¡Proletarios de todos los países, uníos!

¡GLORIA ETERNA A LA CAMARADA NORAH!

El Partido, la guerra Popular

te concedieron el honor de vivir

por una causa inmortal;

y tu, camarada Norah

entregaste:

fuerza

pasión

coraje...

tu vida.

Por ello, continuando tu ejemplo,

te honramos.

Adiós con el corazón en un puño,

pues nuestro alma no puede.

¡Hasta siempre camarada!

Estado Español, diciembre de 1991

Comité Central

Partido Comunista de España


 

¡Proletarios de todos los países, uníos!

¡Honor y gloria a la camarada Norah!

En su 60º Aniversario


 

Resolución Especial

¡HONOR Y GLORIA A LA CAMARADA NORAH!

El I Congreso rinde profundo homenaje a la camarada Norah, miembro de la fracción roja y probada comunista, gran dirigente, ejemplo imperecedero de dar la vida por el Partido, combatiente indesmayable marxista-leninista-maoísta, pensamiento gonzalo y firme y siempre consecuente antirrevisionista. La más grande heroína del Partido.

El Congreso la condecora con la Orden de la Hoz y el Martillo, la más alta distinción partidaria y decide que en el futuro monumento de los héroes del pueblo se la ubique en un lugar especial y de la mayor referencia.

Perú, 29 de junio de 1989


“Hace buen tiempo ya que el Comité Central acordó que nuestro Partido condecoraría a sus mejores camaradas y se estableció que la Orden de la Hoz y el Martillo sería para ese fin, condecoración exclusiva para los mártires del Partido, no se puede conceder a nadie más.

Lo más importante es que es antirrevisionista, esa calificación es algo de lo más honroso  que puede recibir un comunista, en China, al camarada Kang Sheng se lo puso antirrevisionista”

Cita de la Intervención del Presidente Gonzalo

En el 1er. Congreso del Partido, 1989.

PRÓLOGO

EL Partido Comunista del Perú en este 60º aniversario del nacimiento de nuestra querida y por siempre recordada camarada Norah rinde su solemne homenaje con la edición de algunos escritos de camaradas que a título personal y orgánico redactaron por la fecha y han sido seleccionados para su amplia difusión entre los hijos de la clase y el pueblo.

IN MEMORIAM DE NORAH

Te estuvimos esperando, esperando en agosto, el veintinueve. Quisimos empaparnos en la cincuentena luminosa de tus ojos, tu risa y tus acciones. No pudiste llegar… es imposible para quien ha devenido tiempo detenido y ya sólo va vestida de recuerdos. Mas desenrollando la memoria los hechos palpitantes emanaron como agua de puquio para sedientos.

Ayacucho tarde de abril, corredor de casona antigua, patio empedrado y aire de jazmín; falda azul, blusa beige y la hermosa mujer emergiendo de ti niña aún caminando a los diecisiete. Y se abrió nuestra vida juntos, amor y lucha, lucha creciente y más amor hondo, sólido, fértil. Y maduró tu militancia: bregar con estudiantes y campesinos; redactar, imprimir, difundir Bandera Roja; y sobre todo impulsar la Fracción, construir el Partido y combatir el revisionismo hasta barrerlo. Ya eras antirrevisionista.
Y nos unimos totalmente y para siempre. Te desposé: corrían los días iniciales de febrero del sesenta y cuatro; y Cuzco en la piedra hecha historia de Machupicchu, Puno de la ternura azul del lago y la altiplanicie ahíta de manos empeñosas y Arequipa verde, mestiza y fuerte, sobre el embravecido oleaje campesino y remecía la sierra y más el sur, fueron testigos de nuestra luna de miel e inicio de intenso batallar.

China, la del Presidente Mao, te acogió y forjó en el auge turbulento de la revolución proletaria mundial; volviste la misma pero mejor y desde entonces indeclinablemente maoísta. Lima, Cajamarca y Ayacucho de nuevo supieron de tu servir al pueblo de todo corazón. Y otra vez densos años de trabajo y lucha con campesinos, mujeres y estudiantes rompiendo el cerco sanitario de quienes pretendieron aislarnos; y más tenaz aún defendiendo al Partido de los derechistas liquidadores que lo destruían. Eras constancia y firmeza de la Fracción y promesa del Comité Central en el II Pleno, y una bandera roja desafiante contra el viento.

Norah ¿recuerdas? Los fragosos años setenta, duros, difíciles pero fructíferos, plasmaron tu desarrollo: la organización del zonal más importante en Lima, la del Departamento de Propaganda, la forja del Comité zonal Andahuaylas –Cangallo, ejemplo de la preparación de la guerra popular y cuanto por el Movimiento Femenino Popular, hiciste, son prueba fehaciente. Y en las decisivas luchas contra la línea oportunista de derecha de “afines” y anarquistas, testigo inolvidable fue el IX Pleno, y el año setenta y nueve lo corrobora, tu calidad de gran dirigente brilló plena y reconocida. Así, comunista forjada, dirigente probada ingresaste resuelta a los tiempos de guerra que se abrieron.

Iniciaste la guerra popular en Chuschi y a su primera campaña le dístela más alta acción: Ayrabamba, 10 de julio de 1980, comprobando, contra quienes lo negaban, que habíamos iniciado una guerra de guerrillas maoísta y abierto el camino de cercar las ciudades desde el campo; y el mismo zonal selló el año con Ayzarca en diciembre. Mas la política fue siempre tu centro y punto fuerte: Combatiste por aplastar la última resistencia a iniciar la lucha armada, la del “Desertor” y su continuación “los mascarones de proa”. De tu experiencia y labios salieron, respaldados por la Fracción: “pensamiento guía” primero, “pensamiento Gonzalo”, después, “aprender del Presidente Gonzalo” y muchas más. Tú, Miriam y yo, como lo más rojo de la Fracción, Comité Permanente Histórico mantuvimos firme el rumbo en la tumultuosa y ardiente guerra popular, innegable derrumbe de caducidad y transformación para el pueblo. Los camaradas, aun extranjeros, no olvidan ni olvidarán tus sencillas y esclarecedoras palabras. “Como soldado rojo del Partido prometo no dar un solo paso sin la dirección personal del Presidente Gonzalo, garantía de triunfo”.

Y el I Congreso llegó por fin, congreso marxista, marxista-leninista-maoísta, pensamiento Gonzalo y una vez más bebimos profundidad de tus intervenciones como resuelta sagacidad en la lucha de dos líneas, y de tu luz y ejemplo. Fue el tiempo de tu plena madurez en despliegue; la promesa del setenta no sólo había dado opimos frutos, sino ofrecía mejores y más valiosos aún por venir. Y cuando nuestra camaradería se solazaba viendo cuajar años de lucha y esperanza…

Desde las sombras la muerte mordió tu corazón apagando su latido y el de tu pensamiento y voluntad que latieron siempre por la clase, el pueblo y los demás; catorce de noviembre, nueve de la mañana, mil novecientos ochenta y ocho, Lima. Tornóse el tiempo fluidez suspendida y el espacio vertiginosa estampida de las formas que devinieron remotas; absorto. Versos casi olvidados se hicieron angustiante carne lacerada: “Qué puedo yo esperar del capullo aún cerrado de este día! Abierto ante mi cielo e infierno, cuan indeciso mi espíritu vacila”; cuánto danzó entonces en mi alma la Elegía de Marienbad. Imágenes incompletamente imprecisas cual producto de lente interferida o de insuficiente impresión, pero registro de hechos contundentes e irreversibles.

