por combatir indoblegablemente por el comunismo. El PCP y el PCE están por la lucha en pro de una Futura Internacional Comunista sustentada en el marxismo-leninismo-maoísmo, principalmente el maoísmo; y consideran al Movimiento Revolucionario Internacionalista como un paso en ese rumbo, al cual servirá en tanto se sustente y siga una línea ideológica y política justa y correcta.

1º de mayo del 87.

PARTIDO COMUNISTA DEL PERÚ ............. PARTIDO COMUNISTA DE ESPAÑA


 

 

¡Proletarios de todos los países, uníos!

 

¡ENARBOLAR, DEFENDER Y APLICAR
EL MARXISMO-LENINISMO-MAOISMO,
PRINCIPALMENTE EL MAOISMO!

(Declaración conjunta)

 

La más grande epopeya de la historia que es la lucha del proletariado internacional, la última clase histórica cuya grandiosa meta es el comunismo, en su heroico proceso ha generado marxismo como primera etapa de su ideología invencible; pero la lucha de clases y la tormenta revolucionaria triunfante de Octubre elevó el marxismo a marxismo-leninismo; mas la fragua incesante de la revolución, el desarrollo de la guerra popular y las masas, cono nunca antes se viera, concretadas en el triunfo de la Revolución China y la Gran Revolución Cultural Proletaria, en el contexto de estruendosa lucha de clases a nivel mundial y el combate contra el revisionismo contemporáneo, elevaron una vez más el marxismo de su segunda a su tercera etapa, de marxismo-leninismo a marxismo-leninismo-maoísmo. Así, hoy seguir la ideología del proletariado y ser comunista es ser marxista-leninista-maoísta, principalmente maoísta y sólo siéndolo se puede servir a la revolución proletaria mundial donde quiera se combata, pues el maoísmo como tercera etapa rige universalmente y, en consecuencia, es una necesidad enarbolarlo, defenderlo y aplicarlo.

En la actualidad, la lucha de clases internacional nos plantea tres contradicciones: 1) naciones oprimidas-superpotencias imperialistas (USA y URSS) y potencias imperialistas; 2) proletariado-burguesía; 3) superpotencias entre sí, superpotencias y potencias imperialistas y entre las propias potencias imperialistas. De las tres, la primera es la principal y su solución es el desarrollo y triunfo de revoluciones de Nueva Democracia; la segunda tiene como solución la revolución socialista y en perspectiva la revolución cultural proletaria; la tercera es la fuente de la explotación y opresión imperialista y de las guerras contrarrevolucionarias y de una nueva guerra de rapiña por la hegemonía mundial, en este punto la superpotencia imperialista USA y la superpotencia socialimperialista URSS son las que directamente y en lo inmediato contienden por esa hegemonía. Es en estas condiciones que la revolución proletaria mundial, existiendo situación revolucionaria en desarrollo desigual, ha entrado a desarrollar su ofensiva estratégica en larga perspectiva de decenios del nuevo siglo por venir; en la que mediante la guerra popular concretando revoluciones democráticas, socialistas o culturales proletarias habrá de barrer al Imperialismo y a la reacción de la faz de la Tierra.

Por lo anterior, hoy más que nunca se potencia la necesidad e importancia decisiva, cada vez más urgente de contar con Partidos Comunistas, vanguardias organizadas del proletariado, basadas en la todopoderosa ideología del proletariado internacional, el marxismo-leninismo-maoísmo. Partidos forjados para y en la guerra popular mediante su militarización, cada día más diestros en dirigir la revolución e implacables en la lucha contra el revisionismo de todo pelaje. Partidos que manejen la construcción de los instrumentos de la revolución: del propio Partido, de la fuerza armada revolucionaria y del frente único para la revolución no para el bastardo oportunismo electorero. De Marx al Presidente Mao, pasando por Lenin, el marxismo siempre ha destacado la importancia decisiva y trascendental del Partido; hoy los comunistas aferrados a esta gran verdad, como nunca antes, sentimos su necesidad y bregamos por su construcción ideológica, política y organizativa, concientes como nunca de que sin un partido marxista-leninista-maoísta no hay revolución dirigida por el proletariado, la única que es auténtica revolución.

Así las cosas, la guerra popular, la teoría militar del proletariado establecida por el Presidente Mao Tsetung, la guerra de masas dirigida por el proletariado, es una gran voz de orden de la actualidad y del porvenir, dentro de la era de guerra en que se hunde y hundirá el viejo y caduco orden imperialista y reaccionario mundial. La guerra popular nos plantea dos cuestiones: 1) la guerra popular tiene validez universal, esto implica que es aplicable a una revolución democrática tanto como a una de carácter socialista, teniendo en cuenta, claro está, el carácter propio de cada uno de estos tipos de revoluciones y más aún teniendo siempre presente las condiciones específicas de cada revolución concreta, en cada país; 2) la guerra popular de validez universal es la respuesta a la guerra mundial imperialista, implica en la actualidad y en perspectiva la transformación de la contrarrevolucionaria guerra imperialista en guerra revolucionaria, en guerra popular, en guerra por la conquista del Poder para el proletariado y el pueblo (ya sea Estado de Nueva Democracia o Dictadura del Proletariado); así para los Partidos Comunistas el problema no es centrar la atención en la guerra mundial imperialista sino en la guerra popular, pues, sólo de ella derivará el Poder dirigido por el proletariado.

Y hoy, Primero de Mayo, día del proletariado internacional, al reflexionar en su grandiosa gesta emancipadora y su gran meta histórica, la sociedad comunista. Hoy al saludar al proletariado internacional, al recordar el estruendoso y demoledor movimiento revolucionario de las naciones oprimidas y la inagotable e incesante lucha de los pueblos del mundo, llamamos a ¡Enarbolar, defender y aplicar el marxismo-leninismo-maoísmo, principalmente el maoísmo! puesto que, solamente así el proletariado internacional mediante sus Partidos Comunistas será capaz de dirigir la conquista del Poder y emancipar a los oprimidos para emanciparse a sí misma como clase.

 

¡GLORIA AL PROLETARIADO INTERNACIONAL!
¡VIVA LA REVOLUCIÓN PROLETARIA MUNDIAL!
¡VIVA LA GUERRA POPULAR EN EL PERÚ!
¡ENARBOLAR, DEFENDER Y APLICAR EL MARXISMO-LENINISMO-MAOISMO, PRINCIPALMENTE EL MAOISMO!

 

1º de mayo del 87.

PARTIDO COMUNISTA DEL PERU - PARTIDO COMUNISTA DE ESPAÑA