Entrevista al camarada "José" desde el Penal Castro Castro

La presente entrevista fue realizada en enero del 2003 al c. "José" en el Penal Castro Castro del Perú por la agencia de noticias Agenciaperu.com.

¿Tiene alguna aspiración a lograr una amnistía general en algún momento, lo que denomina la "solución política"?

Esa respuesta, en todo caso, parte de analizar el proceso político que hemos vivido. Para nosotros lo que vivió el país en más de dos décadas es un proceso revolucionario en el cual una parte del pueblo dirigida por el Partido Comunista del Perú se levantó en armas y hubo una respuesta del Estado. El objetivo político, claro, fue transformar la sociedad. La respuesta del Estado en este sentido fue una guerra contra subversiva que tuvo una línea y política conocida y ha tenido todo un proceso, y obviamente tiene logros. Como parte de esos logros, consideramos está el que es el movimiento social revolucionario más grande de la historia peruana. Ahora, esta guerra en concreto ha prácticamente terminado en lo fundamental; la parte que aún se mantiene en armas en algunos lugares no representan peligro como reconocen las autoridades del Estado y la parte que está en el Huallaga públicamente ha planteado su decisión de servir a la solución política.

Al término de este conflicto, como lo reconocen tratados internacionales, corresponde que la mejor solución es una amnistía, la más amplia posible como plantean los convenios de Ginebra. Esto no implica impunidad y por qué decimos claramente esto, porque en este proceso de guerra ha habido dos partes, cada cual ha tenido y tiene responsabilidad que asumir.

Nosotros en este proceso hemos cometido también errores y excesos, el caso de Lucanamarca por ejemplo, el caso de Tarata también, reconocido públicamente por el presidente Gonzalo y también ha habido limitaciones. De parte del Estado peruano las propias cifras de organismos como Defensoría y otros, por ejemplo el caso de desaparecidos son más de siete mil seiscientos y más del 90% de responsabilidad le corresponde al Estado.

En el caso de presuntos subversivos caídos en enfrentamientos son más de once mil reconocidos por cifras públicas. Entonces, nosotros sabemos que esta política y a todas luces las fosas comunes que se están abriendo en propios cuarteles militares denotan que ha habido una responsabilidad clara; sin embargo, esta responsabilidad de parte de miembros las FFAA, Fuerzas Policiales, rondas, y más, dirigidas por el Estado, se quieren pasar por la impunidad, no se quiere asumir responsabilidad y el hecho concreto es que se quiere cargar la total responsabilidad a una de las partes. Entonces, vista así la cosa, no se avanza hacia solución política y no se vislumbra un debate incluso sobre la amnistía.

Creo que la realidad es una sola: las cifras hablan. En el caso nuestro se podría decir una cosa bien clara, que estamos asumiendo nuestra responsabilidad ante la sociedad. La mayor parte de presos que usted puede ver el día de hoy tiene un promedio de diez a más años detenido. Ahora, eso en parte denota que estamos asumiendo, aquí hay inocentes, acá hay participantes.

Entonces, lo que se debe darse en todo cada caso es cada cual asuma sus responsabilidades, individualizar esas responsabilidades. Pero aquí por ejemplo en declaraciones siempre que se quiere sancionar a una de las partes, se coge Tarata y hoy últimamente Lucanamarca, muy especialmente, un tanto incómodo. Eso ha sido un error pero se le coge precisamente para provocar mayor confrontación social, mayor encono, mayor resentimiento y esto responde a un problema nacional. O sea, nuestra preocupación no es solamente por el Partido Comunista del Perú como se pudiera pensar o deslizar.

¿Existe el PCP?

Existe el PCP como tal. Está vivo en las prisiones, afuera, en el pueblo, es una realidad. Entonces, la preocupación iba en el sentido de que las clases que tienen el poder político están viendo un momento coyuntural: el APRA, AP, el PPC, el propio gobierno de Fujimori tiene responsabilidad en estos veinte años. Cada cual tiene un conteo de muertos, de desaparecidos, sin embargo en este problema concreto se unen, se coluden, precisamente para no asumir ninguna responsabilidad y cargarla a la parte nuestra. Entonces está sucediendo un hecho por ejemplo recuérdese usted la guerra con Chile, había dos presidentes en un momento, había una falta de visión de futuro que llevó a un posterior resquebrajamiento de la sociedad. Hoy, fíjese, se podrá decir que los presos senderistas queden en prisión, etcétera. Pero el problema va a ser las generaciones futuras y lo estamos viendo en el caso de Argentina y Chile.

¿Cuál es el objetivo?