Como usual y necesario, cuando fallece un dirigente, una comisión dio su veredicto y llamó a convertir el dolor en fuerza, proceder a las exequias y honrar la memoria de la gran camarada.

El azul uniforme partidario fue tu último traje; hoz y martillo de filigrana de oro en el pecho, pues fuiste condecorada y la única que ostenta la “Orden de la Hoz y el Martillo” que el Partido estableciera; cubierta con nuestra más hermosa bandera, rojo testimonio de historia comunista.

Y junto a ti, mudo y contemplativo, quizá casi no pensaba, poco sentía y sólo miraba, y cuantas veces rememoro, aflora persistente la huida de tu aliento, la ausencia del brillo incomparable de tus ojos y la frialdad creciente de tu frente en que deposité mi postrer beso. “¡Honor y gloria a la camarada Norah!” Y los símbolos en flores presidieron el doliente homenaje: hoz y martillo, Partido; estrella de cinco puntas. Ejército Guerrillero Popular; bandera roja, Nuevo Poder. Y la camarada Miriam y todos los camaradas, tensa ideología en batalla contra penas y furias; nunca antes los había visto así. Debí salir antes de que tú partieras; fue una lenta despedida casi inmóvil y el camino desde entonces se quedó sin ti… Y llevaron tus restos para ponerlos a buen recaudo, pues pertenecen al Partido y sólo al Partido.

Tras siete días cumplidos el ritual campesino de velar tus ropas e hilar recuerdos entramados de silencio. Pasando meses, el Congreso, en su tercera y final sesión, sancionó: “¡Honor y gloria la camarada Norah!” Hija predilecta del Partido, el proletariado y el pueblo; marxista-leninista-maoísta, pensamiento Gonzalo, combatiente comunista antirrevisionista.  ¡La más grande heroína del Partido y la revolución!

Y después… lo sabes Norah. Te informamos cuando en junio del noventa y tres necesaria e insoslayablemente reunidos en Comité Permanente Histórico, tú, Miriam y yo decidimos terminar la guerra popular iniciada el ochenta: Desde ahí la mayoría del Partido está de acuerdo y cada vez se suman más, pero…

Te estuvimos esperando el veintinueve. Comprendemos, la clase, el proletariado para llegar al comunismo ha de pagar el precio de su propia extinción; y en los comunistas se cumple la misma ley. Bien lo sabemos, y tú, Norah, por posición de clase, espíritu de Partido, servir al pueblo y desinterés absoluto, por tu devoción y entrega ilimitada en dar la vida por el Partido y la revolución hasta la consunción final de toda energía, eres comunista cabal y ejemplar.

Y así es, y es verdad incontrovertible, todo ser humano sólo es generación única e irrepetible de carne de materia espacio temporal modelada por la sociedad en la lucha de clases; y pese a lo inconmensurable de tu ausencia, pensamos, sentimos con asombre agradecido, inmensamente mayor el que hayas existido, vivido y luchado junto a nosotros.

PRESIDENTE GONZALO

3 de noviembre de 1995

Con motivo del cincuenta aniversario del nacimiento de nuestra querida y respetada camarada Norah, miembro histórico del Comité Permanente y la más grande heroína del Partido y la guerra popular del Perú el Presidente Gonzalo rinde homenaje a su siempre presencia con “IN MEMORIAM”; desde aquí, en la Prisión Militar de la Base Naval del Callao, encerrado en su celda, la número dos, veintitrés horas del día, sin ningún contacto con el mundo exterior bajo un sistema inicuo de aislamiento.

Esperando que así como yo hoy muchos otros camaradas e hijos del proletariado y el pueblo puedan leerlo, encarnarlo y difundirlo algún día futuro.

