¡Proletarios de todos los países, unios!

¡ABAJO LA NEGRA CAMPAÑA REACCIONARIA!

¡LUCHAR POR LA SOLUCIÓN POLÍTICA A LOS PROBLEMAS DERIVADOS DE LA GUERRA!

A la opinión pública nacional e internacional:

En los últimos meses se ha desenvuelto un auge de la lucha popular contra el hambre, el desempleo, la reducción de salarios, el hundimiento de la agricultura y la pauperización del campesinado producto de la política neoliberal del gobierno. Tuvo un punto más alto con la lucha de los maestros con la que convergió la lucha de los campesinos y paros regionales, bloqueos, etc. El reaccionario gobierno de Toledo proimperialista y representante de la gran burguesía respondió con una salida represiva declarando el estado de emergencia y sacando a las FF. AA. para reprimir al pueblo lo que implicó un giro en la situación política, profundizando la crisis del gobierno, agudizando las contradicciones y contiendas entre las facciones y sectores de la gran burguesía en torno a cómo seguir aplicando su política económica y reforma del Estado.

En ese marco, la Comisión de la Verdad y Reconciliación realiza la audiencia pública sobre balance y perspectiva y previamente emitió su opinión reconociendo la condición de partido político del PCP. Ante lo cual los sectores más recalcitrantes de la reacción peruana orquestaron una campaña negra contra el Presidente Gonzalo, el Partido Comunista del Perú y los prisioneros de guerra, con el objetivo de mantener la impunidad de la política genocida del Estado peruano, principalmente de Fujimori y García Pérez, y usar el falso "rebrote del terrorismo" para generar alarma social e imponer en su pugna de facciones a la más conservadora, propugnando nuevamente una dictadura abierta como la de Fujimori, proseguir con un Estado policíaco de mayor reaccionarización, barriendo la democracia burguesa para reprimir al pueblo y a todos los sectores democráticos como ya vivimos en los 90; y, en lo específico: persistir en la violación de derechos fundamentales y exigir una mayor restricción y aislamiento absoluto del Presidente Gonzalo y tomar medidas restrictivas con los demás prisioneros políticos y prisioneros de guerra.

Esta es una campaña sicosocial al más puro estilo de las montadas por Fujimori, utilizando y magnificando hasta el espacio sideral la acción de Techint, inflando acciones de propaganda e inventando otras para levantar una cortina de humo del supuesto "rebrote del terrorismo" presentándolo como "el primer y gravísimo problema, el resurgimiento de SL", usando una vez más los problemas derivados de la guerra para sus pugnas y contiendas por el poder y presionar para que se imponga nuevamente la política contrasubversiva aplicada en los 90, además de exigir la impunidad y seguir medrando de la guerra, por eso exigen mayor presupuesto, armas y quieren seguir utilizando a las "rondas campesinas" como carne de cañón y base social para clientelaje político.

Que esta es una campaña sicosocial lo prueban entre otros los siguientes hechos:

La acción en Techint que imputan al Partido Comunista del Perú, lo cual rechazamos, ha sido magnificada y usada para ponerla como "inicio" de una supuesta "Ofensiva Militar de Sendero". Luego, el 20/06/2003, el estallido de un camión que transportaba dinamita en La Libertad fue presentado en grandes titulares como "presumible acción subversiva", sin embargo, el 21 en páginas interiores dicen que fue "asalto de delincuentes comunes"; luego, la muerte de un cabo la atribuyen a supuesta acción del PCP cuando se trata de un problema interno en investigación; a lo que se suma el Apra inventando un supuesto ataque de miembros del Partido Comunista del Perú al Presidente de la región La Libertad en Huanuco, lo que finalmente fue desmentido y quedó claro que había sido un asalto de delincuentes comunes. Además alcaldes y cabezas de rondas piden mayor presupuesto arguyendo supuestas "incursiones" o "asaltos a puestos policiales" por que nadie vió, por que nunca existieron y sin embargo ocupan grandes titulares en algunos medios de información, y el supuesto "nuevo ataque" en Techint, el 4 de julio, resultó siendo el disparo de la trampa de un cazador. Todo lo que demuestra el uso de prácticas reaccionarias de la mentira, el bluff, el engaño y la política de "miente, miente que algo queda".

