¡Proletarios de todos los países, uníos!

 

LLAMADO A LOS PARTIDOS COMUNISTAS, ORGANIZACIONES DEL PROLETARIADO Y REVOLUCIONARIOS DEL MUNDO A IMPULSAR Y FORJAR LA UNIDAD ALREDEDOR DE LA TAREA DE: ¡PONER FIN AL AISLAMIENTO DEL PRESIDENTE GONZALO Y EXIGIR SU PRESENTACIÓN PÚBLICA!

 

          El proletariado, los pueblos y naciones oprimidas del mundo viven momentos difíciles y una situación compleja, que  no viene a ser sino expresión de la ley de cómo una clase nueva insurge en la historia, conquista el Poder, lo pierde y recupera para otra vez perderlo y recuperarlo en definitiva hasta consolidarse y comenzar el desarrollo de la nueva sociedad, proceso que a su vez requerirá largo trecho para que la clase luego de construir la sociedad a su imagen y semejanza que nos enrumbe al comunismo, sociedad de la gran armonía y Libertad.  Hoy nos encontramos en un repliegue político general, global y estratégico que no es más que la culminación de una Grandiosa e imborrable  primera Etapa y el inicio de una Nueva Ola  de la segunda Gran Nueva Etapa de la Revolución Proletaria  Mundial, todo esto dentro de la Nueva  Era que estableciera el Gran Lenin.

 

Con profunda convicción inconmovible, los comunistas nos reafirmamos en el Marxismo-Leninismo-Maoísmo, principalmente Maoísmo, invicto e inmarcesible, convirtiéndose en el Presente Siglo en decisivo, como lo fundamentara el Presidente Gonzalo: “...el maoísmo marcha inconteniblemente a comandar la nueva ola de la revolución proletaria mundial ¡entiéndase bien y compréndase! Los que tienen oídos, úsenlos, los que tienen entendimiento, y todos los tenemos, manéjenlo,¡basta de necedades, basta de oscuridades! ¡Entendamos eso!. ¿Qué se desenvuelve en el mundo?, ¿qué necesitamos?: Necesitamos que el maoísmo sea encarnado y lo está siendo y que pase generando Partidos Comunistas a manejar, a dirigir, esa nueva gran ola de la revolución proletaria mundial que se nos viene.

 

          El Imperialismo, el revisionismo y la reacción mundial  desenvuelven hoy una siniestra Ofensiva Contrarrevolucionaria General, encabezada por el imperialismo yanqui, que se desenvuelve como potencia hegemónica única. El imperialismo norteamericano no es sólo el gendarme sino, principalmente y de nuevo el enemigo de los pueblos del mundo, llevando adelante agresiones directas, actuando conjuntamente con otras potencias imperialistas y librando contiendas entre ellas mismas, arrasando naciones oprimidas y perpetrando el genocidio de sus pueblos, para el futuro reparto del mundo o zonas de influencia actuales, amenazando con siniestros zarpazos guerreristas. Como forma principal de acción contrarrevolucionaria, apunta a demoler lo más posible y conjurar la revolución y el avance de las naciones oprimidas y del pueblo, para imponer su orden imperialista en todo el orbe sacando principalmente el mayor provecho posible del repliegue político general de la revolución proletaria mundial; todos estos disturbios del viejo orden que vemos cubriendo de escombros el nuevo orden, no son sino victorias aparentes y esenciales derrotas que llevan al fracaso y así hasta la ruina completa, cabal y definitiva. Todo esto no es sino la ley expresada del hundimiento de una clase y surgimiento y combates de otra clase, de la nueva clase.

 

El Movimiento Comunista Internacional y el Movimiento de Liberación Nacional se encuentran ante una compleja y difícil situación:

 

El primero, a causa de la lucha en su seno por no entender el significado del maoísmo como mando y guía de la Revolución Proletaria Mundial, por no concretar su aplicación y por el negro papel  del revisionismo. En esa situación, el Movimiento Revolucionario Internacionalista, como paso en la perspectiva de la reconstitución de la Internacional Comunista, está siendo vilmente atacado por el revisionismo que trata de apartarlo de los problemas reales y aspira a convertirlo en una secta y escindirlo, siendo necesario, hoy más que nunca, el fortalecimiento del MRI.

 

El segundo, ha sido quebrado por la falta de dirección proletaria y revolucionaraia y por la acción del imperialismo, no hay un movimiento de liberación nacional desarrollado en la perspectiva de sacudirse la opresión que sobre los pueblos y naciones ejerce el imperialismo, principalmente yanqui.

 

Históricamente existe la tendencia principal a la revolución. Políticamente, las masas no quieren seguir viviendo como están, quieren que el mundo cambie. Ante la actuación desembozada del imperialismo, las masas  levantan su protesta expontanea, su condena. Los pueblos y naciones oprimidas resisten y combaten contra sus opresores. En el Mundo, existen pocos Partidos Comunistas y organizaciones populares, pero hay clase y se incrementa; hay ideología: MAOÍSMO, pero no está asumida y establecida en el mundo. Son limitados los que la han adoptado y las masas carecen de la organización que los respalde en sus luchas. Faltan los Partidos Comunistas  Marxistas Leninistas Maoístas, principalmente Maoístas que las dirijan.