CAMARADA MIRIAM

Penal Militar Base del Callao,

14 de noviembre de 1995

AUGUSTA DEYANIRA LA TORRE CARRASCO

Ella en su camino creó el paisaje del alma de las mujeres del Partido: El 29 de agosto de 1945 empieza su vida en las bravías tierras del histórico Ayacucho, en la citadina Huamanga, la gran ola de los sesentas la tomó entre sus aguas para modelarla y entregarla a la fragua ardorosa del Perú de aquellos tiempos, a los diecisiete años asume el comunismo y cuánto tuvo que lidiar con la vida para arrancarle el derecho a decidir sus propios valores, pugnaz en el cambio en sus épocas de escolar solidaria cuestionó el sistema educativo, la Escuela Normal quedó chica para sus inquietudes sociales e intelectuales y trasladándose a la Universidad Nacional San Cristóbal de Huamanga la prédica del Marxismo la cautivó, todo se debatía en Ayacucho, eran épocas en que las ideas no se dejaban fluir sin someterlas al fuego de la crítica y había en el interior mismo de su ser un arco de guerrera; portadores de la vivencia de abrir la tierra para volverla fértil como de luchar para conquistarla, ávidos de saber futuro y esperanza fueron su cotidiana compañía, de Arequipa llegó él el 62, retirado de la cátedra docente por comandar la lucha para crear Escuelas de Filosofía y Psicología en la Universidad de San Agustín, se casaron en febrero del setenta y cuatro, viajaron al sur y tuvieron el lago como paisaje de sus primeras entregas y a las combatientes masas campesinas como cantera de sus ilusiones; juntos para servir a una meta común en el momento de la ruptura entre el marxismo y el revisionismo contemporáneo en el mundo y en el país: en la cuna de la fracción, si conformarla y encabezada por él, Norah, cofundadora de la fracción roja de Ayacucho destacaba en ella con la intensidad de sus ojos de paloma escrutante, vivo reflejo de una mente amplia y brillante inteligencia, de una hondura de sentimientos y una apasionada personalidad con los que se entregaba plena total a la causa del comunismo, tenaz promotora de las tareas partidarias permanencia muy atenta al mundo que la rodeaba de las tareas partidarias permanecía muy atenta al mundo que la rodeaba sirviendo al pueblo de todo corazón, activa recorría los barrios, los distritos, las comunidades en pos de beber de su espíritu de lucha, incansable organizadora estuvo por la reorganización del Frente Estudiantil Revolucionario (FER) y el impulso del trabajo femenino, por la organización de la mujer del campo, del mercado, las maestras y demás trabajadoras y funda el Movimiento Femenino Popular de Ayacucho, deja sus promisorios estudios universitarios para entregarse absoluta a la construcción del Comité Regional impulsando el “trabajo especial” es decir, el trabajo militar del Partido centrando en el campo y tomando como base las masas pobres de la ciudad combatiendo las desviaciones derechistas de militarismo, reivindicacionismo y foquismo; sus energías indoblegables, sus intensas emociones y su capacidad analítica quedaron estampadas en múltiples artículos de las primeras impresiones de nuestra “Bandera Roja” de Ayacucho, en la Nº 1, la 2, la 3, 4, 5… Mílite de las filas con ese don tan especial de llegar sencilla, profunda y amorosa al alma de las masas ganó mujeres y jóvenes a la causa comunista, en una célula aquí una asamblea allá, activa en la lucha interna contra las sucesivas líneas antagónicas: el revisionismo de Del Prado y compañía que abandonaban para siempre el camino de la violencia revolucionaria, el apartamiento del marxismo de Sotomayor, el oportunismo de derecha disfrazado de izquierda de Patria Roja y finalmente el oportunismo de derecha de Paredes que pretendía aniquilar el Partido diluyéndolo entre las organizaciones de masas, se forjaba como marxista-leninista-maoísta, pensamiento Gonzalo, adquiriendo experiencia política, y descollaba en el Congreso de la Juventud Comunista; siempre presente en las luchas del campesinado pobre de la zona recorre y promueve desplazamientos, estudia e investiga la lucha de clases en el campo, las características específicas de la semifeudalidad y el gamonalismo de la época, supo orientarse en medio de la confusión del 65 en el Comité  y puso coto a los intentos de subordinar el Partido a la acción armada del momento defendiéndolo como garantía del rumbo correcto en aplicación del principio de que el Partido manda al fusil, mientras Álvaro con su ausencia se nutría de la fuente misma del maoísmo en China, 1966, un nuevo grupo era enviado a China, ella entre ellos, a la tierra del Presidente Mao, al centro y base de la revolución mundial donde el grande glorioso y correcto Partido Comunista de China (PCCH) fundado el 21 había dotado de un gran triunfo al proletariado y los pueblos del mundo luego de una larga guerra popular cuando se tomara el Poder en 1949, allí maduros dieciséis años de construcción del socialismo iban a dotarla también de su riqueza, y si aprendió  marxismo en Ayacucho en China desarrolló su comprensión consolidando la convicción ya hecha carne de su carne. Quiso la vida tomarla entre los fuertes, no se quedó en París amante de la historia y su literatura, regresó entera y más a la pequeña Huamanga a entregarse completa, volvía a apretar el vigoroso calor de las gruesas manos de la tierra y su marcha se hizo más ligera, la derecha arrecia y tiende cercos, el Partido marchaba a la práctica, haciéndose implacable en la lucha contra el oportunismo de derecha que pretendía diluir el Partido en las masas y tenaz en la agitación sistemática de las reivindicaciones del pueblo, no solía adoptar una idea sin darle mil vueltas antes, escrutación que en sus hábitos ocupara un lugar característico, mérito propio era además el cariño respetuoso de los compañeros hacia ella, abierta a la unidad hacía concesiones justas o tajante en su rechazo a todo signo de apartamiento era capaz de enmudecer a su contrario aunque su enfado no le impidiera trabajar con el oponente. Se desplaza el 67 a la Cajamarca, firme en sus propósitos se abre hacia las almas hundidas en la miseria, vivió con ellas a la vez alumna y maestra de su pobreza ofreciéndoles el marxismo como arma que barre costras centenarias y tuvo allí que enfrentar los infames ataques del mismo oportunismo sectario, mendaz  rastrero que intentaba destruir la organización. De retorno a Ayacucho actúa como izquierda bregando por desarrollar el Comité Regional del Partido en pro de concretar el V Pleno en 1968 y vuelve a cerrar filas con la línea roja del camarada Gonzalo. En la VI Conferencia Nacional de enero 69 se acuerda la reconstitución de todo el Partido bajo la base de unidad marxismo-leninismo, pensamiento Mao Tsetung y Mariátegui en la lucha interna y la lucha de clases de las masas, es por aplicación de este acuerdo que en el Comité Regional se intensifica la lucha intensa contra el oportunismo de derecha que socavaba por todos los medios a la fracción roja pero Norah por vocación mayoritaria asume la responsabilidad de encabezar la Comisión Campesina del Regional de Ayacucho. Coparticipe del programa agrario difundido en la revista “Allpa” y polémica impulsora de la 1ª Convención Regional de Campesinos de Ayacucho impide que la comisión campesina fuera usurpada, se desarrolla el trabajo de las mujeres y redacta en “Rimariña Warmi”. Llegan las históricas jornadas del 69 a Ayacucho, ella con su sudor bendito y la blusa remangada estuvo total plena entera en la inolvidable lucha popular por la gratuidad de la enseñanza dirigida por el Partido donde actuara el Frente de Defensa del Pueblo de Ayacucho nacido a instancias del trajinar indoblegable de la fracción roja años antes, e bullicio de la protesta se elevó en justa indignación reclamando su derecho, nadie sabe cómo le llegó la fuerza a su frágil cuero cuando rompió el cordón policial para alegría de las madres de los caídos quienes recuperados sus cuerpos tuvieron el patio del FDPA como recinto de su solemne homenaje. Y ella tuvo que presentir por las miradas el dolor de las rejas: a los muertos los presos con un telón de fondo oscuro, salió corriendo de la marcha pero el avión había partido a Lima con cerca de cien detenidos, entre ellos Álvaro y Norah encabezó el apoyo a los prisioneros.

