¡Proletarios de todos los países, uníos!

 

CONTRA LAS ILUSIONES ELECTORALES.

¡NO VOTAR!

¡SALVO EL PODER TODO ES ILUSION!

 

            La clase dominante del Estado Español, comandada por el capital financiero y desenvolviéndose en su estadio superior y último: el imperialismo; quiere comenzar el nuevo año, siglo y milenio, convocándonos, una vez más, a otra farsa de su viejo circo electoral, a su raído baile de máscaras, con el fin de que elijamos a aquellos cuyo único fin es tratar de perpetuar su denominada democracia, que en sí no es más que lo que al lobo la piel de cordero, el viejo y raído manto con el que el imperialismo trata de ocultar su dictadura de clase para seguir explotando y oprimiendo al proletariado, las masas y los pueblos y naciones oprimidos del mundo y contender, en colusión con el resto de los países imperialistas, por la hegemonía, opresión y explotación mundial en el marco de la CEE.

            ¿Qué espectativas enfrentan las actuales elecciones y se desenvuelve la política del Estado hoy? Hemos de entender que, la política ha desenvolver por el próximo gobierno de la clase imperialista monopolista, ha de enmarcarse en la especificación de los cuatro ejes que hoy rigen la política internacional: Primero, la globalización que no es sino la mayor concentración, la mayor socialización de la producción que el mundo ha vivido hasta hoy, y que implica una más profunda explotación y opresión de la clase obrera, las masas y los pueblos y naciones por el imperialismo, principalmente en beneficio del imperialismo yanqui. Segundo, la más profunda socialización de la producción que con mayor y más grande impulso somete a cientos de millones del proletariado y las masas al mismo proceso explotador, lo que necesariamente hace madurar la realidad objetiva que acentuará el clamor de sus esperanzas por transformar el orden imperialista imperante. Tercero, el aumento de los apetitos bélicos del imperialismo, principalmente del imperialismo yanqui, quien no sólo se ha convertido en el único gendarme del mundo sino que, de nuevo principalmente, es el mayor enemigo del proletariado, las masas y los pueblos del mundo. Cuarto, el repliegue político general de la Revolución Proletaria Mundial y que en el Estado Español se especifica como la desmembración y desorganización del movimiento obrero consciente.

            Cuatro grandes ejes que hemos de entender los comunistas, el proletariado y las masas, aplicando firmemente los principios del marxismo-leninismo-maoísmo, siendo flexibles a la vez en su aplicación a la realidad concreta, aprendiendo a enfrentarla y manejarla correctamente, para definirla adecuadamente viendo los logros y fracasos para lograr el éxito. En definitiva, ver y definir nuestro propio camino y, a pesar de los reveses, fracasos y hasta profundos retrocesos que podamos sufrir, asumir nuestro marcado destino en nuestras propias manos, pues nunca jamás nada nos ha sido dado por obra divina, y cumplir con nuestra incuestionable tarea: La instauración del Comunismo sobre la faz del Planeta.

            Los de siempre, los oportunistas, escisionistas, revisionistas de viejo, nuevo y más reciente cuño, liquidacionistas y cualesquiera de las manifestaciones de aquellos cuyo fin es cabalgar por encima de los intereses del proletariado, tratan de detenernos en nuestro inexorable camino y hacernos retroceder. Estos oportunistas, en unión con toda esa sarta de miserables plumíferos al servicio de pequeños y egoístas intereses particulares, hoy se alían, unen sus fuerzas a los que durante trece años desenvolvieron la mayor ofensiva de la burguesía contra la clase obrera, continuando así apretando su yugo sobre las gargantas de las masas obreras y campesinas.

Dicen que su alianza es para vencer a la derecha. Qué beneficios nos traerán a los obreros que nos gobiernen la derecha o la izquierda, si ambas forman parte del Estado burgués, ambas parten de una misma base económica y ambas desarrollarán la política que le conviene a su amo y señor: el capital financiero. ¿Es qué acaso la política del PSOE avanzó en la supresión de la propiedad privada de los medios de producción, en la supresión del trabajo asalariado, en la eliminación de la opresión y la explotación, del paro, etc.?

¿Sus trece años de gobierno nos colmaron de algún beneficio? Al igual que los últimos cuatro años de gobierno de derechas del PP, nuestros beneficios se midieron por la pérdida de derechos y conquistas logrados en duros años de lucha. Ni tan siquiera cumplieron con los principios demoliberales que dicen defender. Por lo tanto, ¿qué podemos esperar de un hipotético futuro gobierno del PSOE con la alianza de IU? Mayor ofensiva contra las organizaciones obreras y mayor control del movimiento obrero y progresista, para que el Estado Imperialista Español desenvuelva su política enmarcada en los cuatro ejes de desenvolvimiento de la política mundial.

¿Cuáles son las repercusiones fundamentales en la clase obrera, como consecuencia del desenvolvimiento de los cuatro ejes de la política del Estado?

Si bien la Constitución burguesa reconoce el trabajo como derecho y deber.

