¡Proletarios de todos los países, uníos!

 

 

SOBRE LA CUESTION PRINCIPAL

 

 

 

DE DONDE VENIMOS :

 

 

BREVE REFERENCIA DEL DESARROLLO DE LA REVOLUCIÓN BURGUESA EN ARGENTINA :

 

Tras la invasión de Napoleón a España, la burguesía criolla impulsada por destruir el  mono-mercado con el Imperio Español y auspiciada por el imperio Británico (nacimiento de una burguesía compradora), se organiza para tomar el poder aprovechando las contradicciones que se daban en Europa, tras una maniobra del jefe del Regimiento Patricios, Cornelio Saavedra, ocupan los cargos del Cabildo de mayo de 1810. Como siempre, dos posiciones están en pugna, por un lado Saavedra bajo el lema “las brevas no están  maduras”  no aceptaba la revolución sino que declamaba la sujeción a la junta de Canarias (gobierno español provisional), por otro lado Mariano Moreno, quien había sido abogado de indios en el alto Perú, y abiertamente jacobino sostenía la revolución, textos como  EL PLAN REVOLUCIONARIO DE OPERACIONES  marcaban las contradicciones en él seno de la Primera Junta de Gobierno, de esta forma Moreno como Secretario y Saavedra como Presidente se agudizan de tal manera que luego de enfrentamientos abiertos, en un viaje a Inglaterra, es asesinado Moreno.

 

Luego de este proceso, las luchas internas de lo que se dio en llamar, la anarquía del año 20, donde las guerras entre caudillos y la guerra entre Federales y Unitarios, terminaron con el triunfo de los federales. Y la instauración de una Constitución (copia de la de Filadelfia) en 1853 y sancionada en la ciudad de Santa Fe.

 

Muerto Rosas, los principales lideres de la corriente unitaria-liberal regresan al país e instalan una hegemonía, dando comienzo al proceso de país agro-exportador-dependiente.

Esta fue la que dio en llamar la generación del 80, la generación positivista e iluminista, donde sus más grandes representantes son Sarmiento, Mitre, Roca, entre otros y que hoy son consideradas familias patricias.

 

Es esta generación quien auspicia la inmigración europea a la Argentina, desde la concepción de que la raza europea es mejor, gracias a esta concepción llegaros junto a los inmigrantes las ideas proletarias que recorría Europa como un fantasma.

 

BREVE RESEÑA HISTORICA DEL DESARROLLO DE  LA IDEOLOGÍA DEL PROLETARIADO     EN ARGENTINA

 

Desde 1850 se expresan tradiciones revolucionarias en nuestro país, periódicos como El Proletario, de 1857, publicado por representantes de la población negra e inmigrante con tradición de lucha, como fue la sección francesa de la primera internacional en Buenos Aires 1872.

 

Ahora bien, el antecedente directo más antiguo de la tradición política socialista y comunista, se remonta a 1890, con la Comisión Organizadora de los actos del 1º de Mayo, que se celebraba en simultaneo, por primera vez a nivel mundial. Estos actos se realizaron en Bs. As., Bahía Blanca, y chivilcoy.

 

LA PRIMERA HUELGA PROLETARIA  

 

En 1857 se funda la sociedad tipográfica bonaerense, este tiempo fue un proceso de tránsito entre las formas mutualistas a la organización de lucha de la clase obrera. En 1877 los mismos gráficos son los que encabezan la primera huelga proletaria contra el sistema capitalista, proceso que desemboca en mayo de 1890 en el intento de organizar una Central Obrera en la Argentina con su periódico: El Obrero, de clara definición marxista. Al fracasar la creación de la Central Obrera Argentina, en 1892, se tomo la decisión de construir la Agrupación Socialista. En 1894 se funda el periódico socialista La Vanguardia, lo que lleva a que en 1896 se constituya el Partido Socialista. A partir del 2º Congreso se transforma en el principal referente el Dr. Juan B. Justo quien fue el primer traductor de El Capital en Argentina.

 

Hay que aclarar que aunque Justo haya utilizado ideas del positivismo junto al pensamiento de la clase y que muchos de los miembros fundadores del P. S., como Leopoldo Lugones, hayan devenido en Fascistas, fue uno de los comienzos organizativos de la clase en Argentina y hay que reconocerlos como tal.