Enero del 70 la explosión del Partido en cuatro fracciones no arredra a nuestra fracción, él a la cabeza, ella siempre cerrando filas, convoca la histórica sesión por la Defensa de la vida del Partido, ella ahí más madura, más tenaz, más convicta en el maoísmo decidida a bregar por la reconstitución del Partido. Para poner en práctica el inicio de la reconstitución se extiende a Lima la experiencia del Plan Estratégico para el Comité Regional de Ayacucho, se sientan las bases ideológico políticas y organizativas para reconstituir el Partido ligándolo a las masas, se crean los organismos generados, ella va al Movimiento de Campesinos Pobres (MCP), al Movimiento de Obreros y Trabajadores Clasistas (MOTC), al Movimiento Juvenil (MJ) a los tres años del 72 al 75 fueron un batallar político inagotable para combatir al liquidacionismo de izquierda que en Lima se oponía a reconstituir el Partido ligándolo a las luchas de las masas centrando en prensa abstracta y pequeños círculos de estudios, el ya fortalecido Comité Regional de Ayacucho desplaza cuadros al campo y a Lima para la reconstitución y todo el Año Internacional de la Mujer 1974-1975 se despliega una profusa actividad en todo el país para impulsar la reconstitución y se va a fundar el Movimiento Femenino Popular (MFP)  a nivel nacional: al velasquismo le desbarata el carácter corporativista en sus propias tribunas, contra uno de sus cuadros reputados, a la Reunión Internacional de Mujeres por la Liberación Femenina de PetroPerú fue con las banderas de la emancipación de la mujer, en el auditorio de la Biblioteca Nacional tuvo por blanco al ponente, un cónsul de la URSS devenida revisionista quien salió abandonando la ponencia y el local, y Norah viaja a las cañeras del norte, a las mineras del centro y a las fábricas del sur en un periplo nacional que concluiría en Ayacucho donde constituye el Movimiento Femenino Popular (MFP) nacional coronando un año de convenciones zonales, regionales y nacionales de mujeres campesinas, obreras, de barrios y barriadas, de estudiantes de todo el Perú. Interceptada por la policía en la céntrica Plaza Unión por volantear sobre las madres combatientes ignoradas contra el alza del costo de vida sortea la represión recuperando sus documentos, acusada de acción instigadora participa en el empapelado de Lima con los cien mil afiches de Mariátegui, coautora de “El marxismo, Mariátegui y el Movimiento Femenino Popular” lo difunde y expone en odas partes del país y es tan grato recordarla con el corazón abierto con las mujeres mineras del centro o en la Escuela Normal de Chiclayo dialéctica y polémica ganando nuevas fuerzas. En 1976 el desarrollo de los organismos generados nos llevó a un salto partidario y se reorganiza el Comité Metropolitano, ella entra como secretaria del Comité Zonal Principal en el cono norte de Lima, año en que es incorporada al Comité Central en 6º orden jerárquico. En el 76 y 77 impulsa los dos plenos del CC el VI y VII sobre la construcción en función de la lucha armada, concluía así la brega por el impulso de la reconstitución del Partido para abrirse el momento de culminar la Reconstitución y Sentar Bases para el inicio de la lucha armada: en la álgida lucha interna del VII Pleno cerró filas con la cabeza de la izquierda, el camarada Gonzalo, combatió con firmeza la línea oportunista de derecha (LOD) que se opuso al salto del inicio de la lucha armada y votó decidida por la expulsión de antiguos camaradas que recularon en el momento decisivo de definir y decidir, entrando el Partido a su tercer momento: dirigir la guerra popular empezando con el primer hito la Definición (de iniciar), a la vez que desplazados todos los dirigentes al campo el camarada Gonzalo todo ese año recorría la zona centro del país, de características mineras: Huancayo, La Oroya, Morococha, como cabeza del Comité Piloto del Partido, y la camarada Norah el centro sur de Ayacucho, Apurímac y Huancavelica; a fines del 79 en el segundo hito: la Preparación (del inicio) ella mantuvo su firme posición de izquierda del Partido en toda la Conferencia Nacional informando los resultados de la gran investigación sobre las condiciones objetivas y subjetivas en el campo para el inicio, cuya parte le correspondió informar, quedando con los informes de los recorridos de los demás dirigentes el camino expedito para el Salto al Vacío.

Con estas actuaciones en primera línea de la lucha política con las masas  en la lucha interna del Partido cerraba así una segunda década en su derrotero de marxista-leninista-maoísta, pensamiento Gonzalo, antirrevisionista, y por siempre la recordaremos en sus palabras “¡Cómo soldado rojo del Partido prometo no dar un solo paso sin la dirección personal del Presidente Gonzalo, garantía de triunfo!”.

Con sus veinte años de comunista ejemplar cuando al fin la palabra se convertía en acción se rompe la resistencia final de la derecha y se vive el Inicio  de la lucha armada, Norah es propuesta como segundo miembro del Comité Permanente, sobre la expulsión la deserción y la derecha eran fuerzas en contrario, en el Comité Central de la Iª Escuela Militar se desenvuelve la votación unánime ratificada dos veces porque la composición orgánica requería de probados elementos de izquierda para dar el salto al vacío, asumiendo desde la preparación la dirección del Comité Zonal Principal del Partid, Andahuaylas-Cangallo, ahí se produjo Chuschi, luego con los iniciadores plasma la primera acción guerrillera del Partido: con una centena de campesinos lugareños Norah asalta Ayrabamba, en dos años multiplicó la militancia incorporando a aquellos cuyos intrépidos pies ya eran grandes antes de coger un arma y las acciones por los cerros escarpados dieron cuerpo en el campesinado a “la rebelión se justifica” inmensa era su alegría y profundos sus análisis en los informes y debates resaltando la forja de aquellas mentes comunistas en brazos campesinos. Por el desenvolvimiento de la guerra y las necesidades del Partido pasa a la más absoluta clandestinidad y encierro, ya no más celajes maravillosos, ya no más recorridos, ya no tampoco mojarse en el río con sol ni el viento seco de los Andes volaría sus cabellos, las cortinas, cerradas, los cuartos en penumbra las voces en susurro serían desde entonces sus únicos paisajes, a partir de ahí toda su valiosísima experiencia comunista se convierte en aporte decisivo a la estrategia del Partido, volver a estudiar el marxismo, debatirlo sistemáticamente tomándolo como arma para resolver los problemas candentes de la lucha de clases en el país y el mundo, para aplicarlo a las tareas del momento, dictar Escuelas de cuadros en la línea política general y su centro la línea militar en todos los comités partidarios, de las exposiciones políticas suyas en el Comité Central muchos somos vivo testigo, muchas sus iniciativas fueron adoptadas como acuerdos del Partido: “¡Aprender del Presidente Gonzalo!” “pensamiento guía” “pensamiento Gonzalo” como ideología específica ¿Cómo no recordarla cuando abiertamente planteó su matiz en la aplicación de la militarización del Partido sin haberse opuesto a ésta nunca? Permanente se llevó a la práctica como problema a investigar, ella misma dirigiría la investigación sobre la construcción de los tres instrumentos y el trabajo de masas del Partido en la guerra cuando el Comité Central acogiera la investigación y su propuesta ¿Cómo no recordarla en los profundos debates del Comité Permanente? ¿Cómo no recordarla en las Escuelas Populares que dictaba con las masas, en las Escuelas de cuadros partidarios zonales, regionales o centrales, con sus granitos de maíz en el suelo tratando de explicar los cercos y contracercos de las campañas? ¿Cómo no tenerla presente con su gorra verde en la Iª Compañía del Ejército Guerrillero Popular o su uniforme azul del Partido? Por su firme aplicación del internacionalismo proletario tuvo principal participación en los vínculos internacionales en defensa del maoísmo y la guerra popular en el Perú, y los camaradas del Perú y del mundo daremos siempre fe de que sus posiciones cerraron filas con la Jefatura, el maoísmo y la izquierda en general. Entonces como entregara fervorosa su amor a las masas campesinas de quienes aprendió a ser sencilla predicó un hondo cariño hacia sus camaradas con quienes compartía sentimientos e intensas emociones en los plenarios experimentando el desgarramiento doloroso de la pérdida de reconocidos dirigentes y cuadros o contagiándose con la alegría de sus éxitos en la construcción de una nueva sociedad.

