¡Viva el maoísmo! ¡Abajo el revisionismo!