¡Proletarios de todos los países, uníos!

¡VIVA EL PARTIDO COMUNISTA DEL PERÚ HOY Y SIEMPRE!

Hace 75 años, José-Carlos Mariátegui fundó el Partido Comunista del Perú sobre sólidas bases marxista–leninistas, dotándolo de una línea política general y Programa y, desde entonces, el proletariado peruano cuenta con el Estado Mayor de la revolución para conquistar el Poder y transformar la sociedad marchando a su meta inclaudicable: el Comunismo. En este largo trajín histórico, el Partido ha pasado por cuatro etapas: Constitución, Reconstitución, Dirección de la Guerra Popular y hoy, desenvuelve su IV etapa histórica.

El 7 de octubre de 1928, culminó el proceso de 10 años de intensa lucha por constituir el Partido; la clase obrera deviene de clase en sí, en clase para sí, e inicia el proceso de la revolución democrática en el Perú. A solo 2 años de su fundación, muere José-Carlos Mariátegui y viene un período de predominio de las sombras, pues la dirección fue usurpada por sucesivas líneas contrarias, que convirtieron al Partido en un partido revisionista; pese a ello, la línea roja del Partido pervivió en la acción de comunistas que siguieron bregando. En las décadas del 60 y 70 del siglo pasado, la fracción roja encabezada por el Presidente Gonzalo, en medio de intensa lucha  retomó la línea de Mariátegui,  la desarrolló, reconstituyó el Partido como un partido de nuevo tipo pertrechado de la ideología más alta: el marxismo–leninismo–maoísmo y su aplicación creadora, el pensamiento gonzalo, lo dotó de línea política general y línea militar como centro y lo aprestó para asumir su razón de ser: conquistar el Poder para la clase. Por ello, estando dadas las condiciones objetivas y subjetivas, el Partido definió ILA 80 y lo concretó el 17 de mayo de 1980, pasando a desenvolver su III etapa: la Dirección de la Guerra Popular.

Desde 1980 hasta 1992, el Partido, bajo la dirección proletaria del Presidente Gonzalo, dirigió la guerra popular con una ideología, el marxismo–leninismo–maoísmo, pensamiento gonzalo, una línea política general con su centro la línea militar y un programa general de la revolución democrática. Se ha guiado por tres grandes planes de desarrollo estratégico y, como parte de ellos, cinco planes militares con campañas guiadas por una estrategia política, una estrategia militar y una estrategia de construcción y todas las acciones militares han estado guiadas por un objetivo político, pues la guía política  de la guerra popular ha sido servir a la transformación de la sociedad peruana en beneficio del pueblo, plasmándose como el más grande movimiento social revolucionario de la historia peruana, cumbre de la revolución, base y futuro de su continuación y desarrollo inexorable, hito en la historia de la emancipación de nuestro pueblo. Por ello rechazamos la calificación de "terrorismo" a la que el Estado peruano acudió siguiendo el mandato del imperialismo norteamericano y la teoría militar de Estados Unidos, para descalificar y combatir la guerra popular bajo el manto de "terrorismo", para justificar la política genocida con la que respondieron a la lucha armada.

Ahora, ante el informe final de la Comisión de la Verdad y Reconciliación, el Partido Comunista del Perú, asumiendo su responsabilidad histórica ante el proletariado y el pueblo peruano, emitirá su pronunciamiento, luego de concluir el estudio serio y concienzudo al que está abocado.

La guerra popular no pudo concretar su objetivo por la detención del Presidente Gonzalo, Jefatura del Partido y la revolución, y la Camarada Míriam, su Dirección Central, que fue el más duro golpe para el Partido y la guerra popular, produciéndose un cambio en la correlación de fuerzas desfavorable al desarrollo de la revolución al quedar descabezada  la dirección política decisiva en la conducción de la guerra en momentos en que nuevos, complejos y muy serios problemas debían resolverse en lo internacional, nacional, y la situación del Partido y de la guerra, elementos que configuraron en la realidad un giro estratégico: que ya no se podía conquistar el Poder y por tanto, la guerra iniciada el 80 debía terminar. Fue esta realidad concreta da la lucha de clases, la que dió base material para que el Presidente Gonzalo, con gran iniciativa, planteara la solución política de Luchar por un Acuerdo de Paz y Sentar Bases para el II Congreso, propusiera una negociación y conversaciones que condujeran a terminar la guerra mediante un Acuerdo de Paz y estableciera la Nueva Gran Estrategia para la IV etapa del Partido, pasando de tiempos de guerra a tiempos de paz, manejando el repliegue político y militar de la revolución peruana, compaginado con el repliegue político general de la revolución proletaria mundial, tiempos de paz que en modo alguno significa dejar de luchar sino cambiar de forma de lucha, de guerra con armas a lucha política sin armas, usando todas las formas creadas por la clase según condiciones concretas, Nueva Gran Estrategia para construir el Partido como eje y gozne y se desenvuelva como vanguardia organizada del proletariado peruano y vanguardia de choque de la revolución proletaria mundial.

Y desde fines del 2000, el Partido desenvuelve su acción guiado por la política fundamental de Luchar por la solución política a los problemas derivados de la guerra y la reagrupación de las fuerzas partidarias, lucha en la que ha obtenido avances, logros y éxitos y superando dificultades con el apoyo de las masas.

Luego de 10 años de denodada lucha por su existencia misma, el Partido reanuda su camino indeclinable  como parte indesligable del hozar del viejo topo, sentando las nuevas bases para su II Reconstitución, nuevo gran reto que asumimos con firme convicción comunista uniendo a todo el Partido en torno a la Jefatura del Presidente Gonzalo y el pensamiento gonzalo, nuestra arma ideológica estratégica, específica y principal.

En  este 75° Aniversario, el Partido Comunista del Perú iza al tope las rojas banderas proletarias de su invicta ideología, el  marxismo–leninismo–maoísmo, pensamiento gonzalo y expresa su saludo y reafirmación en la Jefatura del Presidente Gonzalo; reafirmándose en  la necesidad insoslayable del Partido Comunistasin el cual no puede haber revolución ni transformación del orden injusto de opresión y explotación; y concientes en que con masas y Partido Comunista, todos los milagros serán hechos, llamamos al proletariado y al pueblo peruano  a servir a la lucha por la II Reconstitución del Partido Comunista del Perú.

¡VIVA EL PARTIDO COMUNISTA DEL PERÚ, HOY Y SIEMPRE!

¡VIVA EL PRESIDENTE GONZALO,  JEFATURA DEL PARTIDO Y LA REVOLUCIÓN!

¡LUCHAR  POR LA SOLUCIÓN POLÍTICA A LOS PROBLEMAS DERIVADOS DE LA GUERRA!

¡ASUMAMOS EL NUEVO GRAN RETO!

Perú, 7 de octubre del 2003

Partido Comunista del Perú