1987, se cumplía la tarea pendiente dejada por nuestro fundador José Carlos Mariátegui, el 28, Norah vibraba de emoción y redactaba los Esquemas de difusión a debatir bajo los cuestionarios de todos los comités un año antes y estudió, redactó y expuso sobre línea militar, línea internacional y línea de construcción de los tres instrumentos de la revolución en inagotable empeño por plasmar el I Congreso del Partido, Congreso marxista-leninista-maoísta, pensamiento Gonzalo.

Apagados sus latidos su ausencia debilitó la izquierda en la dirección y dejó un profundo vació en el Partido. Su invicto derrotero comunista, su trascendente papel en la dirección estratégica de la guerra popular en el Perú su indeclinable convicción en el marxismo-leninismo-maoísmo, pensamiento Gonzalo, su servir al pueblo de todo corazón, su desinterés absoluto y su entrega total al Partido la hicieron merecedora de una expresa Resolución del Congreso declarándola la más grande heroína del Partido y la revolución, gran dirigente del Partido Comunista del Perú, segundo miembro del Comité Permanente Histórico, ejemplar comunista marxista-leninista-maoísta, pensamiento Gonzalo, firme combatiente antirrevisionista; así como primer miembro digno de ser condecorado con la orden de la hoz y el martillo la primera y más alta condecoración que el Partido concede. En el futuro monumento de los héroes del pueblo la camarada Norah tendrá un lugar preferente, remató el Congreso.

Breve, sus veintiocho años de rojo sendero comunista dejaron en su caminar inagotable y seguro una estela indeleble a seguir por hombres y mujeres del Partido, el proletariado y el pueblo que la querremos con profundo cariño y respeto en su creada eternidad.

En este 60 aniversario de su nacimiento 29 de agosto del 2005 asumimos rendir justo y merecido homenaje a nuestra camarada Norah tomando el documento “In Memoriam de Norah” redactado por el Presidente Gonzalo el 3 de noviembre de 1995 ¡Honor y Gloria a la camarada Norah! ¡Camarada Norah! ¡Presente!

Miembros del Buró Político del Partido Comunista del Perú

HOMENAJE A LA MEMORIA DE LA CAMARADA NORAH

Con la profunda emoción comunista y revolucionaria celebramos el 60º aniversario del nacimiento de la querida y siempre recordada camarada Norah, la más grande heroína del Partido y la revolución, gran dirigente del Partido Comunista del Perú, segundo miembro de su Comité Permanente Histórico, ejemplar comunista marxista-leninista-maoísta, pensamiento Gonzalo, firme combatiente antirrevisionista.

Augusta La torre Carrasco nació el 29 de agosto de 1945 en la ciudad de Huamanga, Ayacucho. Desde sus primeros años recibió la influencia de las ideas marxistas, fue desenvolviendo un espíritu rebelde y  “una manera especial de ser”, vigorosa, resuelta, impetuosa, sencilla y franca, de un cariño desbordante por el proletariado y las masas populares, en cuya indomable y tenaz lucha contra los opresores de dentro y fuera fue formando su voluntad y su carácter como la mejor y más brillante de sus hijas.

Estudió la secundaria en la Gran Unidad Escolar Nuestra Señora de las Mercedes, en la misma ciudad de Huamanga. Además de su profundo sentido de responsabilidad y perspicacia en los estudios, destacó por su brega decidida contra el sistema semifeudal en la enseñanza, de sometimiento ideológico y político y régimen tiránico y opresor que imponían las autoridades escolares, defendiendo más bien la libertad de pensamiento, y el respeto de los derechos de los estudiantes, logrando por ello el apoyo y solidaridad de sus compañeras.

Pasó luego a estudiar la carrera magisterial en la Escuela Normal de Ayacucho, donde prosigue ejerciendo influencia en la organización y la lucha de los estudiantes.

Es la década del 60, cuando la gran lucha del movimiento campesino, la lucha huelguística en la clase obrera y lucha universitaria que se desarrolla a más alto nivel repercuten en el Partido, en ese contexto el Presidente Gonzalo forja la Fracción Roja en Ayacucho con ideas claras de que el Partido es para tomar el Poder y debe basarse en la teoría marxista, lucha frontal contra el revisionismo, adhiriendo firmemente a las posiciones del Partido Comunista de China y con el trabajo campesino como principal. El año 62 el Presidente Gonzalo pasa a reorganizar el Partido en Ayacucho, como un Partido proletario, clandestino y ligado a las masas, construyendo un Comité Regional cuyo centro de trabajo era el campo, con la organización de las masas pobres de la ciudad, la reorganización del Frente Estudiantil Revolucionario, el impulso del trabajo femenino y lo trascendental, la conformación del “trabajo especial”, esto es, el trabajo militar del regional, combatiendo el militarismo, mercenarismo y foquismo.

La camarada Norah, que tenía entonces 17 años, asume resueltamente la militancia comunista, y desde el comienzo dando ejemplo de cierre de filas en torno al Presidente Gonzalo, estudio perseverante de la ideología del proletariado, y alta disciplina. Su pasión revolucionaria, su empuje en las tareas, el abrir brecha y jamás conciliar con la oposición a la necesidad partidaria, influyó, atrajo y sirvió para que rápidamente se incorporaran mujeres y jóvenes al trabajo revolucionario. Integrante –desde un inicio- de la Fracción Roja, la camarada Norah con la convicción de que la causa revolucionaria exigía abrir el Camino de cercar las ciudades desde el campo, como había especificado en nuestro país el Presidente Gonzalo, impulsó el trabajo campesino y “especial”, desplazándose personalmente por diversas zonas del campo, dirigiendo el estudio y la investigación, logrando el respeto e indiscutible ascendiente entre sus camaradas. Así servía, en dichos y hechos, a la lucha por la ideología de la clase y contra el revisionismo, que es guía del trabajo partidario en esa década.

En el curso de la lucha interna contra Del Prado el año 64, Sotomayor el año 66 y contra el oportunismo de derecha disfrazado de izquierda de Patria Roja el 67, la camarada Norah va logrando una sólida formación marxista-leninista-maoísta, pensamiento Gonzalo, experiencia política  en el manejo de la lucha de dos líneas, así como una relación fluida y permanente con las masas de todos los sectores, que constantemente han relievado en la camarada su franqueza y sencillez, carente de afectaciones o preocupaciones personales, y en su entrega absoluta e incansable al trabajo revolucionario.

Bajo la Jefatura del Presidente Gonzalo apoya firmemente las luchas del campesinado pobre de Ayacucho, contra el sistema semifeudal y el poder terrateniente y por las invasiones de tierras, así como promueve los primeros desplazamientos de mujeres jóvenes e intelectuales, que gradualmente se integran con las masas pobres en campo y ciudad.