Esta negra campaña esta dentro de la política de la llamada "guerra mundial contra el terrorismo" cuyo capitoste es el gran genocida Bush, que en función del plan Colombia y sus intereses geopolíticos en América Latina, uno de cuyos componentes es la política antidrogas, busca nuevamente poner una base militar en el Perú, para lo cual vuelven a levantar la imputación de "narcoterrorismo" y pese a las divergencias entre el Departamento de Defensa que considera que "SL es una amenaza activa y actual" porque "representa un peligro inmediato" en tanto para el Departamento de Estado "todavía es una situación manejable", sin embargo ambos coinciden en exigir medidas inmediatas al gobierno condicionando con sus llamadas "ayudas" a la "erradicación de la coca", "derrota del terrorismo" y la impunidad para sus acciones genocidas.

Como punta de lanza de esta campaña ha venido como enviado imperial de Bush el fascista Hernando de Soto, agente directo del imperialismo yanqui y creador de la "doctrina Fujimori", para defenderla y promover una nueva dictadura abierta de negación de todos los derechos fundamentales, económicos y sociales y de amplia libertad para expoliar al pueblo dentro de la política neoliberal del imperialismo usando el llamado "rebrote" para sus pugnas y contiendas de grupos en el poder y lo magnifica para vociferar una mayor restricción de las condiciones carcelarias de los prisioneros políticos y prisioneros de guerra dentro de la política imperialista de exterminio de los revolucionarios, principalmente de los comunistas, y con la prepotencia que lo caracteriza presiona a la Comisión de la Verdad exigiéndole que cambie su informe para defender la impunidad de la política genocida del Estado peruano pregonando el odio y la venganza en contra de la reconciliación nacional.

A la siniestra orquestación de esta campaña en defensa de la política genocida del Estado peruano han confluido quienes tienen directo interés en seguir medrando de los problemas derivados de la guerra interna como el General Benedicto Jiménez quien imputó que "Abimael Guzmán dirigía desde la Base Naval, a través de familiares y abogados" y en su odio enfermizo al Presidente Gonzalo ha llegado a amenazarlo directamente vociferando: "La mayor amenaza en el país es Abimael Guzmán y no los remanentes terroristas que no poseen ideología". El General Marco Miyashiro para pedir mayor presupuesto declara: "Los subversivos pretenden acusar al Estado de la política genocida", ataca a la Comisión de la Verdad de "dar tribuna a Sendero Luminoso" e imputa a familiares y abogados de los prisioneros de ser "correas de transmisión entre la Base Naval y los penales". Luego saltó a la palestra el ganapán arribista autodenominado "senderólogo" Raúl González quien trabajó estrechamente con la DINCOTE, para lanzar la febril imputación que "el Presidente Gonzalo ha dirigido la acción de Techint desde la Base Naval" y clama por "leyes especiales" para barrer a sangre y fuego con genocidio las zonas en las que aún queda acción armada; y en su oposición a la Comisión de la Verdad la pone de blanco militar pero en forma artera imputa al PCP de "poner en la mira a la CVR", lo que rechazamos tajantemente. Como siempre el archireaccionario congresista Rafael Rey, conspicuo miembro de la secta del Opus Dei, escudero de Fujimori pide "Licenciar a la Comisión de la Verdad" y a gritos clama impunidad para los genocidas y más represión para el pueblo y demanda mayores medidas represivas y restricciones de las condiciones carcelarias de los prisioneros de guerra, exigiendo volver al régimen de aislamiento y aniquilamiento sistemático violatorio de derechos fundamentales aplicado durante 10 años por la dictadura de Fujimori, pretendiendo que en el Perú se implementen las condiciones ignominiosas que aplica su amo Bush en Guantánamo.