 

LA GENERACIÓN DEL 80´

 

Esta generación instaura el modelo capitalista agro-exportador, lo que requiere del endeudamiento con el Baring-Brothers y del incentivo de la inmigración europea para tener mano de obra barata y relativamente calificada, lo que como vimos, da nacimiento a dos ejes, la burguesía compradora y la ideología del proletariado en argentina.

 

El  fin del siglo XIX muestra sus límites para contener a los nuevos actores sociales, elementos como: la ley de residencia, que sirve para expulsar a los inmigrantes con ideas sociales y la ley Sáenz Peña para “nacionalizar” a los hijos de los inmigrantes.

 

La revolución del Parque, en 1890,  en donde la UCR conduce al campesinado y capas medias contra el modelo político de la generación del 80, lo que lleva   a que la burguesía compradora desarrolle una vez más su mascaron de proa: el capitalismo burocrático. Instaurándose en 1812 la ley Sáenz Peña (el voto masculino obligatorio), instaurando a Hipólito Irigoyen como presidente en 1916, como respuesta a la crisis y que más allá de las peleas internas en el bloque de poder la burguesía logra acomodarse.

 

EL NACIMIENTO DEL PARTIDO COMUNISTA.

 

Como respuesta para neutralizar los reclamos y luchas sociales, las elecciones también tienen éxitos entre los socialistas, entre quienes los sucesivos avances electorales refuerzan la tendencia a suplantar el objetivo revolucionario de abolir el capitalismo y construir el socialismo, por la ilusión de reformarlo sucesivamente hasta transformarse en socialismo democrático, olvidando la toma del poder.

 

En el plano internacional el reformismo avanzaba en casi todo el movimiento obrero, salvo el partido bolchevique y su dirigente Lenin y otros más, en el país se desataban como resistencia al reformismo: La comisión de Propaganda Gremial, en 1914, y la Federación Juvenil Socialista, en 1916.

 

Con el comienzo de lª guerra Mundial, las posiciones dentro del P. S. se antagonizan, la mayoría  de la dirección y todos sus legisladores se pronuncian a favor del intervensionismo pro Inglaterra, EEUU, Francia, Rusia.

 

En 1917 se realiza un congreso extraordinario e imprevistamente un grupo de izquierda logra imponer la prohibición de que los legisladores socialistas se pronuncien a favor del intervensionismo. Con la excusa del ataque de un barco Alemán a un buque Argentino los diputados aprueban leyes de carácter belicista (demostrando una posición seguidista al imperialismo Inglés) desatando una lucha interna en el Partido. Estas disputas devienen en la expulsión de los internacionalistas.

 

Inspirados por la revolución Bolchevique se deciden a fundar un nuevo partido: El Partido Socialista Internacionalista, el 6 de enero de 1918, que más tarde se transformara en el Partido Comunista de Argentina.

 

El primer comité fue encabezado por Luis Emilio Recabarren (quien luego fuera fundador del Partido Comunista de Chile). En su fundación difunden un manifiesto con el fin de explicar al pueblo:

 

El Partido Socialista, ha expulsado de su seno, deliberada y concientemente al socialismo. No pertenecemos más al Partido Socialista, pero el Partido Socialista no pertenece más al socialismo.

 

Denunciar esta verdad a los trabajadores y fundar el verdadero Partido Socialista Internacional son deberes morales imperativos a los cuales no podremos sustraernos sin traicionar cobardemente al proletariado y a nuestra conciencia socialista.

 

Lucharemos en defensa de los intereses de los trabajadores, pero cuando breguemos por el programa mínimo será para abandonarlo, para empaparlo por decirlo así,  en levadura revolucionaria del programa máximo, consistente en la propiedad colectiva, por cuya implantación, a la mayor brevedad lucharemos sin descanso y sin temores”

 

El Partido actuaría como dirección en los hechos más importantes de la época, La semana trágica, la patagonia  rebelde, la reforma universitaria, la huelga de los trabajadores de la forestal, la gran huelga de los trabajadores del puerto de Bs. As. y Rosario.