El año 65 el Presidente Gonzalo y camarada Norah contraen matrimonio, y su unidad ejemplar al servicio de la causa del Comunismo, el marxismo-leninismo-maoísmo, los intereses de la Revolución Proletaria Mundial y la Revolución Peruana y del Partido Comunista, convirtieron su hogar, austero y sencillo, en un punto de constante encuentro de camaradas, compañeros, campesinos, masas pobres de los barrios, estudiantes, intelectuales, donde todos recibían luz, calor, preocupación y apoyo a sus problemas y consultas, y se trataba, discutía y aprendía de la situación mundial y nacional, de ciencia y arte.

En 1966 la línea roja enarbola el marxismo-leninismo-pensamiento Mao Tsetung, y gracias a su brega la camarada Norah, junto con otros camaradas viaja a la República Popular de China, a beber del Maoísmo de su propia fuente, en la más grande escuela proletaria de toda la tierra.

Al retomar al país asumió decididamente el trabajo campesino, se desplazó a Cajamarca. Allí bregó arduamente, hasta que tuvo que salir por la oposición sectaria de Paredes al desplazamiento de cuadros, tras la imputación de que la línea roja buscaba copar y controlar zonas.

Nuevamente de Ayacucho sirve a que la línea roja se imponga en el Comité Regional y se concrete en el exitoso V Pleno, en 1968. Culminada la VI Conferencia de enero de 1969, que gracias a la brega del Presidente Gonzalo establece la Base de Unidad Partidaria y Reconstitución del Partido, la camarada Norah, en medio de la intensa lucha con la fracción de Paredes, encabeza la Comisión Campesina del Comité Regional, y apoya el trabajo el Presidente Gonzalo que permite, en mayo de 1969 que se establezca el Programa Agrario del Partido y la concreción de la I Convención Regional de Campesinos de Ayacucho. Su lucha prosigue en defensa y por la aplicación de los acuerdos de la VI Conferencia, trabaja entre los jóvenes secundarios y mujeres y garantiza que la Comisión Campesina no sea usurpada.

En junio del 69 se desarrollan las históricas luchas contra el Decreto 006 del régimen fascista de Velasco, que consiguen finalmente su derogación. En este curso el Partido dirige la lucha de las masas juveniles secundarias y de los padres de familia, derrota a las  posiciones convergentes con Paredes que se oponía a la movilización de las masas contra el Decreto 006, y finalmente transforma toda esa lucha en una de todo el pueblo por la Educación Popular, y la primera derrota de régimen fascista. Cuando las autoridades y la policía se oponen a entregar los cadáveres de los estudiantes muertos que permanecían en el Hospital de la ciudad, la camarada Norah con ímpetu y audacia encabeza a los deudos y las masas, rompen el cordón policial y recuperan los cadáveres trasladándolos al local del Frente de Defensa del Pueblo para rendirles homenaje y luego realizar multitudinario entierro.

El régimen fascista se ve obligado a derogar el malhadado decreto, pero desata una represión contra los dirigentes de todas las organizaciones, asesinan estudiantes y campesinos, apresan al Presidente Gonzalo y casi un centenar de dirigentes populares. La camarada Norah encabezó la respuesta popular, partiendo de garantizar la continuidad del trabajo, realizando el entierro de las víctimas y organizando el apoyo a los prisioneros.

A comienzos de los años 70 cumplió un papel destacado participando en el histórico II Pleno del CC, que zanjó la lucha contra el liquidacionismo de derecha y por la defensa de la vida del Partido.

A mediados de ese mismo año, el régimen fascista volvió a detener al Presidente Gonzalo, estudiantes y profesores de la universidad y los condujo a Lurigancho. La camarada Norah nuevamente organizó el apoyo a los prisioneros, bregó por mantener el trabajo partidario, combatiendo la acción de desconocimiento derechista de la dirección, así como la expulsión del Presidente Gonzalo y camaradas por el liquidacionismo de derecha.

La década del 70 es el segundo momento de lucha interna por volver a construir el Partido son 10 años de lucha contra el revisionismo para concretarlo, de lucha por la Línea Política General y la línea militar como centro y la Reconstitución del Partido. Del 70 al 73 se trabajó intensamente por restablecer el trabajo. El año 72 el Presidente Gonzalo estableció el Plan Estratégico para el Comité Regional de Ayacucho, y desde el 73 toda la brega se concentró en función de desarrollar el trabajo de masas, pues el problema era Reconstituir el Partido ligándolo a las masas, proceso que empezó con la lucha contra el liquidacionismo de izquierda, el que fuera finalmente derrotado en el V Pleno del CC de 1975. La camarada Norah luego de aportar, bajo la jefatura del Presidente Gonzalo, en el fortalecimiento del Comité Regional, principalmente impulsando el desplazamiento de cuadros al campo y el desarrollo del trabajo del Movimiento Femenino Popular, se desplazó a Lima para, apoyando al Presidente Gonzalo, realizar la reorganización del casi inexistente trabajo de allí y el año 76 se concreta la reorganización del Partido en la capital. Y concluye la brega por Reconstituir el Partido para la guerra popular, abriéndose la lucha por Culminar la Reconstitución y Sentar Bases para el I.L.A.

Es a partir del año 1972 para adelante que el trabajo cobra mayor extensión y profundidad. Las Convenciones de masas en diversos sectores se suceden, las Reuniones Nacionales de activistas logran dimensión nacional, el trabajo zonal, la vertebración de los organismos generados, el crecimiento de las escuelas populares, se plasman en todo el ámbito, tanto en Lima como en Ayacucho, y empieza a extenderse a otros puntos del país. Particularmente importante es el desarrollo del Movimiento Femenino Popular, que abre brecha en el trabajo con el proletariado minero, el proletariado agrícola de la costa, y en las masas pobres de la ciudad, en las barriadas. Es justamente sobre este proceso que con justa razón el Presidente Gonzalo dice: hay cosas del pasado que son buenas y deben proseguirse, y en el Movimiento Femenino Popular hay acero. ¡Dónde no han estado! Fábricas, oficinas, magisterio, universidades, colegios, campo, casa; no se arredraban ante las críticas, siempre estaban al ataque, han usado todos los campos, han ido a obreros, campesinos, han hecho Convenciones, por ejemplo la de universitarios y ni Vanguardia Revolucionaria ni Patria Roja pudieron con nosotros.

En la segunda mitad de la década del 70 la camarada Norah y la camarada Miriam desarrollaron una gran actividad enfrentándose a diversos reaccionarios, como José Adolph y el embajador de la Unión Soviética de aquella época, desenmascarando la tesis de la liberación de la mujer. Aquí lo central es que ambas camaradas son dirigentes, asumían cargos dirigenciales en el Partido y son quienes desenvuelven esa lucha.