La Ley de leyes por la que dicen han de regirse el Estado y ningún otro desarrollo puede transgredir, en teoría, dice: "Todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo, a la libre elección de profesión u oficio, a la promoción a través del trabajo y a una renumeración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia, sin que en ningún caso pueda hacerse discriminación por razón de sexo." También dice : "Los poderes públicos promoverán las condiciones favorables para el progreso social y económico y para una distribución de la renta regional y personal más equitativa, en el marco de una política de estabilidad económica. De manera especial realizarán una política orientada al pleno empleo".

Es un hecho innegable, que a pesar de su Constitución, de sus leyes, sus palabras altisonantes y sus promesas de turno, el deber de trabajar y el derecho al trabajo, del que hablan, nada tiene que ver con la realidad objetiva. Para el Estado, los deberes y derechos están sometidos a las leyes de mercado que rigen su sistema económico explotador y opresor, el trabajo no es ni un deber ni un derecho, es una mercancía de la que extraer ganancias, y cuanto mayores sean mejor. Esa es la única y exclusiva ley por la que se rigen los imperialistas. Tampoco, en consecuencia, fruto del trabajo de aquellos que tengan el parabién de ingresar en el mercado del trabajo podrá garantizarnos una renumeración suficiente para satisfacer sus propias necesidades y las de su familia.

Puesto que el trabajo es considerado como una mercancía, como toda mercancía se hallará sometido a las leyes de mercado, a la ley de la oferta y la demanda. Como resulta que el único que puede regular la oferta y la demanda de esa mercancía, es el mismo que se sirve de ella, el pleno empleo y la  renumeración suficiente de la que habla su Constitución, jamás podrá ser garantizada. Así, los 21 años de Constitución burguesa, de dictadura burguesa enmascarada con manto de democracia, ha lanzado a millones a la desocupación, a la miseria, al hambre y a la falta de perspectivas. Si miramos a los efectos que están produciendo la globalización, la primera crisis de la globalización y la creciente y desenfrenada agresión imperialista, podremos ver las consecuencias del futuro que nos aguarda, a pesar de sus leyes y promesas.

Hoy, a pesar de que todo el mundo ve como falsean los hechos y las cifras, la realidad es que no han reducido el desempleo, que sufrimos más de un 15 % de paro, superando en las zonas más deprimidas del estado el 30%, que hay más de ocho millones de pobres, que por ley se ha permitido la sobreexplotación del trabajo, el abaratamiento de los salarios y la mayor perdida de derechos y conquistas con las ETT, que por ley se ha decretado la movilidad laboral arrebatándonos el derecho natural a vivir y trabajar en la tierra donde hemos nacido y nos someten a un continúo proceso migratorio interno, que el desarrollo desigual inherente al capitalismo sume a amplias zonas del estado en la miseria y el decrecimiento económico, que la pérdida de poder adquisitivo es una constante, que los derechos y conquistas logrados con años de lucha, sangre obrera y sacrificio, se volatilizan por sus normativas internas y leyes. En definitiva, vemos como los menos son cada vez más ricos y los más somos cada vez más pobres y con menos garantías, que sus leyes garantizan únicamente los derechos del gran capital, la banca y las multinacionales, que son quienes tienen realmente el poder y ejercen su dictadura de clase sobre el proletariado y las masas. Nosotros, los que sostenemos el cielo y la tierra con nuestro trabajo, esfuerzo y sacrificio, nada se nos garantiza, nada se nos da, sólo promesas que nunca llegan.

Ahora, nos están prometiendo el oro y el moro, el pleno empleo, para la próxima legislatura. Oigan. Explíquense, ¿es qué ven muy próxima una nueva contienda imperialista por un nuevo reparto del mundo? ¿Acaso nos dirigen hacía un nuevo régimen fascista? Como la historia del siglo XX ha demostrado, solamente se alcanzaron cotas de aproximación al pleno empleo bajo el sistema económico capitalista vigente, bajo economías de guerra en plena contienda imperialista y bajo regímenes fascistas como el de Alemania.

Dicen que con la aplicación de las 35 horas semanales, se resolverán todos nuestros problemas. Oigan, en Francia se han aplicado las 35 horas semanales y a pesar de que el nivel económico de un obrero francés es superior al nuestro, la tendencia del paro no se ha reducido y la pérdida de derechos y conquistas de la clase obrera en Francia, es también una constante zigzagueante. Pero además, por ley está reglamentada la jornada laboral de 40 horas, ¿en qué sector no se nos obliga a trabajar un mínimo de 10 horas diarias, para que se nos dé trabajo y poder llevar a casa el mínimo sustento?

Si hablamos de la sobreexplotación y condiciones de trabajo, sólo hemos de remitirnos a los accidentes laborales, que en el sector de construcción es prácticamente un obrero diario el que muere, por no hablar de los heridos para que luego se les otorgue una pensión de miseria a aquellos que se ven incapacitados para poder continuar ofertándose como mercancía en el mercado laboral, ejerciendo su derecho al trabajo.