 

Durante los primeros 10 años del Partido se realizaron 8 congresos, donde se discute la aceptación o no de los 21 puntos de la IC, para admitirlos como miembros, programa mínimo, plataforma reivindicativa de emergencia etc.

 

En el VII Congreso el Partido es encabezado por Vitorio Codovilla y se designa al suizo Droz al frente de el secretariado latinoamericano de la internacional Comunista.

 

En 1928  Droz impone una visión sobre la revolución latinoamericana, una copia mecánica de la estrategia diseñada para las colonias europeas en Asia y el lejano oriente .

 

Frente con las burguesías Nacionales, para cumplir tareas de una revolución democrática-burguesa, desestimando el pensamiento latinoamericano, en concreto, el pensamiento de José Carlos Mariátegui, quien en la Conferencia Comunista de Sudamérica de 1929 presenta sus tesis anti-imperialista que fue derrotada pese a estar en lo correcto, como consecuencia de que la mayoría de los Partidos Comunistas habían pasado a ser controlados por posiciones revisionistas, especialmente el de Argentina.

 

Es entonces, en el devenir entre el VII y el VIII Congresos y la Conferencia Comunista de Sudamérica, de donde tenemos que empezar como tarea colectiva a rastrear el nacimiento del revisionismo en el Partido Comunista Argentino.

 

 DONDE ESTAMOS 

 

Enarbolar

 

Entendiendo que la clase obrera argentina sufre una orfandad de Partido desde los años 20, entendiendo de nuestra responsabilidad histórica para con nuestra clase y luego de tener experiencias concretas, como los movimientos Piqueteros, el 20 de Diciembre, Brukman, el 26 de junio y tantas otras experiencias de la lucha gris y cotidiana, nos hemos unido para plantearnos la necesidad de la reconstitución del Partido Comunista de Argentina, ya que si algo hemos aprendido es que las masas hacen la historia, pero el Partido las dirige.

 

Si comprendemos que nuestras características como militantes deben ser conciencia de clase, espíritu de partido y servir a las masas en forma desinteresada y de todo corazón, las preguntas tienen sus respuestas.

 

Si tenemos conciencia de clase, ¿la clase ya en su madurez no se ha puesto unos símbolos, un partido? el Partido Comunista y su bandera, la de la clase, y el espíritu de Partido, entonces ¿no es el mismo que el espíritu de Partido de la clase? Por lo tanto nuestro espíritu de partido es el del Partido Comunista de Argentina. Y para servir a las masas, ¿no debemos tener la línea correcta? ¡Por supuesto! Por lo tanto, si sabemos que la línea lo define todo y que la línea la ha de dar el Partido Comunista de Argentina, sustentado en el Marxismo-Leninismo-Maoísmo, principalmente Maoísmo,  todo deviene en que la tarea principal es el camino hacia la reconstitución del Partido Comunista de Argentina, el Partido de vanguardia de la Clase Obrera Argentina.

 

Como dice el Presidente Mao Tsetung:

 

“Armado con la teoría y la ideología Marxista-Leninista, el Partido Comunista de China ha aportado al pueblo chino un nuevo estilo de trabajo, que consiste en integrar la teoría con la práctica, mantener estrechos vínculos con las masas populares y practicar la autocrítica” (sobre el gobierno de coalición).

 

Desde esto no podremos aportar nada a nuestro pueblo si no hay partido y esta es nuestra tarea principal, el camino hacia la reconstitución del  Partido Comunista de Argentina pertrechado con la todo poderosa y nunca vencida ideología del proletariado, el Marxismo-Leninismo-Maoísmo, principalmente el Maoísmo como tercero y principal. Solo esta tarea principal debe tener predominancia sobre todas las demás tareas a las que nos aboquemos.

 

“La causa fundamental del desarrollo de las cosas debe ser interno y no externo, reside en su carácter contradictorio interno, todas las cosas tienen contradicciones en su interior, de ahí su movimiento y su desarrollo, el carácter contradictorio interno de una cosa es la causa principal de su desarrollo en tanto que su interrelación e interacción con otras cosas son causas secundarias”.

