¡Proletarios de todos los países, uníos!

Sobre el Nuevo Proceso Electorero

¡Rechazar y Combatir al Imperialismo!

¡Desenvolver el Camino Independiente de la Clase Obrera!

En lo que atañe a la clase obrera, la característica fundamental del último gobierno de la gran burguesía ha sido la continuación de la ofensiva reaccionaria del Estado burgués, cuyo objetivo no es otro que afianzar su poder y que ha traído como resultado la negación y pérdida de los derechos más elementales logrados por el proletariado con su lucha y sacrificio. Así, los responsables de esta situación están prestos a competir por un nuevo reparto de asientos en el Parlamento, que elegirá al nuevo responsable del gobierno y sus ministros, con el único objetivo de seguir velando por los intereses de las clases explotadoras. Sea cuál sea el resultado, lo único seguro es que el elegido estará listo para seguir las políticas marcadas por los apetitos insaciables del capital financiero, por la gran burguesía financiera y monopolista a cuyo servicio desenvuelven la dictadura de clase, la dictadura burguesa y cuyo fin supremo es seguir explotando a la clase obrera, las masas y los pueblos y naciones oprimidos del mundo.

Este panorama claro y concreto nos muestra que las denominadas elecciones "democráticas" no son otra cosa que la expresión de la dictadura burguesa y, por tanto, no sirve a la clase obrera, no sirve a los intereses y aspiraciones de las masas, no sirve a los intereses de los pueblos y naciones oprimidos por el imperialismo; contrariamente, sólo sirve para legitimar a los opresores y el imperialismo en su camino de explotación y opresión. Las elecciones generales, entonces, tienen un profundo carácter reaccionario, cuya esencia es ir en contra de la clase obrera, las masas y los pueblos y naciones oprimidos por el imperialismo, y por ello es necesario rechazarlas, repudiarlas y combatirlas.

La protesta y resistencia de la clase obrera está al orden del día por defender lo logrado, conseguir mejoras y alcanzar nuevas metas; sin embargo, el desarrollo de la lucha y protesta de la clase obrera y las masas, aún se muestra aislada y huérfana, aún se muestra mediatizada por posturas oportunistas contrarias a sus intereses y objetivos, que es necesario combatir, encauzándola hacía la única dirección que la dirige por el camino claro y correcto hacía la toma del poder, por el camino que marca el Partido Comunista de España.

El último año transcurrido, varios y diversos han sido los acontecimientos que han polarizado la lucha de clases en el Estado Español, y que han agudizando la contradicción principal en el estado: burguesía-proletariado.

El hundimiento del Prestige frente a la costa atlántica y el subsiguiente desastre de la marea negra que seguirá afectando por décadas la vida y el entorno natural de todo el litoral, ha cortado de raíz el medio de vida y los recursos de miles de familias. Nadie está exento de sufrir un accidente cuando la naturaleza desata su furia, pero cuando los desastres se agravan como consecuencia de una acción de piratería, al intentar lograr un pecio para salvar un barco que se hunde, sin tener en cuenta para nada las consecuencias que pueden originar acciones de este tipo, sin tener en cuenta los intereses de miles de familias, demuestra claramente cuál es la naturaleza del Estado y sus gobernantes de turno.

Poniéndose a la cola de los apetitos de la hoy superpotencia hegemónica única, del imperialismo yanqui, el Estado ha demostrado su carácter imperialista, su condición de carroñero, al sumarse a la guerra imperialista de rapiña desatada contra el pueblo iraquí; política agresiva de muerte, opresión, saqueo y explotación, que marca una trayectoria muy peligrosa para nuestra clase y los pueblos y naciones oprimidos por el imperialismo.

Continuando la ofensiva del Estado contra los legítimos derechos y conquistas de las nacionalidades históricas, principalmente Euskadi, que conforman el Estado Español, la ofensiva gubernamental orquestada por todos los partidos constitucionalistas y que en esencia no es sino reivindicación la España imperial, sirve a los propósitos de negar la realidad histórica con el fin de prepararse y organizarse para lanzarse a la conquista de nuevos mercados que satisfagan los apetitos imperialistas de la gran burguesía monopolista.

