Partido Comunista de España 

Principal ]    Ideología ]    Línea Política General ]


 

¡Gloria Eterna al Presidente Mao, Gran Maestro del Proletariado y los Pueblos Oprimidos del Mundo!

Mensaje del Comité Central (restablecido) del Partido Comunista de España al proletariado y las masas combatientes del Estado Español, en el 98 aniversario del nacimiento del Pte. Mao.

 

El proletariado internacional en su grandiosa historia de lucha ha generado a sus grandes forjadores, maestros, firmes e indoblegables jefes y conductores. Así, Carlos Marx, en el fragor de la lucha de clases y los dos caminos que como expresión de ésta enfrenta la sociedad y de la lucha de dos líneas combatiendo y derrotando las corrientes pseudo-socialistas y anarquistas, generó el marxismo, fundamentando el grandioso e insoslayable papel que al proletariado la historia ha deparado, como última clase destinada a destruir el orden burgués y eliminar la explotación del hombre por el hombre, dando construcción a la sociedad sin clases, resumiendo científicamente la historia de la humanidad dotó a la clase obrera de una nueva concepción del mundo: el marxismo en sus tres partes integrantes, filosofía, economía política y socialismo científico, enseñándole de esta forma el papel revolucionario que ha de cumplir como forjador de la sociedad comunista.

Lenin, asimilando las sabias enseñanzas de sus predecesores, resuelve problemas nuevos que la lucha de clases plantea. Nos dice que la sociedad capitalista genera al alcanzar su etapa superior y última: el imperialismo; nos plantea la caducidad de la democracia burguesa como expresión de la dictadura capitalista y la necesidad de su destrucción por la violencia revolucionaria y su sustitución por la dictadura del proletariado como única forma de estado de la nueva sociedad sustentando en la alianza obrero campesina, no para terminar con la revolución, sino por el contrario, iniciarla avanzando en la construcción del socialismo hasta el comunismo. Así, en dura lucha con el viejo revisionismo y la caduca sociedad explotadora, forja el Partido proletario de nuevo tipo, partido que ha de templarse en la lucha de clases y contra el revisionismo  para desarrollarse cómo instrumento de combate y la lucha al servicio del proletariado. Conduce así al glorioso proletariado ruso a la conquista del Poder político por las armas en la gran Revolución de Octubre y eleva nuestra ideología científica a una nueva y superior etapa,  dotándonos del marxismo- leninismo como base ideológica y política.

El desarrollo de la lucha de clases en la etapa del imperialismo y la revolución proletaria puso de manifiesto la gran importancia que para la revolución mundial suponen las luchas democrático- nacionales que se desarrollan en las colonias y semicolonias, destruyendo las tres montañas de la semifeudalidad, el capitalismo burocrático y la dependencia del imperialismo; pasando a constituir el eje principal en el que se desenvuelve la revolución Mundial avanzando hacia el este. En esta circunstancia histórica mundial surge el Presidente Mao Tsetung;  quien en el gran torbellino de la lucha de clases, la revolución china y la revolución mundial, se adhiere al marxismo, lo funde con la realidad de su país y en más de sesenta años de duro batallar defendió y desarrolló el marxismo- leninismo en sus tres partes integrantes: la filosofía marxista, la economía política y el socialismo científico, constituyéndose en gran maestro del proletariado internacional y de los pueblos y naciones oprimidos del mundo.

Fundador el Partido Comunista de China, lo guía sabiamente en dura lucha, aplica genialmente el marxismo- leninismo a las condiciones concretas de un país semifeudal y semicolonial, extrayendo asi las leyes generales en que se desenvuelven las revoluciones en los países atrasados dependientes del imperialismo y dirigió al heroico pueblo chino en la revolución de Nueva Democracia a través de las tormentas de la Expedición al Norte, la epopeya de la Guerra de Resistencia Antijaponesa, la arrolladora y victoriosa Guerra de Liberación Nacional, la construcción del socialismo y la Gran Revolución Cultural Proletaria.

La gigantesca guerra de más de viente años, dirigida y desarrollada por el presidente Mao Tsetung, en una gran población, con una inmensa movilización y participación de las masas, donde se dan luchas de todo tipo, cómo en su incesante batallar desarrolla guerra de guerrillas, guerra de movimientos, guerra de posiciones, desenvolviendo grandes planes de ofensiva estratégica, conquista de ciudades de todo tipo combinando el ataque desde dentro y fuera, y resumiendo de forma sistemática y completa la experiencia teórica y práctica de las luchas desarrolladas por nuestra clase, sus acciones militares y la lucha del pueblo, el Presidente Mao Tsetung va a dotar al proletariado internacional de su propia teoría militar: la Guerra Popular, estrategia de aplicación universal.