El objetivo es que la sociedad peruana avance hacia una reconciliación nacional. Esto pasa porque cada cual asuma su responsabilidad, y el Estado tendría que asumir públicamente su responsabilidad sobre los miles de muertos, de asesinados y sobre por qué implementó esa política y línea genocida y no solamente por eso sino porque hay causas sociales, políticas y económicas que llevaron al estallido del conflicto.

¿Pero el PCP también va a reconocer su responsabilidad?

En eso estamos y en esto quiero ser bien claro porque hay algo que no se conoce o poco se difunde: el presidente del PCP, el doctor Abimael Guzmán, en este momento está tratando que se le propicie una coordinación con otro miembro del partido para que haga un pronunciamiento público y en ese sentido sea él como dirigente máximo del partido, que asuma la responsabilidad ante la sociedad, sin embargo esto no se propicia y para qué. Nosotros cuando hemos hecho nuestro testimonio ante la Comisión de la Verdad, lo hemos hecho por escrito, lo hemos hecho grabado como lo estamos haciendo en este momento y pedimos también que se hiciera público porque veíamos las entrevistas que se daban por televisión y que teníamos que asumir hechos como Tarata y otros y estábamos dispuestos a hacer, sin embargo esto no se propicia y para qué, para que se siga manteniendo esta situación en todo caso de no esclarecimiento, de impunidad.

¿Qué proponen la amnistía general o la "salida legal"?

Bueno, yo lo que le dije es en todo caso lo que mejor conviene a una sociedad después de un conflicto, pero veamos primero el problema de las responsabilidades, las soluciones políticas van a ir viniendo.

¿Soluciones más inmediatas?

Veamos, el fallo en todo caso del Tribunal Constitucional, por ejemplo. Ha sido probado que esas leyes son anticonstitucionales, no por el PCP o por algún organismo de familiares de senderistas, sino por una serie de organismos que se han pronunciado al respecto, nacionales e internacionales. Y es bien expresivo que en la lectura del fallo muchas cosas reconoce el Tribunal Constitucional y dice sí la cadena perpetua lo es, traición a la patria también es inconstitucional, y sin embargo a la hora de dar el fallo prácticamente actúa de forma contraria y no pasa por respetar esos derechos fundamentales o ajustarse en todo caso a la propia legalidad de este sistema; eso es lo que se está pidiendo, que se respete y se ajuste la propia legalidad.

¿Cómo? ¿Con nuevos juicios?

Eso sería parte.

¿Habeas Corpus?

Bueno, son en todo caso medidas legales que en todo caso que deben llevar a una solución política. Sino se enfoca políticamente la raíz de este conflicto que es político-social, simplemente se van a poner medidas mínimas.

¿Se puede decir que simplemente que son crímenes de terrorismo?

Eso sería una apreciación bastante superficial. Porque habría que ver en todo caso que motivó el conflicto, cuál es su carácter de ese conflicto interno, político-social, o se resume simplemente en la palabra tan trillada actualmente por el imperialismo que es terrorismo. Y a nuestro juicio a sido un conflicto, ha sido un proceso revolucionario político-social que ha tenido objetivos políticos claros que reitero de conquistar el poder para cambiar la sociedad.

¿Y esos objetivos han cambiado?

En el caso del PCP hemos entrado a una situación en la cual consideramos de que no corresponde la lucha armada.

¿Por el momento?

Esa es una pregunta que bastante se incide, por el momento o es táctica….o es una tregua. Lo que queremos decir, en todo caso, es que respondemos en todo caso a una necesidad de la sociedad peruana. No es táctica, no es viveza criolla. Se trata de terminar la guerra, desde el 93 ha sido esa nuestra posición acudiendo al llamado que hizo el presidente Gonzalo, y de allí para adelante han mostrado en la propia prisión una actitud correspondiente a esa posición política por la paz, por la democracia, por el desarrollo. Esto poco se ha difundido y ahora se sigue incidiendo en que salen a reiniciar la guerra, en que salen a volver a la confrontación social, lo cual no es cierto. Los cientos de personas que han salido por el cumplimiento de sus largas condenas, o 10 años o 12 años, están reincorporándose a la vida social, están volviendo a las universidades, a sus centros de trabajos, a sus familias y siempre velando por los intereses del pueblo, obviamente en otra situación muy distinta a la del año 80, 90. No hay lucha armada, es seguir del lado del pueblo pero luchando bajo otras formas.

Usted está hablando como dirigente del PCP, no a título personal.

No, a título personal, estoy tratando de expresar, en todo caso, las posiciones del partido…

¿Que son comunicadas, de alguna manera comunicadas desde el presidente Gonzalo?

Bueno, el partido tiene una dirección y es el presidente Gonzalo, es la autoridad reconocida.