 

Si en el orbe el  presente es, en apariencia, incierto, complejo y difícil, los comunistas y revolucionarios, contamos con una rica e incuestionable experiencia histórica. La cual nos ha demostrado que los imperios y los reaccionarios vienen y van, que los caminos tienen vueltas y revueltas, y que lo que prevalece y perdurará como constante es la lucha de las masas oprimidas hasta alcanzar su definitiva emancipación. Que los buscadores de inmediatos y exitosos resultados, los que no ven más que el sombrío pesimismo, aquellos que como constante han buscado servirse y no servir cabalgando por encima de los intereses de la clase, los pueblos y naciones oprimidas y su efímero reinado, irremediablemente, pasarán a ser  barridos por el incontenible torrente de las masas. Al igual que cada día nos empañan las oscuras sombras de la noche, innegable es, que a la noche le sigue la real luz del sol alborozado que alumbra la travesía tortuosa del porvenir emancipador.

 

En el transcurrir de la historia, los oprimidos han tenido que enfrentarse como constante al problema de su unidad, bregando en cómo integrar sus comunes gotas de agua al torrente Rojo. Así, hoy ES NECESARIO ENCONTRAR PUNTOS DE CONVERGENCIA que nos hagan llegar como torrente hacia el mar, que acreciente la más alta y poderosa ola. Si no lo asumimos desembocaremos en una putrefacta ciénaga que retardara el ascenso de esta nueva y grandiosa Ola de la Revolución Proletaria Mundial. Un punto que hoy debe aglutinar a los comunistas y revolucionarios del mundo y servir a su avance es la UNIDAD para defender la vida del Presidente Gonzalo, Jefatura del Partido Comunista del Perú, quien definió el MAOISMO como la Tercera Nueva y Superior Etapa de la Ideología del Proletariado y lo APLICA a la realidad concreta de la Revolución Peruana, quien, no obstante la difícil situación en que se encuentra como prisionero de guerra, continúa su heroica y ejemplar lucha aplicando el maoísmo a las complejas, difíciles y arriesgadas condiciones actuales en que se desenvuelve la Revolución Peruana. Desarrollando su pensamiento, señalando el camino a seguir al proletariado y pueblo peruano y confirmando siempre que es maestro de comunistas y el más grande marxista-leninista-maoísta viviente sobre la tierra. Bregando por ROMPER con su largo aislamiento de casi ocho años y luchando por su PRESENTACIÓN PÚBLICA, el oportunismo y el revisionismo se desenmascararan pues, como comunistas, lo que es necesidad se cumple y los que no lo son se desvincularán. Que este punto convergente sea el prisma revelador y dé un nuevo impulso al Comité Internacional de Emergencia (CIE), ampliando sus bases y desenmascarando a aquellos que pretenden montar organismos paralelos, fantasmas, con el fin de socavar las bases de unidad logradas por los marxistas-leninistas-maoístas, que las masas, el Pueblo y el Mundo entero vean, no en las palabras sino en los hechos, quienes realmente bregan por esta tarea.

 

Denunciamos, ante el Mundo, el aislamiento que sufren el Presidente Gonzalo y la c. Mirian y desmentimos los protervos infundios del revisionismo y la reacción de que ambos están gozando de “privilegios”. Condenamos frontalmente la siniestra e infame campaña negra contra el Presidente Gonzalo y la camarada Mírian, desatada por el oportunismo y el revisionismo desde que las cartas fueron  publicadas, imputando "lavado de cabeza" "capitulación" "servicio a Fujimori" "cobardía", etc. Atacando frenéticamente a la solución Política solidamente sustentada por el Presidente Gonzalo de la necesidad de un ACUERDO DE PAZ, que es la salida política, como parte del repliegue político y militar de la Revolución Peruana.

 

Llamamos  a los Partidos Comunistas y organizaciones, al proletariado, a las masas y a los pueblos del mundo, a suscribir el presente llamamiento, a luchar por la DEFENSA DEL PRESIDENTE GONZALO, EXIGIR SU PRESENTACIÓN PÚBLICA, PARA QUE PUEDA FUNDAMENTAR ANTE LA PRENSA NACIONAL E INTERNACIONAL LA SOLUCIÓN POLÍTICA DE UN ACUERDO DE PAZ; rompiendo su aislamiento, defendiendo y exigiendo:

 

Se respete la condición de los Prisioneros de Guerra y Presos Políticos del Perú, haciéndolo extensivo a todos los hijos del pueblo, revolucionarios y comunistas del mundo entero que sufran igual condición. Exigiendo que se termine  el régimen penitenciario de exterminio al que son sometidos; generalización y extensión del derecho a las visitas, paseos y trabajo. Denunciando y Combatiendo la Línea Ideológica y Política Genocida del Estado Peruano.