Se reconoce, aunque como los hechos han venido demostrando de manera formal, que todos los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo.... Sin embargo, se calcula que anualmente más de 300.000 mujeres sufren malos tratos en el hogar; decenas de mujeres son asesinadas en sus hogares; si se da el caso en que es la mujer, harta de vejaciones y malos tratos, la que mata al marido o compañero, las leyes generalmente no conceden ninguna eximente a la mujer le aplican el agravante de premeditación y alevosía, pues prevalecen las tesis de la "naturaleza humana" y "naturaleza femenina" difundidas por la iglesia. Contrariamente, en el caso de los hombres, siempre se aplican las eximentes de enajenación mental transitoria, etc. De dominio público son los múltiples casos en que los jueces han decretado la inocencia en casos de violación, alegando que había provocación por parte de la mujer por llevar pantalones vaqueros o un aspecto considerado, por el mismo juez, como provocativo. ¿Dónde está la no discriminación?

En los últimos años se ha marcado una tendencia hacia la integración de la mujer al mercado de trabajo, pero no nos engañemos, este avance no se ha producido con el ánimo de emancipar a la mujer, el que la mujer trabaje le sirve a los empresarios para reducir el salario a los obreros, pues el salario no es más que el mínimo indispensable que los capitalistas pagan al obrero para que continúe reproduciendo su fuerza de trabajo y asegure la subsistencia de su familia, la aportación del salario de la mujer a la familia ha permitido, de hecho, la pérdida del poder adquisitivo de los salarios. Así, lo que realmente ha producido la incorporación de la mujer al mercado de trabajo, no ha sido un avance para ella, sino una agudización de la competencia en el mercado de trabajo y una reducción  salarial. Es más, la discriminación salarial entre el hombre y la mujer es un hecho, pues en condiciones de trabajo iguales la mujer percibe hasta un 25 % menos con respecto al hombre. ¿Dónde esta el derecho de igualdad?

Con la tendencia que se ha venido marcando de ruptura familiar o aumento de separaciones y divorcios, los jueces entregan los hijos de la pareja a la mujer, sin que exista una garantía real de protección de los hijos, puesto que el salario del hombre escasamente puede mantener a la familia sin la aportación de la mujer y mucho menos da para mantener dos casas. Aparte de todo esto, socialmente se considera culpable de la separación siempre a la mujer, dado el carácter machista de la sociedad, con lo que unido a la picaresca y la no intervención efectiva de los jueces, los hijos pasan a ser una carga más de la mujer, que le van ha impedir cualquier avance en su incorporación al mercado laboral y su emancipación.

Pero no pensemos que la incorporación de la mujer al mercado de trabajo va a garantizar la emancipación de la mujer, es solamente un punto de partida en el proceso de emancipación de la mujer. A los que nunca les ha interesado la emancipación de la mujer, consideran que con la incorporación de ésta al mercado laboral se ha logrado todo, cuando realmente lo que están haciendo es ocultar la causa real de su opresión: la propiedad privada de los medios de producción. La emancipación de la mujer sólo puede venir  de la mano de la abolición de la propiedad privada de los medios de producción, lo que traerá la desaparición del concepto burgués de familia monogámica y del estado, pues en el comunismo, ambos no tendrán razón de ser. Los intereses de la mujer están indesligablemente unidos a los del proletariado y la revolución proletaria. Su emancipación no puede venir de la confrontación hombre mujer, como hace el feminismo burgués, pues no es esta confrontación la que genera su opresión, sino la sociedad de clases la que oprime y explota a hombres y mujeres. Las mujeres, como los hombres, se dividen en reaccionarias, centristas y revolucionarias, y sólo la revolución socialista sentará las bases de su emancipación.  

La Constitución dice que, "todos tienen derecho a la educación" y que "La enseñanza básica es obligatoria y gratuita". La realidad es bien distinta. La enseñanza básica es obligatoria pero no gratuita, se ha convertido en un negocio que sangra a los padres cada curso en beneficio de las grandes empresas editoriales, se ha convertido en el principal recurso económico de los centros privados, ligados a la iglesia, el OPUS DEI y demás centros privados que han convertido la educación en lo que realmente es en este sistema: un derecho para las clases pudientes y un negocio para editoriales, iglesia, OPUS DEI y privados. Es más, la educación básica enfrenta el fracaso escolar más alto de la CEE, lo que manifiesta un rotundo fracaso del sistema educativo, que para nada sirve al desarrollo cultural de la persona y que sólo sirve como instrumento de adormecimiento  y pudridero de las conciencias de los hijos de la clase.

Las universidades no son centros de preparación, de cultura y de debate de lo nuevo, son centros donde se almacenan a los jóvenes con la falsa esperanza de una formación que les prepare para enfrentar la vida y el futuro con más garantías. Al final de sus carreras, nutren las filas del paro, carentes de una preparación y experiencia suficientes que no les puede dar el sistema educativo burgués. Eso sí, serán parados con título o trabajadores a tiempo parcial con un título en la pared de su cuarto.

Como colofón de la perspectiva universitaria, hoy el Estado se plantea la privatización de las universidades, siguiendo con su política de liquidación del patrimonio nacional y conversión de las conquistas sociales en sectores productivos en manos de los de siempre.

