¡Proletarios de todos los países, uníos!

Viva el 1º de Mayo

¡Rechazar las Ilusiones Burguesas!

¡Desenmascarar y Combatir el Revisionismo, el Oportunismo y el Nacionalismo, en las Filas de la Clase Obrera!

Pese a los augurios de los pagapanes y plumíferos del imperialismo, por todo el Mundo el proletariado revolucionario sigue celebrando el 1º de Mayo como jornada de movilización, de lucha y afirmación de nuestros innegables objetivos de clase. Las rojas e internacionalistas banderas del proletariado combatiente se elevan una vez más por el Mundo, reafirmando que hoy más que nunca siguen vigentes, pese a las negras campañas de desprestigio imperialista, las inmarcesibles banderas del Marxismo-Leninismo-Maoísmo, iluminándonos la senda de la lucha por la emancipación, por un Mundo de libertad sin explotados ni explotadores.

El imperialismo, con el erigido gendarme Mundial a la cabeza, el imperialismo yanqui, día a día se nos muestra como el mayor genocida, explotador y opresor de la historia. El fracaso y rechazo creciente de la denominada “Constitución Europea”, reafirma lo señalado por Lenin de que “los Estados Unidos de Europa son imposibles o reaccionarios en el capitalismo”, que los acuerdos entre los capitalistas europeos sólo pueden ser temporales con el fin de aplastar juntos el camino hacia la revolución socialista y conquistar y defender nuevos mercados que explotar. Los que predican y tratan de encandilar al proletariado europeo con un reparto “justo” de la riqueza, no son más que filisteos pequeño burgueses que en esencia no buscan otra cosa que perpetuar el actual dominio burgués en su fase decadente y última imperialista.

En los tres años transcurridos de gobierno burgués del PSOE se han ido produciendo cambios importantes el Estado Español. La política, es decir, la lucha de clases por el poder se está elevando a nuevas situaciones. El camino de la reacción, de la actual forma de la dictadura burguesa, que dirige el capital financiero como facción dominante de la gran burguesía, está desenvolviéndose en una gran crisis política e institucional, cuyas bases son la pugna por qué camarilla resultará dominante en el segundo mayor proceso de deslocalización empresarial y concentración de capitales de los últimos treinta años, y avanza hacia una nueva crisis económica. Tanto la deslocalización de las empresas a países donde las condiciones de explotación son más beneficiosas, como la concentración de capitales, están afectando seriamente al proletariado que enfrenta mayor explotación, precariedad laboral, nuevos despidos masivos y accidentes laborales, con el resultado de cuatro muertes diarias sólo en el sector de la construcción. La opresión de la mujer, como clase y como mujer, sigue agravándose.

En este contexto se nos convoca, una vez más, a renovar las instituciones de base del Estado burgués, las alcaldías y los Parlamentos autonómicos, lo que es lo mismo, a que afiancemos el camino de la burguesía y elijamos a las autoridades de las instituciones que se han manifestado como los mayores centros de corrupción y clientelismo del Estado.

¡Qué ellos mismos elijan a sus corruptos! Nuestro camino, el camino de la clase obrera, es centrarnos en preparar y organizar la destrucción de este mundo de horrores, tomar el Poder e iniciar la revolución socialista.

Frente a la actual crisis que vive el Estado, el revisionismo, el oportunismo y el denominado nacionalismo radical, en su afán de dividir y desviar a la clase obrera de su camino y como fieles servidores, en esencia, del camino reaccionario, se empeñan en negar la necesidad de la revolución socialista y tratan de encauzar a la clase obrera y las masas por el camino electorero. Los primeros, coincidiendo en colusión sus extremos, plantean que la salida es luchar por la III República; el nacionalismo radical sigue empeñado en su cháchara de que la solución está en lograr el derecho a la autodeterminación. ¿Es que acaso los dos períodos republicanos anteriores no tenían el objetivo el paliar sendas crisis sociales y perpetuar la dictadura burguesa? ¿En qué terminaron? ¿Recogen los programas del nacionalismo radical la necesidad de la destrucción del estado burgués, la implantación de la dictadura del proletariado y la construcción socialista?

El camino de la revolución, el camino hacia el socialismo, cuyo centro y fuerza principal es el proletariado que sigue avanzando en la reconstitución de su Partido y desenvuelve el proceso de reconstitución de las organizaciones de clase con el fin de afrontar la creciente lucha y protesta en defensa de los intereses de la clase obrera y las masas. Con el fin de enfrentar con garantías la Nueva Ola en el fin del Repliegue Político General y las crecientes luchas, hemos de comprender y asumir, que ser comunista es la única condición humana que se alcanza a través del conocimiento y la lucha, por lo que con entusiasta optimismo hemos de empeñarnos en fortalecer la formación ideológica y política del proletariado en el fragor de la lucha de clases y la lucha de dos líneas, afianzándonos más en el Marxismo-Leninismo-Maoísmo, en las Bases y Tesis Fundamentales y en la Línea Política General del Partido en desarrollo.

¡Viva el Día del Proletariado Internacional!

¡Gloria al Marxismo-Leninismo-Maoísmo!

¡Viva la Lucha del Proletariado y los Pueblos del Mundo!

¡Abajo el Imperialismo, el Neoliberalismo y la Globalización!

¡Abajo el Imperialismo Yanqui, Enemigo Principal del Proletariado y los Pueblos del Mundo!

¡Organizar la Defensa de los Derechos y Conquistas de la Clase Obrera!

¡Abajo las Ilusiones Electorales Burguesas!

Mayo, 2007

Comité Central

Partido Comunista de España