 

Agosto, 2000

 

 

 

PARTIDO COMUNISTA DEL PERÚ

PARTIDO COMUNISTA DE ESPAÑA

ORGANIZACIÓN COMUNISTA DE COLOMBIA MARXISTA-LENINISTA-MAOÍSTA
UNIÓN DE COMUNISTAS REVOLUCIONARIOS DE MÉXICO
CENTRO POPULAR 25 DE MAYO DE LANÚS (Argentina)
GRUPO INTERNACIONALISTA DE HAMBURGO (IGH) (Alemania)


 

 



 EL HOMBRE

El ser humano es un producto social, la sociedad lo crea, lo modela. El hombre explotador, imperialista no es igual que el proletariado ni que el de las naciones oprimidas; tampoco el hombre feudal era igual al campesinado, al siervo. El hombre, siendo producto de la sociedad, es eminentemente social, no puede vivir al margen de ella porque se destruye su condición esencial.

Luego, el hombre es tal porque trabaja, porque piensa y con sus ideas transforma todo; actúa, hace; el hombre es pensante y actuante. Si se le quita su capacidad de actuar, siendo las ideas producto de la práctica, se destruye su capacidad de pensar, que es otra condición esencial. El hombre trabaja, el animal no; y el trabajar, transformar, hace del hombre un ser humano. Así, trabajar es una condición fundamental del hombre; y trabajar es una relación social.

Y el hombre, ser social, pensante y actuante vive y se desarrolla en medio de relaciones sociales, necesariamente de clases, en una sociedad de clases de diversos tipos: ideológicas, políticas, laborales, profesionales, manuales, intelectuales, técnicas; de clase social o de grupo, gremio, región, nación o mundiales. Asimismo, el ser humano tiene relaciones personales y familiares y, dentro de éstas, la relación conyugal (que obviamente genera el parentesco directo) es primordial. Como dijera Marx, la relación entre hombres y mujeres es la más personal, directa y necesaria del ser humano y, más aún, su forma de desarrollarlo expresa profundamente su propia condición humana, su humanidad. Si al ser humano, al hombre se le anulan todas sus relaciones sociales, se le destruye, se le aniquila, su simple subsistir deviene inútil, su vida se torna apariencia y realmente es un muerto en vida.”

 

DERECHOS DEL PUEBLO

 

“Por otro lado, en el desarrollo de la sociedad, el pueblo en la lucha de clases ha ido conquistando un conjunto de derechos fundamentales, desde el básico derecho a la vida, su protección y defensa, pasando por los derechos económicos, sociales y políticos, hasta el principal y desinhibido derecho de transformar la sociedad luchando por un mundo mejor y una más plena humanidad en una sociedad futura de armonía y libertad, sin clases, sin explotadores ni opresores, derecho indesligablemente unido a la esencial capacidad transformadora del ser humano. Derechos ligados siempre a obligaciones históricamente establecidas, que van concretando la libertad del hombre según las condiciones del desarrollo social; así, en la actualidad, la larga brega del pueblo, y principalmente del proletariado, ha consagrado un conjunto de derechos fundamentales cuyo cuestionamiento y negación es incompatible con el nivel de avance alcanzado en el siglo XX, lo que no impide en modo alguno que hoy, en todo el mundo, los derechos del pueblo sean cuestionados y negados las 24 horas del día y que el imperialismo trafique enarbolando falsamente los llamados “derechos humanos” en función de sus intereses de clase.

El ser humano vive y se desarrolla en la sociedad y no al margen de ella, actúa en ella y ésta a su vez le imprime sus ideas; vive y trabaja relacionado con otros hombres para transformar la sociedad. La existencia para el hombre es una existencia social, de acción y transformación de la naturaleza y la sociedad; la existencia para otros animales no humanos no es así: ellos viven dentro de relaciones gregarias más o menos complejas, con elementales sistemas cerebrales, reducidos a satisfacer necesidades de subsistencia y perpetuación de su especie solamente. La vida para el ser humano no se puede circunscribir a comer, digerir y evacuar, ni únicamente a considerar que sus sistemas fisiológicos funcionen con cierta normalidad. Por lo tanto, el aislamiento, más aún, el aislamiento absoluto y perpetuo, es la negación de los derechos fundamentales, que se agrega a la privación de la libertad de los prisioneros de guerra, apunta a reducirlos a la condición de sub-humanos y a destruir su esencia social de hombre, de seres humanos. Este es un plan de reducción y aniquilamiento, sistemático y sofisticado que el imperialismo ha creado para combatir la revolución, destruyendo a los revolucionarios, principalmente a los comunistas, y que hoy está extendiendo a las naciones oprimidas.”

Presidente Gonzalo