La creciente politización del poder judicial y su masiva utilización como instrumento de represión política, con la utilización de supuestos rebrotes “terroristas”, sirven a los propósitos de chantajear a la sociedad e implementar leyes más represivas contra la clase obrera -cuando el Estado es el único que ha demostrado ser el peligro real terrorista para los pueblos y naciones oprimidos-, tiene como único objetivo el justificar la codicia como un fin en sí mismo, que es innata a una clase social caduca como la burguesía. Esta política seguida por los diferentes gobiernos burgueses, basada en la desfachatez y el engaño y cuyos fines no son otros que tapar su naturaleza, sus carencias y su incapacidad para resolver problemas esenciales, como son el derecho al trabajo; el creciente número de asesinatos en la denominada “violencia doméstica” y “violencia de género”, que ha dejado un saldo de 94 muertes muertas en el año 2003; el creciente goteo de muertes de emigrantes que huyen de la miseria arriesgándose a sufrir accidentes que les cuestan la vida por el hundimiento de las pateras en que son trasladados por mafias que se aprovechan de su miseria y que les traen aquí para ser sometidos a una sobre-explotación auspiciada por unas leyes de extranjería enfocadas a ese fin. Estos son algunos ejemplos y que para nuestra clase constituyen el aspecto esencial del aumento de su opresión y explotación, unido a un creciente deterioro de su situación económica y que para la gran burguesía monopolista constituye la esencia de su naturaleza.

Pese a la clara oposición de la clase obrera y las masas a la guerra y las masivas movilizaciones contra la invasión del pueblo iraquí en la nueva guerra de rapiña imperialista desatada, el Sr. Aznar ha dejado todo bien sentado, declarado que las fuerzas militares continuarán en Irak y los que le sigan, a pesar de sus promesas, cumplirán con los acuerdos firmados. Estos que constantemente enarbolan la denominada opinión pública como aval de su acción, a pesar de los millones movilizados contra la guerra declaran que los efectivos militares seguirán emplazados en Irak como parte "de un compromiso para combatir el terrorismo fanático”, aseverando que: "Frente al terrorismo fanático no hay otra opción que enfrentarlo”. Si el Estado tiene la decisión y convicción en enfrentar militarmente a los que ataquen a sus militares, entonces ¿por qué no podrían tener el mismo derecho los que ven y sufren su país invadido? ¿Porqué los iraquíes son “terroristas” y porqué los imperialistas tienen el derecho de calificarlos de “terroristas”? ¿Acaso los iraquíes que se oponen a la invasión han eliminado a los agentes de inteligencia del Estado Español en suelo español? ¿Es que la población iraquí pidió la intervención española en su territorio?

Propagaron como justificación de la agresión imperialista que Irak disponía de armas de destrucción masiva ¿Acaso se han encontrado las famosas armas por las cuáles Sadam era el peligro de la humanidad? Si ya derrocaron a Sadam, ¿qué hacen las fuerzas invasoras en territorio iraquí? Si como el imperialismo hoy califica, “terrorista” es el que emplea armas para defenderse de un peligro inminente, entonces los imperialistas se demuestran como los mayores terroristas de la humanidad y no sólo “terroristas”, sino que son los mayores genocidas de la historia humana. Los hechos destapados cada día muestran que los que quieren controlar el mundo no son más que una mafia del terror amparada en los estados imperialistas y cuyo fin único no es más que atacar a pueblos indefensos para repartirse el botín, como está resultando en Irak.

Todo estos nos muestra que, pese a que se continúa con el proceso electorero abierto hace un año y que éste culminará con la renovación del parlamento y la elección de un nuevo gobierno, lo esencial de dicho proceso está definido y sirve a perpetuar la actual forma de dictadura burguesa que representa los intereses de la gran burguesía monopolista. Independientemente del color de quién obtenga la mayoría en el Parlamento, los rasgos por los que se guiará la acción del Estado han sido definidos y su doctrina ya establecida se guiará bajo la denominación de “anticipación en la acción” y persecución de todo aquello que manifieste “rasgos delictivos verosímiles”, que convertirán el Estado en una cárcel. Los obreros que aún se vuelvan a dejar encandilar por los cantos de sirena de oportunistas y revisionistas, por constitucionalistas y charlatanes de todo color y condición, pueden comparar los doce años de gobierno del PSOE y su política anti-obrera y verán que esta política ha tenido su continuación en el gobierno denominado de derechas del PP.

La manipulación es ley para oportunistas y revisionistas. Así, la justa oposición de la clase obrera y las masas a las guerras de rapiña del imperialismo, se ha tratado de utilizar con fines electoreros por esta denominada “izquierda” que, al no obtener los resultados buscados, lo que antes era apoyo se ha traducido por un discurso cargado de reproches hacia los trabajadores con falsos argumentos acusadores de mirar para otro lado, de no asumir compromisos. ¿Con quién ha de asumir compromisos la clase obrera? Obviamente, con sus únicos objetivos de clase. ¿Acaso los privilegios de los que hoy gozan estos oportunistas no son el pago del Estado por servirle contra los intereses de la clase obrera?. ¿No han sido estos mismos oportunistas, con su acción fiscalizadora del Estado, los más firmes conculcadores de derechos y conquistas logrados por la clase obrera?.