También se refiere su Constitución a las pensiones de aquellos que, tras una larga vida de haber sido exprimidos al máximo, llegan a la edad en que no pueden ser mercancía en el mercado laboral. Así dice: "Los poderes públicos garantizarán, mediante pensiones adecuadas y periódicamente actualizadas, la suficiencia económica a los ciudadanos durante la tercera edad. " ¿Cuál es la realidad? Que la mayoría de las pensiones rondan las 30.000 pesetas mensuales. Eso es lo que llaman pensiones adecuadas y suficiencia económica. Eso si, en períodos previos al circo electoral, se les da un aguinaldo extraordinario para que vayan a avalar con su papeleta la dictadura burguesa.

También dicen en su Constitución que, "Los poderes públicos mantendrán un régimen público de Seguridad Social para todos los ciudadanos". La realidad es que, todos estamos sufriendo la inoperancia del sistema de la Seguridad Social. El mismo médico que te atiende en la consulta pública, te despacha con la receta que le da más ganancia (después de haber acordado con la multinacional x su comisión por recetar uno u otro medicamento, y que hoy hemos de pagar en su totalidad después de los llamados: medicamentazos, impuestos por los diferentes gobiernos), si el mal persiste te ofrece su consulta particular donde te sacará la pepita del alma, para que después tengas que retornar a la Seguridad Social a continuar tu tratamiento, ¿por qué? Porque el derecho a la salud ha sido convertido transformado en un negocio más y al que sólo tienen derecho aquellos que pueden pagárselo. Al resto de los mortales les toca sufrir, aguantar y esperar años las listas de espera para el que necesita una intervención quirúrgica. Hoy hablan de las "Fundaciones Públicas Sanitarias", lo que en sí no es otra cosa que el primer paso para privatizar los sectores más rentables de la Seguridad Social.

Sobre la vivienda, dice su Constitución: "Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo con el interés general para impedir la especulación." Los hechos demuestran lo contrario, la vivienda se ha convertido en el mayor sector especulativo, después de la banca, el sector de la construcción es el mayor centro especulativo de reserva de las grandes fortunas, es el lavadero donde se limpia el dinero negro fruto de la sobreexplotación y la rapiña de unos pocos. Mientras hay ciudades de 200.000 habitantes donde sobran más de 15.000 viviendas, la permisibilidad de los poderes públicos con las rentas abusivas es un hecho innegable y la especulación en la venta de viviendas hace que los precios suban hasta un 20% anual. ¿Para quiénes son las viviendas dignas? Como siempre, para todo aquel que se la pueda pagar y para aquellos que aún conservan unos mínimos derechos y son encandilados a comprarse una vivienda que les va a hipotecar su vida por 20 ó 25 años. El resto, a pagar precios abusivos.

Su Constitución también habla del sistema tributario que ha de regir en el Estado, y dice: "Todos contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica mediante un sistema tributario justo inspirado en los principios de igualdad y progresividad". ¿Es esto así? La mayoría de los obreros se han encontrado con la retirada, en sus nóminas del mes de enero, de hasta el 50% de lo que deberían cobrar, supuestamente a cuenta de sus obligadas aportaciones a las arcas del Estado; pero la realidad es bien distinta, quieren cargar sobre las espaldas de la clase obrera el costo, que para el Estado, supone el fraude fiscal de los patronos. Dicen también que han bajado los impuestos y las retenciones y que los bajarán más en la siguiente legislatura. Mentira. Lo que han bajado en impuestos directos a sido más que multiplicado en impuestos indirectos, que graban a los consumidores, es decir a la clase obrera y las masas. Contrariamente, vemos como la tónica general de la corrupción se extiende como una mancha de aceite beneficiando a los de siempre.

Después de lo analizado, ¿a quién beneficia realmente la política económica y fiscal del Estado? A los de siempre. A los que se les está entregado a precio de saldo los sectores productivos del patrimonio del Estado acumulado a costa de nuestro trabajo, privaciones y sacrificios. A aquellos que se han repartido las decenas de miles de millones de las "stock options".

Nos hablan de buscar la paz, de pacificar Euskadi. Pero, ¿cómo es esto? Si nunca han reconocido el estado de guerra con una parte de la sociedad vasca. ¿Cómo van a buscar la paz? ¿Qué clase de paz buscan? La permanencia de más de 500 presos políticos en las cárceles, alejados de su entorno familiar que conculca el tratamiento penitenciario en pro de la reinserción, el GAL y el acento en las medidas policiales y represivas, son muestras más que suficientes de cómo buscan la paz y qué tipo de paz quiere el Estado, la de los cementerios.

En las dos oportunidades que los nacionalistas de ETA han declarado la tregua y solicitado mantenido conversaciones de paz, en la primera el gobierno de turno asesinó a los emisarios nacionalistas en Argel; en la última oportunidad mandaron detener y encarcelar en Francia a los emisarios de los nacionalistas. Obviamente, ante la luz de los hechos, lo que nos muestra el Estado es que está dominado por posiciones guerreristas, que no quieren la paz, que sólo buscan sangre y represión sobre el pueblo vasco, que únicamente aspiran a solucionar los problemas por medios policiales, en definitiva, que la lucha armada de los nacionalistas de ETA sirve al Estado como justificación para desarrollar leyes y prepararse con medidas policiales para cuando la lucha de clases se exprese de forma armada por el poder.

