¡Proletarios de todos los países, uníos!

A los comunistas, al proletariado y las masas de todos los países, en el Día Internacional de Lucha de la Clase Obrera

En larga y dura lucha, el proletariado ha ido logrando el reconocimiento de la celebración del Primero de Mayo, como un el día en que los proletarios del Mundo han de izar sus rojas banderas internacionalistas de la lucha contra la pervivencia de toda forma de opresión y explotación, combatiendo al revisionismo, el oportunismo y el imperialismo. Por su parte, el revisionismo trata de convertir este día en una jornada festiva más, vacía de todo contenido revolucionario.

El sistema social imperialista dominante se haya hoy desgarrado por una nueva crisis económica más profunda, que tiene sus raíces en la sobreproducción de su anárquico sistema económico y la economía de guerra que ha ido aplicando para someter y arrebatar las riquezas de los pueblos y naciones oprimidos. Esta crisis económica devastadora traerá aún más terribles consecuencias para el proletariado y los pueblos y naciones oprimidos por el imperialismo, mostrando su caducidad ante el violento choque entre las poderosas fuerzas productivas creadas por el trabajo social y las estrechas relaciones sociales capitalistas de esclavitud asalariada, ahondando la contradicción entre la producción mundial cada vez más social y la apropiación mundial cada vez más privada. Hecho que madura las condiciones objetivas para que sea resuelta por la Revolución Proletaria Mundial, demandado revoluciones de Nueva Democracia, Socialistas y Culturales Proletarias, que nos acerquen a la dorada meta del Comunismo.

En los últimos años se han visto crecer y expandirse poderosas multinacionales que han arrasado fronteras, pueblos y culturas, incorporando, en un único proceso productivo y una sola forma de explotación, a millones de proletarios, cuyas condiciones de vida, de trabajo y de existencia, se hacen más insoportables a causa de un sistema caduco y en avanzado estado de descomposición. La crisis actual, ya no es únicamente de unos cuantos países desarrollados, ni de unas ramas concretas de la producción, es la crisis de un sistema mundial de opresión y explotación, que exacerba como nunca antes las contradicciones mundiales que genera del imperialismo: entre el imperialismo y las naciones y pueblos oprimidos, la burguesía y el proletariado, entre los propios países imperialistas y entre los grandes grupos monopolistas.

La crisis actual del capitalismo imperialista, nos demuestra la caducidad de la pervivencia del sistema del trabajo asalariado, que ya no sirve ni lo necesita humanidad, pues a pesar de las gigantescas riquezas producidas por la explotación, se expresa más la caída tendencial de la tasa de ganancia en el modo de producción capitalista; a pesar de gran aumento de la producción, hay más miles de millones de masas condenadas al hambre y la explotación. Hambre y explotación generada por la pervivencia de la propiedad privada sobre los medios de producción, que demanda ser abolida por la revolución del proletariado y se convierta en propiedad colectiva de quienes generamos toda la riqueza existente.

Las infrahumanas condiciones de vida a que esta crisis económica está condenando a millones de masas del Mundo, son terreno fértil abonado para que florezcan de nuevo en los corazones y conciencias de las masas la obligación de la lucha organizada, madurando la necesidad de la revolución, tanto en los países imperialistas, donde el movimiento obrero, del cual el proletariado inmigrante constituye una fuerza poderosa, ha vuelto a la carga con grandes luchas, levantamientos, huelgas y manifestaciones en Francia, Estados Unidos, Alemania, Inglaterra, Italia, Grecia, así como en los países oprimidos, donde las guerras imperialistas de agresión y la propia crisis mundial, multiplican las oportunidades para luchar y resistir los zarpazos de la bestia imperialista y la salvaje explotación capitalista y semifeudal, como lo demuestran las heroicas luchas de los pueblos de Palestina, Irak y Afganistán, las manifestaciones, huelgas y rebeliones a lo largo y ancho de Asia, África y América Latina. La agudización de las contradicciones ponen de nuevo al frente la necesidad de la lucha por el poder político y la violencia revolucionaria de las masas, y su solución con la aplicación creadora de la estrategia militar del proletariado: la Guerra Popular, que hoy vemos como avanza victoriosa en la India y se prepara en otros países como la gran voz de orden para el proletariado, las masas y los pueblos y naciones oprimidos por el imperialismo.

A la par de esta realidad, que nos muestra una brillante y luminosa perspectiva, el proletariado mundial debe conocer y combatir la amarga verdad del repunte del dogmatismo y el empirismo entre nuestras filas, que están contribuyendo a generar mayor confusión, no sólo al seno el Movimiento Comunista Internacional y los Partidos Comunistas, sino también en el Movimiento Revolucionario Internacionalista (MRI), maniatándolo frente a los ataques y negaciones que, incluso desde su seno, se producen contra el Marxismo-Leninismo-Maoísmo, Partidos Comunistas y sus Dirigentes. Hoy, más que nunca, es necesario desenmascarar las manifestaciones del revisionismo y retomar el camino en la perspectiva de la reconstitución de la Internacional Comunista, resolviendo los problemas que están llevando al MRI de ser un paso adelante a su desintegración.

En este Primero de Mayo, reafirmamos nuestro compromiso en forjar la unidad del proletariado en torno a su única y consecuente base ideológica: el Marxismo-Leninismo-Maoísmo, principalmente Maoísmo, porque la asunción de la base ideológica del proletariado se traduzca el correcta línea política y en organización, esforzándonos porque se oiga por todos los rincones el grito de batalla del proletariado, las masas y los pueblos y naciones oprimidos por el imperialismo contra el capitalismo imperialista, que es hoy el mayor sistema imperante de explotación y de opresión.

¡Viva el Primero de Mayo, Día Internacional de Lucha de la Clase Obrera!

¡Avanzar en la Entronización del Marxismo-Leninismo-Maoísmo y la Construcción de Partidos Comunistas!

¡Impulsar el Proceso de Reconstitución del Partido Comunista de España!

¡Rechazar y Condenar los Ataques al Pte. Gonzalo!

¡Gloria al Internacionalismo Proletario!

Mayo de 2009

Partido Comunista de España