Estos embaucadores y ciegos oportunistas, en su afán por mejor servir a sus amos y siguiendo sus dictados, han tachado a quiénes bregamos contra la opresión y la explotación de “terroristas”, han pretendido utilizar la justa lucha de la clase obrera por mejorar su situación en beneficio de sus intereses particulares sujetos a la dictadura burguesa y comienzan a sentir cómo hoy son rechazados por el “son  todos  iguales” con que los obreros y las masas se refieren a todos los oportunistas electoreros. Al igual que la gran burguesía monopolista, estos oportunistas no sólo buscan contar con el aval de los obreros para acentuar nuestra explotación y opresión, como mal necesario, si no que encima pretenden que estemos contentos.

Estos oportunistas, revisionistas, izquierdistas y demás basura acumulada en las filas de la clase, que su único fin es tratar de cabalgar por encima de los intereses de la clase obrera, siempre ocultan que C. Marx, en sus escritos sobre la “Revolución en España”, constató el distanciamiento del "pueblo español" con respecto al Estado. Así señala que: "Los movimientos de aquello que solemos llamar Estad, han afectado tan escasamente al pueblo español que éste se ha desentendido muy gustosamente de este estanco dominio de alternas pasiones y mezquinas intrigas de los guapos de la corte, de los militares, aventureros y del puñado de sedicentes estadistas, y no ha tenido razones importantes para arrepentirse de su indiferencia". Durante todo el proceso seguido por el Estado burgués, desde que se afianzara definitivamente la burguesía en el poder, en 1848, desde que fuera implanta la dictadura burguesa en el Estado Español barriendo definitivamente el Antiguo Régimen, Marx también constataba que los partidos democráticos más serios se proclamaban abstencionistas, lo cual demuestra que ese abstencionismo, ese boicot al Estado y a sus instituciones, tiene sus hondas raíces en la negación de los que frenan el progreso social, de los niegan los intereses de la clase obrera y que ha ido arraigando hondamente en la cultura política de las masas del Estado Español. Los que desde diferentes posturas surgidas al seno de la clase obrera se han opuesto a la participación en los procesos electoreros, no han hecho otra cosa que recoger el sentir profundo arraigado. Los distintos representantes de las Internacionales obreras que nos visitaron, no han comprendido esta realidad al atribuirlos a la influencia de posiciones anarquistas. Así, desde la fundación del Partido Comunista de España, propugnaron el boicot al parlamento y otras instituciones y la prohibición de la fiscalización del Estado, si se veía la necesidad de su utilización para la defensa de los intereses de clase obrera, de la participación en los procesos electoreros.

Asumiendo sus justas posiciones de principios, sus continuadores hoy, asumiendo el marxismo-leninismo-maoísmo, principalmente maoísmo, como nuestra arma ideológica, estratégica y principal, especificándola a nuestras condiciones concretas, no nos oponemos a la utilización del parlamento por principio, como hacen izquierdistas y anarquistas, pero entendemos que la participación ha de ajustarse a las condiciones y necesidades concretas de la clase obrera. Hoy la cuestión necesaria e imprescindible es avanzar en la necesaria madurez del Partido Comunista de España, desarrollando su línea política y táctica definidas, solamente contando con esta garantía se podrá utilizar, si se ve necesario, el parlamento con garantías revolucionarias siempre al servicio de la clase, por muy reaccionario que sea. A pesar de que las viejas formas de la democracia burguesa fueron rotas por el desarrollo de la burguesía a su etapa superior y última: el imperialismo, los comunistas hemos de forjarnos para saber utilizar todas las formas de lucha, convertir las viejas y las nuevas en armas poderosas al servicio de los intereses de la clase, huyendo de estereotipos que nos enmarquen en el dogmatismo hueco y nos alejen de los objetivos finales de la clase y su Partido Comunista, bregando incansablemente y en todo lugar, aún en las organizaciones más reaccionarias y oportunistas, por unir a la clase obrera y las masas en torno al marxismo-leninismo-maoísmo y su programa de revolución socialista.