Por un lado, los nacionalistas mediatizan a una parte de la juventud obrera, desviándola de sus verdaderos objetivos de clase, pues en los objetivos de ETA, para nada entra la base ideológica del proletariado ni sus objetivos y metas; por otro lado, el Estado trata de mediatizar a la clase obrera, de utilizar sus ansias de paz, para hacerla partícipe de sus objetivos contrarios a la clase. La paz es una necesidad para la clase y el pueblo vasco. Las posiciones represivas y militaristas que dominan en el Estado, sólo sirven al imperialismo.  

Entre la clase obrera del Estado no podemos de olvidar, hemos de incluir necesariamente, a los trabajadores emigrantes procedentes de países pobres del denominado Tercer Mundo, que día a día incrementan las filas de la clase y son relegados al escalafón más bajo de los explotados. La Constitución burguesa, se refiere a los emigrantes procedentes de otros países, concediéndoles todos los derechos salvo el del voto. Pero, las diferentes leyes que se han desarrollado, nos muestran que cada vez han sido más restrictivas, que el emigrante ha sido y es considerado, como mercancía barata de mercado, que en la medida en que entra a competir con la mercancía de trabajo local, sirve a la reducción del costo del valor del trabajo y es aprovechada esta circunstancia para dividir aún más a los obreros, para fomentar ideas xenófobas entre la clase obrera e impedir la unión y organización de todos los obreros, independientemente de su procedencia.

El mismo concepto racista que difundió el franquismo, respecto a los inmigrantes internos, hoy está siendo alimentado por el Gobierno de turno, y en la medida en que la movilidad laboral se extienda más, volveremos a tener que oír, que si los gallegos, que si los andaluces, que si los castellanos, etc. La clase obrera ha de hacer suya la necesaria unidad, organización y defensa, codo con codo, de los derechos de los obreros emigrantes. El proletariado es, ante todo y sobre todo, una clase internacional, no tiene nación ni país, su único deber es la defensa del internacionalismo proletario, la dictadura del proletariado y la patria socialista. Nuestro lema establecido por C. Marx y F. Engels es: ¡Proletarios de todos los países, uníos!

Hemos visto el camino y el derrotero de la clase dominante, de sus leyes y la concreción de la ofensiva contrarrevolucionaria general del imperialismo y el revisionismo contra la clase obrera, sus mentiras y engaños. Por lo tanto la forma que cabe de rechazar sus mentiras y engaños, es negarle el aval a su podrida democracia, no votar; pues al igual que todo la democracia también tiene carácter de clase, y la actual no es más que la  expresión de la dictadura burguesa. Su camino es el señalado, el nuestro, ha de ser persistir en la lucha de clases, continuar en el camino emprendido de la reconstitución Partidaria, reorganizar al movimiento obrero. En pocas palabras: reestructurar nuestras filas en función del Poder.

 

Sobre el proceso de la historia y su perspectiva.

No podemos mirar al futuro sin saber de dónde venimos, cual ha sido el derrotero de la humanidad. Así, a modo de síntesis, es un hecho incuestionable que, desde la aparición de la propiedad privada, la sociedad ha sido dividida en clases sociales. Únicamente la burguesía, los reaccionarios, los fascistas y algunos revisionistas, siguen negando la verdad inmutable del desarrollo y pervivencia de las clases sociales y de la lucha de clases como motor de la historia.

El esclavismo generó al hombre esclavo quien, como nos demuestran los hechos históricos, se reveló y luchó por sacudirse el yugo de la esclavitud. Al esclavismo le siguió, como sociedad de clases, el feudalismo que generó los siervos los cuales se revelaron intermitentemente contra la servidumbre impuesta por los señores feudales. Finalmente, como nueva, superior y última sociedad de clases, la burguesía aplastó a sangre y fuego al feudalismo y generó al proletariado, convirtiendo lo en mercancía. Así, de forma incuestionable, es como surge nuestra nueva y última clase en la historia, cuyo fin es terminar con toda opresión y explotación, con toda sociedad de clases.

Así, hoy el factor determinante de la historia pasada y venidera, y que los hechos han demostrado, es que, con el recién terminado siglo 20, la humanidad entra irreversiblemente en una nueva época que se sigue desenvolviendo, la época del imperialismo y la revolución proletaria.

No podemos terminar este punto sin citar las magistrales palabras del Pte. Gonzalo sobre los procesos históricos, que nos aclaran y definen con luminosidad la perspectiva histórica de la clase y la humanidad, al mismo tiempo que sintetiza el momento histórico actual y abre el camino para que la revolución peruana cumpla el papel de ser nexo entre la primera gran ola de la revolución proletaria mundial y la futura nueva gran ola.