En consecuencia, la revolución, la toma del Poder en todos los países, sólo puede concebirse en la perspectiva de los próximos "50 a 100 años" que estremecerán al mundo, como guerra revolucionaria y la  gran voz de mando hoy para los comunistas: preparar o desarrollar Guerra Popular para afrontar la época decisiva para la clase obrera, las masas, los pueblos del mundo y la humanidad, para transformar el mundo.

Siendo considerado asi mismo por el Presidente Mao Tsetung el hecho de la existencia de grandes armas de destrucción masiva, sostuvo y planteó que la teoría militar del proletariado sirve para librar la lucha incluso en las nuevas condiciones de armas atómicas, de guerras de rapiña entre superpotencias y potencias imperialistas y elaboró una correcta táctica, llamando a los pueblos del mundo a conformar un amplio frente antiimperialista contra el imperialismo y todos los reaccionarios.

El Presidente Mao Tsetung también forjó y condujo a su partido armándolo en la lucha de dos líneas en su propio seno contra las desviaciones derechistas e izquierdistas, contra los que trataban de apartarlo primero de sus objetivos y metas y posteriormente contra las posiciones revisionistas que pugnaban de llevarlo por la vía de la restauración capitalista.

La defensa del marxismo llevo al Presidente Mao Tsetung a combatir implacablemente al revisionismo contemporáneo encabezado por Jruschov, desenmascarándolo como anti marxista, engendro burgués que restauro el capitalismo en la URSS, que debía ser barrido para que la revolución avanzase en la Patria de Lenin y Stalin. Así pues, a través de la gran polémica contra el revisionismo contemporáneo, desenmascaró al social imperialismo como un enemigo más a combatir y derrotar por el proletariado y los pueblos y naciones oprimidos del mundo, señalándonos que la revolución es la corriente principal de la historia, y pese a que tendrá  que barrer escollos y contracorrientes, estamos seguros de que las perspectivas son luminosas.

El Presidente Mao Tsetung desarrolló lo esencial de la dialéctica, estableciendo la contradicción como ley única y medular de ésta; comprendió profundamente la teoría del conocimiento señalándonos los dos saltos que conforman su ley: práctica, teoría, práctica. Aplicó magistralmente la ley de la contradicción a la política y nos enseñó cómo llevar la filosofía a las masas.

En la construcción de los tres instrumentos de la revolución, nos plantea la interrelación del Partido, el Frente y el Ejército, señalándonos que la línea ideológica y política lo decide todo y que sobre esta base ideológica y política ha de desarrollarse lo organizativo en medio de la lucha de dos líneas y del fragor de la lucha de clases, principalmente, en su forma más alta: la guerra, habiendo de ser, así mismo, la guerra revolucionaria la forma principal de lucha para la que hemos de forjarnos los comunistas en todo el mundo.

Sobre el Partido, el Presidente Mao Tsetung parte de la necesidad de éste, pero no solo para la toma del Poder, sino necesariamente para la Guerra Popular, un Partido que ha de estar ligado estrechamente a las masas, a lo más profundo de  éstas, en las que se basa y a quienes se entrega para servirlas. Nos señala que el Partido se desarrolla y cambia en concordancia con las necesidades de la revolución y sus propios períodos, siendo el motor de su desarrollo y forja la lucha de líneas, lucha entre la línea proletaria y la línea burguesa y fundamentalmente en lucha contra el  revisionismo. Finalmente nos señala que el Partido ha de ajustarse en todo  su sistema organizativo, manteniendo las líneas ideológicas y políticas correctas y la dirección proletaria correcta, y que para ello es necesario desarrollar periódicas campañas de rectificación ideológica.

Sobre el ejército revolucionario, nos señala que éste ha de ser un ejército de nuevo tipo, que ha de cumplir tareas políticas concretadas en combatir, producir y movilizar a las masas. Su establecimiento se basa en la construcción política, y en definitiva, en línea ideológica y política que en lo militar el Partido establece. Sus bases han de ser siempre los hombres y no las armas como rige en los ejércitos burgueses, un ejército que surge y sirve a las masas. Nos señala el principio de que el Partido manda sobre el fúsil y que jamás ha de permitirse lo contrario. Con el fin de conjurar el peligro de que el ejército sea utilizado para la restauración capitalista, nos señala que hemos de apuntar a que éste sea engullido por las masas, planteándonos el armamento general de éstas con vistas a lograr la militarización total de la sociedad, el mar armado de masas.