En el VI Pleno del CC en el año 76, se empieza a esbozar la línea oportunista de derecha en el campo y, cuando el Presidente Gonzalo define y deslinda en contra de ella, la camarada Norah de inmediato cierra filas con él y arremete en la lucha, que mas tarde se intensifica contra el obrerismo en ciudad.

En abril del 77 en el VIII Pleno se aprueba Construir en función de la  Lucha Armada. En junio se establece el Plan Nacional de Construcción. Junto al Presidente Gonzalo, la camarada Norah organiza la Escuela Nacional de Cuadros, el desplazamiento de decenas de cuadros a todo el país, y ella misma junto a otros camaradas se desplaza hacia Andahuaylas, donde desarrolla un febril trabajo de estudio e investigación de la situación del campo, y de organización del campesino, principalmente pobre. Demostrando una notable capacidad organizativa, con muy pocos camaradas que desplazaban en forma individual diariamente a distintos pueblos y se reunían el domingo para hacer el balance, vertebran escuelas populares, organismo generados, especialmente el Movimiento de Campesinos Pobres. El informe que presenta sobre la investigación del Movimiento Campesino demuestra profundo conocimiento de la situación de la lucha de clases en el campo y resume importantes lecciones para el trabajo de masas, lo que el Presidente Gonzalo destacó y el CC reconoció y saludó.

El VIII Pleno, realizado en julio de 1978, es de gran importancia, pues establece el “Esquema para la lucha armada” y todo el Partido entra en reorganización general, poniéndose el centro en el campo para desarrollar la forma principal de lucha y la forma principal de organización y se pusieron bases de la construcción de los tres instrumentos de la revolución. Se desarrolla la lucha contra los grupos de afines, anarcos y clan, y defensa de la Fracción Roja que el Presidente Gonzalo dirige. La camarada Norah toma posición y se reafirma, desenmascara la acción de los grupos así como refuta y aplasta el ataque de los afines, que centran contra ella, pero en realidad buscaban cambios en la Dirección Central. Con este evento concluye la Reconstitución.

Iniciando el tercer momento del Partido, en el primer hito –el de la definición-, se adopta el acuerdo histórico y trascendental de iniciar la guerra popular en el país, lo que fue definido en el IX Pleno Ampliado de junio de 1979, que derrota y expulsa a la LOD que se oponía al I.L.A. Todo el Partido cierra filas con el Presidente Gonzalo, Jefatura del Partido y la Revolución, la camarada Norah y la camarada Miriam, que conforman el comité Permanente Histórico que asume la dirección de la guerra popular.

En el proceso de la guerra popular dirigió personalmente las primeras acciones guerrilleras, las más importantes del I.L.A en el campo, abriendo brecha en los golpes contra el gamonalismo con los arrasamientos a las haciendas de Ayrabamba y Ayzarca, en el valle del Pampas. Destaca con nitidez su condición y calidad de gran dirigente comunista, miembro de la Fracción Roja, dirigente histórica de la Reconstitución y Segundo Miembro del Comité Permanente Histórico de la GP; con la Jefatura del Presidente Gonzalo y junto con la camarada Miriam, fueron los tres camaradas que concentraron esa gran responsabilidad, en brega tenaz incansable y heroica. En ellos se concentró todo lo que acontecía en el creciente y cada vez más cruento enfrentamiento entre revolución y contra revolución, la solución y decisión de los grandes problemas políticos, de la construcción del partido, el ejército guerrillero popular y el Nuevo Poder; los comités Populares, Bases de Apoyo y República Popular de Nueva Democracia en formación, así como el desarrollo de la guerra popular. En esa brega es que la camarada Norah resaltó en todos los aspectos y demostró con brillantez su convicción y su sólida formación personal, hondo espíritu partidario, su profundo amor al pueblo y espíritu de servirlo de todo corazón. Descolló en primera línea en defender la Jefatura del Presidente Gonzalo, en enarbolar, defender y aplicar el pensamiento Gonzalo, nuestra arma ideológica estratégica, específica y principal. Fue por iniciativa y propuesta de ella que el Partido estableció las consignas de Aprender del Presidente Gonzalo y Encarnar el pensamiento Gonzalo. Nos forjó en el ejemplo de reconocimiento, lealtad, camaradería y respeto al Presidente Gonzalo, de cómo se trabaja unidos, con absoluta entrega, dedicación y desinterés absoluto, enseñándonos con su ejemplo imperecedero a Dar la vida por el Partido y la Revolución. En los eventos partidarios y los debates del CC la camarada Norah abría brecha, cerrando filas y tomando firme posición por los informes presentados por el Presidente Gonzalo, resaltando los aportes y desarrollos del pensamiento Gonzalo al marxismo-leninismo-maoísmo, a la Revolución Proletaria Mundial; abría y desenvolvía firme y sagaz lucha de dos líneas contra el derechismo y el revisionismo, intervenciones a las que se sumaban las de camarada Miriam, dando rumbo y sirviendo decisivamente a la cohesión y unidad ideológica y política del CC en torno a nuestra Jefatura. Ambas camaradas exponían iniciativas y propuestas, incluso opiniones con sus propios matices, pero cerrando siempre filas con el Presidente Gonzalo y el pensamiento Gonzalo; redactaron importantes documentos partidarios, tales como los esquemas para el estudio del marxismo y el problema militar. La camarada Norah, no obstante su gran responsabilidad y obligaciones de dirección a las que se dedicaba y entregaba completamente y sin tregua, tenía una manera especial de vincularse y llegar a cada camarada, expresando preocupación y aprecio camaraderil, recibiendo a su vez el reconocimiento, respeto y cariño de los camaradas que la conocieron.

La brega sin tregua y la dureza de la vida clandestina fueron sus últimas trincheras, hasta que se apagó su corazón el 14 de noviembre de 1988, en las circunstancias del arduo trabajo por llevar adelante y concretar el I Congreso del Partido, hito imperecedero de victoria. Su muerte fue una gran pérdida para el Partido y la revolución, la izquierda, la Fracción Roja y el Comité Permanente Histórico quedaron debilitados.

El I Congreso le tributó un solemne homenaje y aprobó una Resolución reconociéndola como la más grande heroína del Partido y la Revolución, gran dirigente, ejemplar comunista marxista-leninista-maoísta, pensamiento gonzalo, firme combatiente antirrevisionista. Asimismo se le impuso la condecoración de la Orden de la Hoz y el Martillo, la primera y más alta que el Partido concede. Fue acordado levantar el monumento a los héroes del pueblo en el que camarada Norah tendría un lugar preferente.

Como nos enseña el Presidente Gonzalo, a lo largo de la historia gloriosos combatientes del pueblo han entregado su vida por la Revolución Proletaria Mundial y el Partido Comunista del Perú en la guerra popular, el más grande movimiento revolucionario de la historia peruana, ha generado una pléyade inmarcesible de héroes del proletariado y el pueblo, ejemplos imborrables de dar la vida por el Partido y la Revolución, destacando primero y principalmente la camarada Norah. Los militantes, combatientes e hijos del pueblo deben seguir siempre el camino por ellos abierto y seguir su luminosa huella.

