¡Proletarios de todos los países, uníos!

La acción política del proletariado, y más la de su vanguardia, allí donde se encuentre, sólo ha de tener como tarea principal el enarbolar, defender y levantar las rojas banderas de la revolución. Las tareas principales de su vanguardia hoy, han de ser las de enarbolar, defender y aplicar su invencible ideología: el Marxismo-Leninismo-Maoísmo; dotarse de su Partido Comunista; movilizar organizar y forjar al proletariado y las masas bajo las rojas banderas con la hoz y el martillo, su incuestionable sello de clase.

En estos días tan confusos, aciagos y difíciles, para la causa del proletariado y las masas, esconder las banderas de la clase obrera y sustituirlas por cualquier bandera nacional, lleva irremediablemente a la negación de las clases sociales y la lucha de clases como motor de la historia.

En el Estado Español hoy, enarbolar banderas nacionales, esconde el supeditar los intereses del proletariado y las masas, a los intereses de la burguesía media y pequeña burguesía, sirve a desviar al proletariado y las masas de sus objetivos de clase, del único camino para sacudirse la opresión y explotación: enfrentar la tarea de organizar y preparar la Revolución Socialista; sirve a la regeneración del estado burgués y a hacer caer al proletariado y las masas por los derroteros del oportunismo.

Una cuestión innegable es que el proletariado deba defender y enarbolar siempre, el derecho incuestionable de los pueblos a su cultura, a su existencia, a sacudirse la opresión, principalmente del imperialismo, a sacudirse la explotación de que son objeto el proletariado y las masas, y otra muy distinta, es que bajo el pretexto de defender los intereses nacionales sirvamos a colocar al proletariado y las masas bajo las banderas nacionales de la burguesía.

¿Quién, roba, explota, expolia y niega los derechos de los pueblos y naciones en el Estado Español? ¿Quién explota al proletariado y las masas en Euskadi, Cataluña, Galicia y el resto del Estado Español? La gran burguesía unida en el Estado Español, que ejerce su dictadura de clase para servir a sus únicos intereses.

Así, frente a las propuestas políticas sin contenido de los independentistas, oportunistas y revisionistas, en Cataluña, el proletariado sólo puede enarbolar la bandera política de seis puntos fundamentales y convertirlos en programa inmediato en el que centrar toda la energía revolucionaria de la clase obrera y las masas oprimidas.

Estos seis puntos son: 1/ constitución de comités revolucionarios de obreros y masas oprimidas; 2/ Asamblea constituyente elegida por todo el pueblo; 3/ armamento general de la clase obrera y las masas oprimidas; 4/ producción nacional; 5/ trabajo para todos en jornada de ocho horas; 6/ plena y efectiva libertad política para las clases revolucionarias.

El proletariado tiene como único deber: Enarbolar su roja bandera con sello de clase y luchar por lograr su Patria Socialista.

Septiembre, 2014