"...La comprensión de la sociedad ha llegado a científica y comprobada. Miles de años se dijo todo pasado fue mejor: primero edad de oro, luego de plata, después de cobre y lamentaron vivir en decaída edad de hierro; evidente dominio de invocadas divinidades y hombres dioses, y casi nula comprensión del mundo social. Más según las sociedades se desarrollaron y el conocimiento de pueblos e historia se acrecentaba, el pasado no fue ya lo brillante, el futuro devino la perspectiva en que los hombres esperaban construir un mundo mejor con sus manos. El género humano había tomado conciencia de la necesidad de asumir la conducción de su destino y no esperar fluyera de los dioses, el progreso comenzó a cuajar como rumbo; pero el conocimiento social era escaso y superficial preponderando la especulación. En el largo discurrir de los siglos, reiteradas utopías campearon; así las de comienzos de la época expresaron agudas críticas al presente oscuro y esbozos de buenos deseos en sociedades imaginarias. Y si bien la burguesía avanzó con su "contrato social" y "el hombre nace bueno y la sociedad corrompe", obviamente le escapó la esencia del problema; y su orden sometido a la demoledora acusación de los socialistas utópicos, quienes no obstante sus geniales atisbos hubieron de deslizarse en el camino de las utopías sin que ello mengüe sus méritos."

"...Cupo a la clase obrera con Marx y Engels sentar las 'piedras miliares de la comprensión científica, transformadora de la sociedad tomando la lucha de clases como 'hilo conductor de la historia', desentrañando la base del sistema capitalista y su marcha inexorable hacia la dictadura que en la larga transición construiría la nueva sociedad. Y lo establecido el XIX lo comprobó el siglo XX: sesenta y seis años abrieron en los hechos la más grande transformación revolucionaria jamás vista, elevó a los explotados al poder iniciando su liberación y benefició tan inmensas masas como nunca antes la historia registrara. Sesenta y seis años de socialismo, de construcción bajo poder rojo en la URSS de Lenin y Stalin y del Presidente Mao en China demuestran que la nueva sociedad, la de los oprimidos primero y la subsiguiente, la comunista de toda la humanidad, es realidad posible; los pueblos del mundo testificaron su construcción, y como fue construida se volverá a construir. Sí, es cierto, la arrogancia triunfalista pregona la caducidad del marxismo y el fracaso del socialismo. Mas qué ideología puede sustituirla y, lo principal, cuál que no sea el marxismo ha demostrado transformar la sociedad en función de los explotados y el futuro de la humanidad. Y por qué pedir al proletariado hacer en menos de siete decenios lo que a la burguesía llevó trescientos años. Sueña el imperialismo y quienes lo siguen que el orden imperante es un siempre y el futuro una evolución de lo mismo; mas la vigésima centuria, el último siglo del segundo milenio lo registra sin posibilidad de borrón y cuenta nueva, y lo sabemos: de las entrañas del imperialismo la partera de la historia hizo nacer la nueva sociedad. Y lo volverá a hacer cuantas veces sea necesario, pues lo viejo no puede prevalecer sobre lo nuevo."

"Asimismo los tiempos muestran que si una gran ola acabó, otra se desenvuelve."

 

Sobre el imperialismo.

            ¿Cuáles han sido las piedras miliares del imperialismo el pasado siglo? Mayor explotación y opresión de las clases y pueblos oprimidos, guerras de rapiña por doquier y dos monstruosas guerras Mundiales que sangraron al proletariado y las masas sembrando el terror por todo el orbe, crisis que empobrecieron más y más al proletariado, las masas y los pueblos oprimidos del mundo y que sirvieron a un mayor enriquecimiento de la gran burguesía de los países imperialistas. Así el imperialismo, como síntesis de las sociedades de clases habidas, ha terminado el siglo y el milenio, desarrollando la mayor ofensiva contrarrevolucionaria general contra el proletariado, las masas y los pueblos y naciones oprimidos del mundo, globalizando su opresión y explotación y manteniéndonos en un estado de guerra de baja intensidad con el objetivo de aplastar todo intento de emancipación y liberación de las clases y pueblos y naciones oprimidos por su enmascarado yugo. Esta y no otra, ha sido y es la realidad de la burguesía en su estadio superior y último, el imperialismo.

            Pero, como el marxismo ha demostrado sin lugar a refutación, el imperialismo es la antesala del socialismo. ¿Cómo se ha desenvuelto esto?

            La globalización, a pesar de las periódicas crisis que la azotan, madura más y más la socialización de la producción. Aunque dejemos que las palabras, que a pesar de sus detractores siguen vigentes, del gran maestro y timonel del proletariado Lenin nos expliquen esto:

"Los términos más usuales que los economistas emplean al describir el capitalismo moderno son los de 'entrelazamiento', 'ausencia de aislamiento', etc."

"¿Qué significa, pues, la palabreja 'entrelazamiento'? Expresa únicamente el rasgo más acusado del proceso que se está desarrollando ante nosotros; muestra que el observador cuenta los árboles y no ve el bosque..... Pero lo que constituye la base de dicho entrelazamiento, lo que se halla detrás del mismo son las relaciones sociales de producción sometidas a un cambio continuo. Cuando una gran empresa se convierte en gigantesca y organiza sistemáticamente, apoyándose en un cálculo exacto  con multitud de datos, el abastecimiento de 2/3 ó de 3/4 de las materias primas necesarias para una población de varias decenas de millones; cuando se organiza sistemáticamente el transporte de dichas materias primas a los puntos de producción más cómodos, que se hallan a veces separados por centenas y miles de kilómetros; cuando desde un centro se dirige la transformación consecutiva del material en todas sus diversas fases hasta obtener numerosos productos manufacturados; cuando la distribución de dichos productos se efectúa según un plan único decenas y centenares de millones de consumidores (venta de petróleo en América y Alemania por el trust del petróleo norteamericano) entonces se advierte con evidencia que nos hallamos ante una socialización de la producción y no ante un simple 'entrelazamiento'".