 

Desde nuestras contradicciones internas solamente se desarrollará el camino hacia la reconstitución del partido, abocándonos a la lucha de dos líneas en el Círculo de Estudio Marxista-Leninista-Maoísta, que se expresará y estructurará como liquidacionismo en cualesquiera de sus manifestaciones. De derecha se expresa en estas circunstancias en la llegada tarde o en no presentarse a las reuniones y de izquierda en prestarle más atención a los frentes de masas y, por lo tanto, no prestándole la apropiada atención a la reconstitución del Partido, siendo esta manifestación la principal a combatir en estos momentos. Solamente aplastando la manifestación principal que brota en nuestro seno y asumiendo como tarea principal la reconstitución del Partido Comunista de Argentina, podremos darle a la clase su partido.

 

Para concluir, el Presidente Mao Tsetung nos dice: “... en ningún momento y bajo ninguna circunstancia puede el comunista poner en primer lugar los intereses personales, al contrario, debe subordinarlos a los intereses de la  nación y de las masas populares de ahí que el egoísmo, la flojera, la corrupción, el afán de figurar, etc, mientras que la entrega abnegada, el entusiasmo y la energía en el trabajo, la dedicación de todo corazón al deber público y el esfuerzo concienzudo y tenaz merecen respeto”.

 

¿Cual es el interés  de la clase? No hay otra respuesta: ¡El Partido!. Por lo tanto, todas las tareas individuales deben subordinarse a la reconstitución del Partido Comunista  de Argentina.

 

HACIA DONDE VAMOS

 

Nuestra tarea, enfrentar las tres montañas que impiden el desarrollo de nuestra clase y el pueblo, conquistar el PODER e iniciar la construcción del socialismo que, bajo la dictadura conjunta del proletariado y el pueblo, desarrolle la tarea de la destrucción la sociedad de clases, la lucha de clases y el trabajo asalariado, nuestra meta final : EL COMUNISMO.

 

Pero no hay que esperar a la toma del Poder para empezar la gran batalla de destruir a al imperialismo y la burguesía, principalmente esa que está en nosotros mismos; el último reducto del imperialismo somos nosotros mismos, por lo tanto la gran batalla de hoy, es transformarnos en COMUNISTAS día a día, pero el trabajo no es individual es uno y un todo con el partido, somos la imagen de el hombre y mujer nuevos y a la vez de la sociedad nueva.

 

      “ los comunistas deben asimismo dar ejemplo en el estudio. En todo momento, deben ser alumnos de las masas populares a la vez que sus maestros”

                                                                                  

“ los comunistas deben ser los más perspicaces los más dispuestos a sacrificarse, los más firmes y los más capaces de apreciar las situaciones sin ideas preconcebidas; tienen que apoyarse en la mayoría de las masas y conquistar su apoyo”

 

“ los comunistas, al trabajar en los movimientos de masas, deben comportarse como amigos de las masas populares y no sus superiores, como sus maestros infatigables y no como politiqueros burócratas”

 

Finalmente hemos de sumir el espíritu que nos enseña el Presidente Mao de ser y actuar “ como la semilla y el pueblo como la tierra ...... donde quiera que vayamos debemos unirnos con el pueblo hechar  raíces y florecer en él”

 

Para ser buenos comunistas tenemos herramientas, por ahora el Círculo Marxista-Leninista-Maoísta y para cuidar él círculo hemos de asumir las 6 necesidades: El centralismo democrático, la clandestinidad,  la disciplina, la vigilancia, el secreto y el manejo de la técnica al servicio de la clase.

 

Nuestra arma invencible, la ideología, con la ideología todos los milagros son posibles, estemos atentos y vigilantes externa e internamente y caminemos a la recostitución del Partido.

 

 

¡VIVA EL PROLETARIADO INTERNACIONAL!

¡GLORIA AL MARXISMO-LENINISMO-MAOÍSMO!

¡POR EL INCIO DEL PROCESO DE RECONSTITUCION DEL PARTIDO COMUNISTA DE ARGENTINA¡

 

Argentina, 6 de enero, 2004

 

 

Círculo de Estudio Marxista-Leninista-Maoísta