Los voceros de esta campaña ocultan adrede que hoy el Partido Comunista del Perú bajo la jefatura del Presidente Gonzalo se desenvuelve en lucha política y en forma infame y cobarde imputan al Presidente Gonzalo de "dirigir Techint" y la supuesta "ofensiva militar", a sabiendas que hace más de 10 años se le niega el derecho de expresión y opinión, impidiéndole responder directamente a toda esta negra campaña. Y pese a que está en condiciones de aislamiento y sin visitas claman por un "mayor aislamiento y mayores restricciones", enarbolando la violación de los derechos fundamentales llegan al extremo de criticar que el Perú se ajuste a los estándares internacionales. Ahí queda claro que lo que buscan es que se prosiga la línea política genocida del Estado peruano.

Por eso quienes están detrás de esta campaña son el genocida Fujimori, responsable de crímenes de lesa humanidad como Cantuta, Barrios Altos, desapariciones de campesinos del Santa, genocidio de prisioneros de Canto Grande el 92, de bombardeos y arrasamiento de pueblos e el Huallaga y Ayacucho, entre otros, y hoy con cinismo sin límites, sale desde el Japón a defender la política genocida del Estado peruano que llevó adelante durante los 10 años de dictadura genocida y vende patria, y como parte de esta la legislación antisubversiva inconstitucional que diera durante su régimen de facto, atribuyendo que su derogatoria en parte ha dado lugar a que "el terrorismo ha vuelto a ser una amenaza", buscando allanarse el camino, soñando retornar al poder, así como ayer usó el combate a la guerra popular para perpetuarse en el poder y llenar sus arcas corruptas. Y el genocida García Pérez es uno de los que más ha atizado la campaña negra llegando a afirmar que "el primer y gravísimo problema es el resurgimiento de Sendero Luminoso" para usarlo como instrumento de sus contiendas por el poder para levantarse como gonfalonero de una cruzada contra una guerra que ya no es peligro para el Estado, traficando con un problema derivado de la guerra, propugnando terminar a sangre y fuego con los grupos que quedan en armas con la misma política antisubversiva que él aplicó en su gobierno ocasionando 9.660 muertos, desaparecidos, fosas comunes, arrasamiento de pueblos enteros como Accomarca, Pomatambo, Umaru, Bellavista, Llocllapampa, múltiples genocidios como el de Cayara en el que para mantener su impunidad asesinaron a todos los testigos; así como el execrable genocidio de El Frontón, Lurigancho y Callao en el que ordenó asesinar en un solo día a 300 prisioneros políticos quienes hoy, como el personaje de la historia, siguen ganando batallas más allá de la muerte y cuya sangre beligerante se levanta para acusarlo una vez más de tan nefasto crimen del que cobardemente se niega a responder y por el contrario maquina para quedar impune en la nueva investigación y aplicando la misma falacia con la que pretendió justificar el exterminio de los prisioneros de guerra en junio de 1986, acusándolos falsamente que "desde la cárcel se dirige", hoy usa la Comisión de Defensa del Congreso propugnando medidas de represalia y venganza política contra el Presidente Gonzalo y los demás prisioneros políticos.

Rechazamos y condenamos esta negra campaña reaccionaria contra el Presidente Gonzalo, el Partido Comunista del Perú y los prisioneros de guerra, y alertamos a la opinión pública que no se deje sorprender por esta negra campaña de oscuros intereses políticos que busca desviar al pueblo de su camino e impedir el desarrollo de la ola popular por defender y conquistar sus derechos y libertades democráticas.

El Partido Comunista del Perú reafirma su posición de defensa de la Jefatura del Presidente Gonzalo y de luchar por la solución política a los problemas derivados de la guerra.

¡VIVA EL PARTIDO COMUNISTA DEL PERÚ!

¡DEFENDER LA JEFATURA DEL PRESIDENTE GONZALO!

¡ABAJO LA NEGRA CAMPAÑA REACCIONARIA!

Perú, julio del 2003

PARTIDO COMUNISTA DEL PERÚ