            Así, pues, hemos de entender que lo que hoy el imperialismo denomina globalización no es otra cosa que el 'entrelazamiento', del hablaban los economistas burgueses en el pasado y del que nos habla Lenin. De su desarrollo y evolución, no podemos esperar más que la más profunda agudización de las contradicciones sociales inherentes al capitalismo. Es decir, un mayor aumento de la opresión y explotación de los países pobres dependientes de las potencias y superpotencias imperialistas, una mayor usura en beneficio, fundamentalmente hoy, del imperialismo yanqui, una mayor agresividad por parte de los países imperialistas, principalmente del imperialismo yanqui, una mayor desigualdad entre las clases y las naciones, una mayor descomposición de los países imperialistas al acentuarse su parasitismo y agonía y, finalmente, una mayor maduración de la preparación de la transición al socialismo.

            Así, Lenin, marcándonos la brillante perspectiva histórica, nos dice: "Se comprende la razón de que el imperialismo sea un capitalismo agonizante, en transición hacia el socialismo: el monopolio que nace del capitalismo, es ya su agonía, el comienzo de su tránsito al socialismo. La misma significación tiene la gigantesca socialización del trabajo por el imperialismo(lo que sus apologistas, los economistas burgueses llaman 'entrelazamiento')."

            Cien años de desarrollo de imperialismo nos han confirmado su naturaleza opresora, explotadora, reaccionaria y belicista, sin otra razón que la perpetuación del sometimiento de las clases sociales, pueblos y naciones, que nos confirman las palabras del Pte. Mao sobre el imperialismo: "No hay necesidad de que exista el imperialismo". Y, "Actualmente, Estados Unidos es un país poderoso; pero examinándolo con una óptica amplia, en su conjunto y en perspectiva, se hallará que este tigre de papel morirá sin remedio, porque es impopular, aplica una política que no complace a nadie, y oprime y explota a los pueblos.... Se hace por eso necesario proseguir la lucha contra él, empeñar grandes esfuerzos en ello y arrebatarle posición por posición. Eso requiere tiempo."

            "Todo parece indicar que los países de América, Asia y África tendrán que seguir peleando con Estados Unidos hasta el fin, hasta que el viento y la lluvia destruyan este tigre de papel."

            Ciertamente, el imperialismo hoy vive un momento de recuperación transitoria, fruto de los grandes avances tecnológicos de los últimos tiempos. Pero, también es cierto que la crisis económica mundial iniciada el 97, aún no ha concluido y es preludio de futuras crisis. Eso sí, la actual crisis económica mundial, ha socavado el dominio del Japón en Asia en beneficio del imperialismo yanqui, lo que ha significado un mayor hundimiento de los países dependientes, mayor opresión y explotación de la clase obrera y las masas y un paso en la perspectiva de agudización de las contradicciones del imperialismo en la zona.

            La ciencia ha alcanzado grandes logros y abierto posibilidades extraordinarias para la humanidad. Mas, la realidad es que de los seis mil millones de habitantes que poblamos la Tierra, la gran mayoría como mucho sobrevive debido a la siniestra, férrea y aplastante del orden imperialista imperante. Los avances de la ciencia pueden hoy aportar inmejorables condiciones a la humanidad, pero no lo hacen porque están sometidas a la esclavización, al igual que los hombres, de la propiedad privada de los medios de producción, que niega y esteriliza su potencial, de la misma forma que se condena a la explotación y miseria a la mayoría de la humanidad. Así, a pesar de los avances, no es la ciencia la que liberará al hombre, sino el hombre el que liberará a la ciencia del control y la esterilización a que la somete la propiedad privada de los medios de producción, y ella misma, como producto de los hombres, nos servirá para alcanzar nuestra emancipación.    

           

¡Abajo el imperialismo! ¡Salvo el Poder todo es ilusión!

            El siglo 20 ha sido marcado definitivamente por el proletariado, por su superior ideología, por su sociedad, por el Socialismo y la Dictadura del proletariado. Así, la clase obrera y su Partido Comunista, han estampado incuestionablemente la historia con las grandes piedras miliares de sus hitos imperecederos: La Revolución de Octubre en 1917, el triunfo de la Revolución China en 1949, la Gran Revolución Cultural Proletaria en China de 1966 y el inicio de la Revolución Peruana que va a marcar el camino hacia el inicio de la entronización del maoísmo como tercera etapa y principal del desarrollo de la invicta ideología universal del proletariado.