¿Cómo hace él para transmitir su línea de pensamiento a ustedes?

Bueno, yo creo que es público que el año 93 hubo conversaciones oficiadas por el régimen de Fujimori en una situación en que la sociedad necesitaba la paz. Eso era una realidad objetiva. El presidente viendo ésta necesidad propicia este término del conflicto armado y va a plantear a todo el partido en reuniones que se dan con dirigentes esta nueva necesidad, este giro en la lucha política, y la inmensa mayoría del partido lo va a asumir. Sabemos que una parte encabezada por Feliciano no lo hace, pero la inmensa mayoría va a acudir a ese llamado.

¿Cuántos son la inmensa mayoría entre presos políticos y la gente que está afuera?

Bueno, no quiero referirme tan exactamente a cifras pero yo creo que usted podrá, en todo caso, ver el bloque de participación en la huelga de hambre por ejemplo de presos políticos que ha sido casi un millar que han acudido al llamado que hicieron.

¿Se firmó o no el acuerdo de paz?

No hubo ninguna firma.

¿Entonces qué hemos visto en los videos?

Lo que hubo fueron conversaciones.

Pero en los videos hay firmas.

Lo que hay en todo caso son cartas que se hicieron públicas. Una de ellas fue leída por Alberto Fujimori en la OEA, otras fueron difundidas por ciertos medios de comunicación y a través de ellos nos enteramos y realmente fue un cambio bastante rotundo en la política del partido que finalmente después de la comprensión de toda la militancia, los combatientes, lo supimos asumir.

¿Qué implica el hecho de que el acuerdo de paz no se haya firmado?

Implicó muchas repercusiones negativas para la sociedad.

¿Ustedes preferirían que se haya firmado el acuerdo de paz, o están de acuerdo que no se haya firmado?

Nosotros hemos luchado porque se concrete el Acuerdo de Paz sino que tuvimos en primer lugar una oposición interna del propio Feliciano. Posteriormente la propia acción del Estado representado por Fujimori que manipuló esta lucha y siguió usando el conflicto interno a tal punto de que prefirió la solución militar y usarlo de la manera tal de que se persistiera alzados en armas porque convenía a los intereses del propio Estado en el sentido de que se presentaba como el que tenía que permanecer para conjurar un posible rebrote, un posible resurgimiento.

¿Feliciano es parte?

Bueno, él es parte todavía del PCP.

Se permiten divergencias.

En realidad, hemos vivido un proceso, el partido tiene una vida muy rica y dentro de esa vida tan rica hay divergencias, hay lucha interna, siempre hay las críticas, las formas diferentes, el problema es que se ajuste a lo que es correcto. Nuestra posición siempre ha sido que el camarada tiene una posición distinta, diferente y que no ha servido en concreto a los intereses de la sociedad.

¿Hay militantes que están de acuerdo con él?

Hay una parte…sí una parte…pocos en realidad…no podría precisar cifras. Lo que querría precisar en todo caso….

¿Artemio es parte?

Artemio es parte, así como camaradas…quiero explicarle lo de Artemio. Él ha tenido un proceso en el cual también estuvo por proseguir la lucha armada hasta llegar a una comprensión el año 2001. El año 2001 después del largo proceso en que los hechos van remachando y él va comprendiendo la (justeza) de lo que había establecido el presidente Gonzalo, va a dar una posición a todos los miembros del partido en la cual reconoce su error y se va a rectificar.

¿Después del atentado de El Polo?

Bueno, él también lo ha hecho públicamente, hay volantes.

¿No ha sido la facción Proseguir acaso?

Pero es que el camarada Artemio no pertenece a la facción proseguir. Él, al dar el giro, al asumir esta política…

La facción proseguir pertenece al partido.

También pertenece al partido.

Ustedes avalan.

Nosotros tenemos una forma distinta de ver las soluciones frente a los actuales problemas del país y creemos que es la que a todas luces es la correcta. Entonces quisiera referirme a eso, al proceso de reconciliación nacional y al Acuerdo de Paz. El acuerdo de paz es una solución política que se haya concretado hubiera implicado que los costos en hombres, en confrontación social, en enconos, resentimiento, no fueran los actuales. El costo en vidas, la sangre, la inversión de economía, se hubieran detenido, hubiéramos evitado un mayor derramamiento de sangre pero por intereses políticos principalmente, el uso político que emprendió el gobierno de Fujimori no se concretó y se siguió manipulando. Ahora, en la actualidad hablamos de una solución política que en todo caso es lo que corresponde ya al contexto actual y que tiene mucho que ver con la reconciliación nacional. No por necesidad, reitero, del partido sino de las generaciones futuras. El caso de Argentina le mencionaba, cuántas décadas transcurrió, el caso de Chile, para qué ese problema de encono, resentimiento, no resuelto, simplemente a través de incluso impune también, reventara y mostrara el fraccionamiento de esa sociedad. Eso es lo que no queremos para la sociedad peruana y esa visión de futuro no lo están asumiendo los actualmente gobernantes, están viendo algo coyuntural, cómo eximirse del problema de la responsabilidad de los muertos, desaparecidos, y no están viendo cómo está quedando la sociedad para el futuro. Entonces la preocupación es esa, que cada cual asuma su responsabilidad y avancemos a ese proceso de reconciliación nacional.