Sobre el frente único, por primera vez establece sus leyes generales, concibiendo un frente basado en la alianza obrero campesina bajo la hegemonía del proletariado, un frente único para la toma del poder, para la guerra popular, señalando que el frente único es la agrupación de las fuerzas revolucionarias contra las fuerzas reaccionarias, para desarrollar la contienda entre revolución y contrarrevolución y que ha de tener sus características concretas según los distintos períodos de la revolución y que además el frente tiene características y relación con el nuevo estado.

Con la Gran Revolución Cultural Proletaria, el Presidente Mao Tsetung, nos resuelve el problema de conjurar la restauración burguesa y de la continuación de la revolución bajo la dictadura del proletariado, representando un hito en el desarrollo hacía su afianzamiento en el Poder que se concreto en los Comités Revolucionarios y que supuso la mayor movilización de masas de la historia de la humanidad.

En su aplicación creadora del marxismo-leninismo a la realidad concreta de China, el Presidente Mao Tsetung eleva nuestra ideología científica a una nueva y superior etapa. Así, hoy los comunistas demostramos nuestra condición enarbolándolo, defendiéndolo y aplicándolo, pues sólo así podremos cumplir con las tareas que la revolución nos demanda y exige.

Hoy más que nunca, los comunistas hemos de bregar por la entronización de nuestra tercera y superior etapa,  el maoísmo, para conjurar la contraofensiva del imperialismo y el revisionismo, dotarnos de Partidos Marxistas-Leninistas-Maoístas que, siguiendo el heroico ejemplo del Partido Comunista del Perú, se forjen para la toma del Poder con la Guerra Popular especificada a cada condición concreta. Debemos aprender y seguir el brillante ejemplo del más grande comunista viviente, el Presidente Gonzalo, quien no solamente dirige la guerra popular en su país, como parte integrante y al servicio de la revolución mundial, sino que nos lega aportes y enseñanzas que permanecerán imperecederos. Al mismo tiempo que brega incansablemente por la entronización en el mundo del maoísmo, desafiante se levanta y enfrenta al revisionismo y al imperialismo que pretenden satisfacer sus vanas ilusiones dando  por muerto al comunismo.

Nuestra mejor aportación debe ser la de culminar brillantemente, bajo la dirección de nuestra jefatura el Presidente Víctor Fernández, la reconstitución del Partido Comunista de España en lucha de dos líneas internas y en el fragor de la ascendente lucha de clases con el objetivo del Poder.

Redoblar incansablemente nuestros esfuerzos por difundir el hito de la guerra popular del Perú entre nuestra clase combatiente, para que su ejemplo sea también senda luminosa hacía la revolución en el Estado Español, como lo fue la Gran Revolución de Octubre que nos impulsó al hito de la madurez, en 1920, dotándonos de vanguardia organizada de combate en función del Poder, del Partido Comunista de España.

Restableciendo nuestro Comité Central, reiteramos nuestro compromiso de lucha incesante por la entronización del maoísmo en el mundo, la culminación de la reconstitución del Partido, enarbolando el hito de la Guerra Popular en el Perú y minando al imperialismo en su propio seno, son hoy nuestros aportes a la Revolución Proletaria Mundial.

En este 26 de diciembre, de 1991, queremos rendir nuestro justo homenaje al Presidente Mao Tsetung, quien con su brillante acción al servicio del Partido, las masas y la revolución, nos dotó del Maoísmo enriqueciendo y desarrollando nuestra ideología y legándonos las armas con las que insoslayablemente derrotaremos al imperialismo, el revisionismo y a todos reaccionarios del mundo, y donde quiera que la revolución combata, el maoísmo se hallará presente, viviendo eternamente en los corazones del proletariado y las masas, como se halla imperecedero en los principios que enarbola, defiende y aplica nuestra garantía del correcto rumbo de la reconstitución partidaria.

 

¡GLORIA ETERNA AL PRESIDENTE MAO TSETUNG, GRAN MAESTRO DEL PROLETARIADO, LOS PUEBLOS OPRIMIDOS DEL MUNDO Y DE LA REVOLUCION MUNDIAL!

¡VIVA EL PARTIDO COMUNISTA DEL PERU Y SU JEFATURA EL PRESIDENTE GONZALO, FAROS QUE ILUMINAN AL MUNDO!

¡VIVA EL PARTIDO COMUNISTA DE ESPAÑA Y SU JEFATURA EL PRESIDENTE VÍCTOR FERNÁNDEZ!

¡VIVA EL MOVIMIENTO REVOLUCIONARIO INTERNACIONALISTA!

 

26 de diciembre, 1991

 

COMITÉ CENTRAL (RESTABLECIDO)

PARTIDO COMUNISTA DE ESPAÑA