            Mas los hechos muestran que si una primera ola terminó, la segunda se desenvuelve. Hechos recientes como: la globalización que madura más la socialización de la producción; la primera gran crisis del 97 no terminada de la globalización, el paro que ha condenado a millones en el mundo al hambre y la miseria; las luchas populares, de obreros en nuestro país, Corea, Alemania, Rusia o Francia, de campesinos en Bolivia o Brasil, de trabajadores en América Latina y Asia contra las crisis que los hunde, las agresiones imperialistas crecientes y desenfrenadas que irán generando resistencia y cuyo punto álgido es hoy Yugoslavia. Son muestras de que el viejo topo sigue su vida debajo de la tierra, aunque hemos de entender que la carencia principal es la falta de dirección ideológica política proletaria.

            Pero, al igual que el desarrollo de la lucha de clases aquí ha generado e impulsado la Reconstitución y su desarrollo, de la misma forma que nos ha llevado a entronizar el maoísmo, definiendo hoy que ser comunista es ser marxista-leninista-maoísta, principalmente, maoísta, el desarrollo de la situación mundial impulsa la resistencia hacía el imperialismo, generará Partidos comunistas y volverán a poner como voz de mando la destrucción del imperialismo y la necesidad de concretar las luchas en función del Poder.

 

¡Unir a la reconstitución del Partido, la defensa del Presidente Gonzalo y la línea roja del PCP!

         Desde que en 1983 sancionáramos, "La Revolución Peruana es Nuestra Revolución". Los hechos han venido demostrándonos la justeza de nuestra consigna. Esta nos ayudó a deslindarnos claramente de las posiciones del revisionismo, a definir y combatir las posiciones liquidacionistas, entronizar el maoísmo e iniciar la reconstitución. Por ello declaramos y asumimos con plena y consciente convicción que el Partido Comunista del Perú es la vanguardia del Movimiento Comunista Internacional y el Presidente Gonzalo el más grande comunista viviente.

            Los revisionistas y demás oportunistas de toda calaña, con el fin de negar la base ideológica del marxismo-leninismo-maoísmo, el carácter de todo Partido Comunista, la insoslayable necesidad de aplicar en los hechos el Internacionalismo Proletario, ejercer el control de Partidos por parte del revisionismo contemporáneo y encontrar base jurídica que le permita al imperialismo la persecución internacional de todo comunista, el imperialismo, el revisionismo y todos los reaccionarios, han acuñado los términos de: "partido padre, partido hijo, sucursal de..., etc.". Así, desde que iniciáramos el proceso de reconstitución, muchos han sido los que nos han acusado de ser una simple "sucursal" del Partido Comunista del Perú. Nada más lejos de la realidad. Pero, si así fuere, ¿qué mayor orgullo de clase para un Partido que ser una "sucursal" de quién en los hechos ha demostrado ser un auténtico Partido y ser la vanguardia de todos los Partidos Comunistas? Las acusaciones de todos estos se vuelven contra ellos.

            Mas hoy el Partido Comunista del Perú se haya en peligro por la acción del Bloque escisionista y la misión histórica del Presidente Gonzalo y del Partido Comunista del Perú, se ve seriamente amenaza, al persistir el encierro del Presidente Gonzalo en las mazmorras de Fujimori y no haberse reforzado el rumbo rojo en las filas del PCP. Esta situación está retrasando el trabajo por la gestación de la Futura Nueva Gran Ola de la Revolución Proletaria Mundial, de la que el Presidente Gonzalo y el PCP son nexo de unión.

Por ello, hacemos un llamamiento a los comunistas, los obreros y las masas y los pueblos del mundo, a que asuman y breguen porque se rompa su aislamiento, se libere su libertad de pensamiento, exigiendo su presentación pública ante los medios de comunicación para que fundamente su posición por el acuerdo de paz. Hemos de defender la vida del Presidente Gonzalo, la unidad del Partido Comunista del Perú, la vida del PCP y la revolución peruana que hoy se haya en un proceso de repliegue político militar. Unir a todas las reivindicaciones populares la defensa del Presidente Gonzalo y su presentación pública, es primordial para los propios intereses inmediatos y futuros de la clase y las masas.

 

 

¡NO VOTAR!

¡GLORIA AL MARXISMO-LENINISMO-MAOISMO!

¡IMPULSAR LA RECONSTITUCIÓN DEL PARTIDO!

¡VIVA EL PARTIDO COMUNISTA DE ESPAÑA Y SU JEFATURA EL PTE. VICTOR!

¡DEFENDER LA VIDA DEL PRESIDENTE GONZALO!

IMPEDIR Y DESENMASCARAR EL ASESINATO QUE ESTA PERPETRANDO EL GOBIERNO DE FUJIMORI, EN CONTRA DEL PRESIDENTE GONZALO!

¡DESENMASCARAR EL GENOCIDIO EN CONTRA DE LOS PRISIONEROS DE GUERRA Y PRESOS POLÍTICOS!

¡DEFENDER LA UNIDAD DEL PCP ENARBOLANDO EL MARXISMO-LENINISMO-MAOISMO PENSAMIENTO GONZALO, PRINCIPALMENTE PENSAMIENTO GONZALO, MANDO Y GUIA DE LA GUERRA POPULAR!

¡LUCHAR POR LA PRESENTACIÓN PUBLICA DEL PRESIDENTE GONZALO ANTE LA PRENSA NACIONAL E INTERNACIONAL!

 

Comité Central

 

Partido Comunista de España

 

Marzo, 2.000