Dentro de este proceso, ¿cuál sería el futuro del Partido Comunista?

Dentro de este proceso vamos a seguir en todo caso del lado del pueblo, como siempre lo hemos hecho.

¿Formarían partido, elecciones?

Bueno, eso es algo que no se decide acá pero corresponde, reitero, a un pronunciamiento que debe darse del doctor Abimael Guzmán y debe propiciarse en todo caso.

¿Lucha armada está descartada de acá hasta siempre?

En todo caso nosotros lo que estamos expresando hoy es una necesidad de la sociedad peruana y es por décadas. No es un juego, no es un 'engaña muchachos'. Creemos que la sociedad ha entrado en un proceso de democratización, corresponde luchar por esa restitución de derechos que en buena parte fueron compunjados en el gobierno de Fujimori, no solamente contra los presos políticos sino contra el pueblo en general y que corresponde la restitución de esos derechos, reivindicación democrática.

Se dice que intentan aprovecharse del sistema que intentaron destruir.

Bueno, nosotros somos parte del pueblo y como parte del pueblo luchamos porque la sociedad se desarrolle.

Pero intentaron destruir un sistema.

Nosotros intentamos transformar y eso pasaba en todo caso desmoronar porque considerábamos que no era, no servía.

Lo que se dice es que se están tratando de aprovechar de ese sistema que no se ha desmoronado para poder retomar la lucha armada.

Bueno, lo que estamos pidiendo en todo caso es lo que corresponde, nuestros derechos y los derechos del pueblo, son derechos fundamentales que deben ser respetados.

¿Es acaso una doble moral? ¿Quieren aprovechar lo que trataron de destruir?

Pero sí hablamos de esa experiencia entonces, le diríamos al APRA que en un tiempo estuvo preparando la insurgencia y lo concretó en Trujillo y después ahora lo vemos en el parlamento. Entonces no nos pongamos en esa lógica, creo que cada partido…

¿Entonces sí se están aprovechando?

No se trata de aprovechar, se trata en todo caso de que vivimos un nuevo proceso y hay nuevas formas de lucha política, entonces lo que hacemos es hoy pronunciarnos, de repente antes no hubiéramos conseguido esta entrevista, consideramos que es necesario sirva esclarecer, antes hubiéramos estado con los fusiles de repente, era lo que le dábamos el peso principal, pero hoy corresponde esta lucha política, corresponde decir nuestra opinión y en todo caso el pueblo es el que finalmente tiene su decisión. Que hayan firmado por ejemplo catorce mil personas una propuesta de inconstitucionalidad expresa que ha habido un acuerdo en ese sentido, entonces por qué se quiere en todo caso ocultar derechos o impedir derechos como el de opinión, el de elección, el de libre expresión, eso es lo que simplemente estamos planteando.

Asumir es reconocer los crímenes.

Reconocer lo que serían errores, excesos, limitaciones y que él como la instancia mayor, los dirigentes del partido como instancia mayor, tendrán que expresar públicamente.

¿Qué son excesos? ¿Todos y cada uno de los muertos de Sendero?

Bueno, es que hemos vivido una confrontación y ha habido dos partes y dos partes se enfrentan y hay muertos. Pero consideramos por ejemplo que ha habido excesos por ejemplo como el caso de Lucanamarca.

Pero ha habido otras acciones armadas que no necesariamente eran confrontaciones.

Bueno hay el caso incluso de religiosos asesinados. Entonces esos casos específicos, de lo que no caracterizan el accionar general, o no definen una constante, una política nuestra, sino que han sido casos bastante específicos.

¿Y él va a pedir perdón?

Bueno él planteará en los términos que corresponden al máximo dirigente del partido su responsabilidad, cómo llegó esta parte del pueblo peruano a levantarse en armas, a transformar la sociedad y, hoy, a este proceso de solución política.

Publicado según el original de: agenciaperu.com / Lima - Perú. http://www.agenciaperu.com/entrevistas/2003/ene/jose.htm