Al celebrar el 60º aniversario de su nacimiento, asumimos y compartimos las hermosas palabras del Presidente Gonzalo y camarada Miriam:

“Te estuvimos esperando el 29, Comprendemos, la clase, el proletariado para llegar al comunismo ha de pagar el precio de su propia extinción; y en los comunistas se cumple la misma ley. Y bien lo sabemos, tu, Norah. Y así es, y es verdad incontrovertible, todo ser humano sólo es generación única e irrepetible, de carne, de materia espacio-temporal, modelada por la sociedad en lucha de clases, y pese a lo inconmensurable de tu ausencia, pensamos, sentimos, con asombro agradecido inmensamente mayor, el que hayas exitido, vivido y luchado junto a nosotros”.

¡Honor y gloria a la camarada Norah!

¡Camarada Norah: presente!

Agosto de 2005

(Miembro del Comité Central)

BREVE SEMBLANZA
DEL PASO POR ESAS TIERRAS DEL PUKA INTI*

Allá por las alturas de Vischongo

pueblito de cal y canto, el Intiwatana marca los tiempos

transcurrir de aguas, espigas y cantos de acacios, quilinchos

y el pisar de ojotas que van y vienen haciendo caminos

abriendo senderos, haciendo historia

rodeado de verdes campos en primavera

dorado por los trigales

en ponchos tendidos al sol

se acuna el amor serrano

enraizado a estas tierras

Vischongo cobijó en algún tiempo a quien sembró la semilla

en buenos surcos

y recogió sus frutos en ese canto andino

en esa vida sencilla que

con su sangre regó y fructificó

arrancando las rodillas del suelo

y se irguieron con su frente cetrina mirando el futuro.

Fue él cuando en unos de esos tiempos montando a caballo

llegó a esas tierras

un hombre sencillo de mirar profundo

oteando el horizonte vislumbraba el futuro

poniendo cimientos compartió la trocha

de estos hermosos hombres de valles

quebradas y pampas

caminó con el hombre indio campesino de manos rugosas

de trabajo rudo, quemadas al sol, rajadas por el frío invierno

abiertas y solidarias, cálidas y firmes

que cogidas a otras sumaron los muchos

que vertebraron perlas y fueron collar

Puka Inti lo llamaban

a ese hombre sabio de dulce sonrisa de comprensible hablar

que junto a una bella mujer, de hermosos ojos negros,

cabellos al viento

pies en el río

y brazos tibios de sólido apoyo

con palabras suaves y plática encendida

sembraban en los corazones, atizaban las llamas

sentados al pie del fogón en un pellejo de carnero

enseñaban el por qué los taitas de las haciendas

se habían hecho dueños de sus tierras de los animales y de los abusos que cometían

por qué el gamonal o mandón del pueblo también les quitaba o que tenían

y amenazaban con la ira del taita Dios

cuántas cosas aprendieron que les abrieron las mentes

con cada una de sus palabras iban escribiendo en limpio

la anhelada espera convertida en esperanza real

y de lo más hondo brotaban como cascadas sus vivencias propias

sus odios acumulados de centurias y trunca su libertad

y de pronto la tenían en su delante

sólo bastaba tomarla con sus manos

porque en sus mentes brotó y caló la buena semilla

renacieron en ellos sus ansías de libertad

sólo bastaba el verbo en acción.

En sus almas sencillas inundó la luz

baño de esperanza cual agua bendita del río Pampas

cada palabra del Puka Inti

fue como en tierra fértil, que se esparcieron y se multiplicaron

entre ellos se decían él debería enseñar, ser nuestro profesor

no como esos otros que saben poco y se creen grandes señores

ella enseñaba de cómo sembrar la tierra cómo adornar hasta en macetas con plantas de manzanilla

de cedrón o de yerba lusa que aromaticen los aires y les sirva de medicina principalmente

que cada parte de las tierras tenga la justa semilla

aprovechar cada surco, sembrar lo que se requiera

cuántas cosas,

como, decían, bonito nos hablan, parecen como nosotros, como si vivieran como nosotros

nada difícil nos parecía, claro pues, era sencillo

antes nadie nos dijo eso

él nos habló de cerros embanderados

ella de nuestras cosechas colectivas

de nuestras escuelas

de los hospitales aquí en el campo

de cuántas cosas teníamos que construir

y que requeríamos armar nuestra mente, nuestras manos luego,

y así lo hicimos y en ese tiempo que estuvo él con nosotros y ella

supimos que de otros pueblitos lo esperaban

ella lo dejó ir todos lo despedimos

ella lo recibió todos lo acogimos.

Así llegó en las vísperas del Alba de los 80 y tuvo una visión: El reino de la libertad
y se la contó a ella

su urpi

y nos la contó a todos.

Así llegó a los más pobres, desposeídos

donde se come sopa con grasita de cuajar, atajo y sal de piedra y un poco  de mote si lo consigues.

Ya sembró y así siguió él su camino

recorriendo estas tierras y sus adentros

a donde nadie sabe que existe.

Y, en día de esos tiempos pasó él a Andahuaylas

en la misma fecha que Bolívar llegó a esa tierra

coincidencias históricas

y disfrutó con la IX sinfonía los celajes de esta tierra Chanka de ancestrales fuerzas y rica experiencia

y celebró junto a campesinos pobres, jóvenes, mujeres , maestros

la buena nueva que les traía y ahí también preparó el camino

acunó mentes y armó brazo

divisó los campos del valle del Chumbao

y en forma clarividente previó estos lares se entroncarían con la necesidad

se enrojecieron sus cerros

se tiñeron de escarlata a raudales

cuántos, cientos fueron parte del eje

cual macizos robles enfrentaron la tormenta

tanta fue la sabía recibida

que inspiró acordes, notas y oficiales canciones

brotaron de lo más recóndito con profunda visión, como: “En la cumbre de una montaña flamea al viento … la bandera, bandera roja encarnada esperanza de los pueblos…” y se hizo realidad el que esos, aquéllos y muchos más roturaron los campos de un día en los ochenta en los mayos de ese siglo junto al Puka Inti con ella más y nosotros y ellos…

Y a ella hoy la recordamos como esa misma bandera roja que flameó al viento con su propia vida, con su propio canto, con su propia muerte.

Agosto de 2005

Camarada del Comité Central del PCP

*Relato de la vivencia de una de las camaradas iniciadoras que trabajó en el Comité Zonal Principal de Andahuaylas-Cangallo, desde fines de los 70 bajo la dirección personal de la Camarada Norah; narra el recorrido que hizo el Presidente Gonzalo hacia esas zonas, para preparar el ILA (Inicio de la Lucha Armada, el 17 de mayo de 1980)


Ediciones Bandera Roja

2005

Partido Comunista del Perú