El proceso de reconstitución del Partido Comunista de España requerirá de una larga labor,  prolongada, de una dura y amarga experiencia, como los hechos nos están demostrando. No desarrollamos este proceso con las manos vacías, hoy contamos con bases ideológicas sólidas, con más de 150 años de experiencia obrera de luchas enriquecedoras, con más de 80 años de experiencia y vida partidaria, con cerca de una veintena de años de experiencia en la reconstitución. Como nos enseña el gran Lenin: "Investigar, estudiar, descubrir, adivinar, captar lo que hay de particular y de específico, desde el punto de vista nacional, en la manera en que cada país aborda concretamente la solución del problema internacional común, del problema del triunfo sobre el oportunismo y el doctrinarismo de izquierda en el seno del movimiento obrero, el derrocamiento de la burguesía, la instauración de la república soviética y la dictadura proletaria, es la principal tarea del período histórico que atraviesan todos los países adelantados (y no sólo los adelantados)". Esta labor sólo la podrá llevar a cavo el Partido. Contamos con ideología probada en los hechos, tenemos garantía del correcto rumbo especificada el nuestra Jefatura el Pte, Víctor y fusionando estas armas con las peculiaridades del camino revolucionario en nuestro país, estamos condenados a vencer y triunfar.

Como nos manifiesta el Pte Mao, "De una manera general el mundo objetivo de China ha sido la China misma quien ha adquirido ese conocimiento y no los camaradas del movimiento comunista internacional interesados en el problema chino. Estos camaradas del movimiento comunista internacional no comprenden, incluso se puede decir que ellos mismos son incapaces de comprender la sociedad china. Nosotros mismos durante largo tiempo no hemos comprendido el mundo objetivo de China; entonces, ya no hablemos de esos camaradas extranjeros. Es en la época de la guerra de resistencia contra el Japón que nosotros hemos definido la línea general del Partido, que nosotros hemos tomado un conjunto de decisiones políticas adaptadas a la situación. Durante esta época, nosotros ya habíamos pasado por veinte años de revolución. Durante todos esos años de trabajo revolucionario nosotros habíamos trabajado a ciegas...".

Así, hoy nuestra tarea principal es servir a la clase con entrega total y desinterés absoluto, es avanzar en el proceso de reconstitución del Partido y de las organizaciones obreras y de masas tomando como base los CONSEJOS OBREROS. Como Parte del Movimiento Comunista Internacional, hemos de continuar bregando por la entronización del maoísmo como tercero y principal e impulsando el desarrollo de Partidos Comunistas sustentados en el marxismo-leninismo-maoísmo, sujetos a las propias leyes del conocimiento, a un movimiento gradual de acumulación de experiencias, de conocimientos parciales, favorecidos por las derrotas y victorias, así como por las luchas internas especificadas en una correcta aplicación de la lucha de dos líneas, hasta llegar a un conocimiento superior que les permita descubrir las leyes de cada revolución y servir a impulsar y desarrollar la Nueva Gran Ola de la Revolución Proletaria Mundial que aplaste y barra de la faz de la tierra al imperialismo y al revisionismo.

Durante los últimos veinte años, hemos podido ver como la mentira se grita y la verdad se amordaza, como los discursos políticos han ido produciendo risa, provocado espanto y terror, como la manipulación de todo y todos tiene el único fin de perpetuar la opresión y explotación de la actual clase dominante, como los diferentes gobiernos sólo buscan servir los intereses particulares de la dictadura burguesa en su actual forma de dominación, siendo necesario que la clase obrera tome conciencia y se organice en función de la destrucción del Estado de dictadura burguesa y la implantación de la dictadura del proletariado, especificando a nuestras condiciones concretas la estrategia más alta desarrollada por el proletariado y jamás derrotada: la guerra popular.

Nadie puede negar esta realidad y el objetivo de la clase obrera ha de ser combatir y resistir en función del PODER.

¡NO VOTAR!

¡COMBATIR Y RESISTIR EN FUNCIÓN DEL PODER!

¡IMPULSAR LA RECONSTITUCIÓN DEL PARTIDO COMUNISTA DE ESPAÑA!

¡GLORIA AL MARXISMO-LENINISMO-MAOÍSMO!

¡POR LA LIBERTAD DE LOS PRISIONEROS POLÍTICOS Y LA DEFENSA DE SUS DERECHOS!

¡ABAJO EL IMPERIALISMO Y EL REVISIONISMO!

¡VIVA LA GARANTÍA DEL CORRECTO RUMBO DE LA RECONSTITUCIÓN!

Marzo, 2004

Comité Central

Partido Comunista de España