Al proletariado y pueblo peruano, A la opinión pública nacional e internacional

Los prisioneros políticos y prisioneros de guerra del Partido Comunista del Perú, recluidos en el Penal de Máxima Seguridad de Yanamayo, Puno-Perú, nos dirigimos a ustedes para manifestarles lo siguiente:

Reafirmamos nuestra plena y consciente sujeción a la Jefatura y Dirección proletaria del Presidente Gonzalo, que representa pensamiento, camino, línea y rumbo justos y correctos y enarbolamos, defendemos y aplicamos el pensamiento gonzalo nuestra arma ideológica, estratégica, específica y principal.

Cerramos filas con el Presidente Gonzalo y camarada Míriam y apoyamos a los demás prisioneros políticos y prisioneros de guerra en El Penal Militar de la Base Naval del Callao, en la justa lucha política que han iniciado con la medida de Huelga de Hambre, demandando al gobierno del Dr. Alejandro Toledo el tratamiento de los serios y graves problemas derivados de la guerra, no atendidos y postergados ya en demasía, que se concretan en los puntos que a continuación señalamos:

    1. Solución Política a los problemas derivados de la guerra interna.
    2. Derogatoria de las inconstitucionales  leyes antisubversivas y Nuevos juicios.
    3. Restablecimiento de beneficios penitenciarios.
    4. Cierre de los penales de la Base Naval, Challapalca y Yanamayo.
    5. Auténtica verdad histórica de la guerra popular
    6. Solidaridad con el pueblo peruano en su lucha contra el neoliberalismo y la globalización.
    7. No habrá reconciliación con tres mil prisioneros políticos y prisioneros de guerra
    8. No a las represalias contra la lucha de los internos.

Asumimos, hacemos nuestra y nos plegamos a la medida de Huelga de Hambre, pues sirve para poner sobre el tapete los problemas derivados de la guerra interna y porque consideramos que tiene que abrirse paso a la necesidad histórica del pueblo, la nación y la sociedad peruana en su conjunto, de resolverlos mediante una Solución Política, cerrando heridas que aún se mantienen vivas como la subsistencia de tres mil prisioneros políticos y prisioneros de guerra, diez mil desaparecidos, miles de requisitoriados, expatriados, desplazados, viudas, huérfanos, damnificados, etc., solución política que coadyuve a desarrollar la democratización de la sociedad peruana, promoviendo la producción nacional y trabajo para el pueblo, restituyendo las conquistas, beneficios, derechos y libertades democráticas conculcadas durante los diez años de dictadura genocida vendepatria de Fujimori, Montesinos y Hermoza Ríos. Solución Política global que debe de servir a una futura Reconciliación Nacional y amnistías, y debe también incluir y considerar a quienes aún se mantienen en acción armada.

Demandamos la impostergable sanción de inconstitucionalidad de las leyes antisubversivas y su derogatoria por los organismos correspondientes del Estado, como el Tribunal Constitucional, sanción y derogatoria incluso ya requerida por organismos internacionales.

Exigimos el restablecimiento de los beneficios penitenciarios para todos los prisioneros sin excepción pues es un derecho que no pueden seguir negando, máxime si la propia Constitución del Estado peruano y las leyes nacionales e internacionales, como Derecho Internacional Humanitario, establecen el principio de igualdad de todos ante la ley y la no discriminación por motivos de creencias religiosas, raza o convicciones políticas.

Reiteramos nuestra exigencia por el cierre de los Penales de la Base Naval del Callao, Challapalca y Yanamayo, ya que su sola existencia es una flagrante violación de los derechos fundamentales, de la Constitución y leyes nacionales e internacionales que el Perú ha suscrito y tiene obligación de cumplir, pues en el primero de  los casos se mantiene a prisioneros civiles en un penal militar y en todos ellos se aplica una política de reducción, aislamiento y aniquilamiento, sistemático y sofisticado, para destruir a los revolucionarios, principalmente a los comunistas.

Consideramos que la verdad de veinte años de guerra interna tiene que abrirse paso y salir a la luz, y los hechos quedar registrados tal y cual han sido, asumiendo ambas partes en conflicto la responsabilidad que les compete, principalmente el Estado peruano que nunca lo ha hecho y que por el contrario se pretende avalar encubriendo la política por ella desde 1980, imputando al Partido Comunista del Perú de "organización terrorista" y a la guerra popular de "violencia terrorista", lo que rechazamos y condenamos resueltamente, reafirmándonos una vez más que la guerra popular es un hecho histórico y político, que las condiciones de la lucha de clases en nuestro país llevaron a su desencadenamiento, que fue dirigida por un Partido, el Partido Comunista del Perú, con una Jefatura, la del Presidente Gonzalo, con una ideología, el marxismo-leninismo-maoísmo, pensamiento gonzalo, con un Programa, el de los comunistas, con una línea política, planes y objetivos políticos específicos.

Apoyamos y nos solidarizamos con la lucha popular contra el liberalismo y la globalización y por conquistas, beneficios, derechos y libertades democráticas.

Condenamos y rechazamos la reaccionaria posición represiva del gobierno con la que vanamente intenta acallarla con amenazas, chantajes, bombas y balas.

Reafirmamos nuevamente nuestro indeclinable compromiso de asumir conscientemente todo lo que nuestro Presidente Gonzalo y camarada Míriam decidan y definan, más en este nuevo momento que se inicia, plenamente convencidos que la lucha no será fácil ni corta, pero que en ella y como siempre nuestra actitud es de desplegar heroicidad y espíritu de sacrificio, atreviéndonos a ser superiores a las dificultades y a conquistar nuevas victorias.

Convocamos al proletariado y pueblo peruano y a la opinión pública nacional e internacional a solidarizarse y apoyar nuestra justa lucha.

¡Viva la Huelga de Hambre de los prisioneros políticos y prisioneros de guerra en todo el país. Exigimos solución a sus demandas. No a represalias contra la lucha de los internos!

Comité de Prisioneros Políticos y Prisioneros de Guerra del Partido Comunista del Perú.

LTC-Yanamayo, 11 Febrero del 2002.